lunes, 30 de agosto de 2010

El despertar del "monstruo" interior

La criatura que hoy voy a probar de definir se podría decir que está basada en las Freudianas teorías del Ello, el yo o el superyo, pues desde mi punto de vista es una mezcla perversa de todas ellas. La criatura con la que voy a jugar un rato sería lo que normalmente se lo conoce como sociópata. El monstruo del que me refiero habita en todos nuestros interiores, es esa parte que nos da miedo conocer e incluso aceptar pero que al final no es tan difícil acceder, solamente hay que pasarse por su jaula con una silla y un látigo, pero preferimos tenerlo a oscuras adormecido y supongo que es mejor así.

Mi teoría gira alrededor del cliché que todos tenemos un lado oscuro que desea salir, me refiero a ese monstruo que emerge cuando algunos están gritando o peleándose con los demás tras tomarse unas cervezas, me refiero a ese patético ser que pulula cuando se está masacrando a soldados en un videojuego o tiranizando a sus compañeros de trabajo injustamente. Pero todo eso es normal pues luego siguen siendo unos padres ejemplares, unos maridos idóneos o simples ciudadanos. Y es que yo creo que ese comportamiento no son más que pataditas del aborto viviente que reside en el útero de nuestra psique. Dentro de los ejemplos positivos de "monstruitos", tenemos a todos aquellos que eligen el arte y lo sacan a pasear con perversiones creativas de todo tipo que normalmente señalamos como malsanas. Pero yo estoy hablando de algo más que un diablillo travieso que surge en ciertas situaciones (que yo lo veo más como un "dejarlo a pasear con el bozal"). No, con dejarlo asomar la cabeza de la bolsa no es suficiente, el monstruo interior pide más y más y por el bien de los que nos rodean nunca debería de salir del todo, pues él reclama sangre, su propia justicia y se elige como ejecutor. El monstruo no puede salir del todo en la sociedad y en las veces que lo ha hecho, en casos excepcionales, se lo suele diagnosticar como psicópata, pero eso entra más en el tema de las patologías y lo mío es pura especulación blogera.

El monstruo del que hablo cuando nacemos no existe, sólo hay un ser puro, que desconoce el bien y el mal, no sabe nada del vértigo o el asco y puede hacer todo tipo barbaridades sin él darse cuenta, pero aún no hay perversión y alevosía, cuando crecemos, cuando nos educan, por dentro al monstruo lo sitúan entre las sombras pero también crece y su abanico de posibilidades también aumenta, tiene imágenes retenidas, palabras malsonantes, referentes monstruosos en la cultura como Hitler, Charles Manson y un largo etc.

Y aquí es donde discrepo en parte de Freud pues mi querido monstruo se encuentra por debajo de la conciencia, pero no es el subconsciente sino una parte de él; la consciencia se encarga de acallarlo, de censurarlo, sólo los locos no callan y se muestran sin máscara. Pero algo me dice que el monstruo elije antes que nosotros señalemos con un dedo, el monstruo interior no es necesariamente nuestro opuesto, no estamos hablando de un Mr Hyde. Quizás nuestro monstruo sólo quiere salir de vez en cuando y por eso puede provocarnos jaquecas o depresión: no desea hacer ningún mal, quizás sólo desea correr un poco por el campo y cazar alguna presa, dejémoslo entonces que los fines de semana escale montañas, que aulle por la noche y cuando esté cansado vuelva a su hogar, pero eso si, no le quitéis el collar ni la correa por si acaso se escapa alguna noche y haga de las suyas!

Nuestro lado oscuro visible, mal carácter, el ser mal pensados, no es más que un "monstruito" domesticado, el que no pueda controlarlo mejor que lo deje encerrado en el sótano, porque si me encuentro un monstruo salvaje ante mi, no respondo de mis actos!!! Y espero que vosotros hagáis lo mismo de mi si veis que pierdo el control, pero no, aunque no lo parezca, mi monstruito se pasea todos los días por este blog y la mayoría no le hacéis caso y hasta le dais de comer golosinas con vuestros comentarios. Sólo algunos le dais algún azote, pero no se lo merece, él nunca aprende y seguro que en el menor de los casos os morderá y os aseguro que tiene unos buenos colmillos.

Y bueno para terminar, dejo aquí una de las canciones más amables del LP más monstruoso de REM.


Circus envy

aqui viene ese sentimiento feo otra vez
bienvenido al animal feo
aguanto el aliento ante lo que cantas
mi pelota y cadena de piroacrobacia
no estoy temeroso, lo estoy liando
lo estoy liando

tengo mi cabeza de telescopio en el almiar
me estoy cansando del acto de circo del dodgeball
pon pimienta en mi café, me olvidé de gritar la orden

aquí viene ese sentimiento feo otra vez
haz sitio para el monstruo celoso
el hombre fuerte pateó arena en el bol de cereales del desayuno
he deletreado tu nombre con Oatios
el la ha liado, lo ha liado, lo ha liado

tengo mi cabeza de telescopio…

(eres mezquino, mezquino,…)
(eres provocador, provocador, me provocas…)

si yo fuera tu, correría de mi
ojala de verdad que yo fuera tu
cuando me pierda escalaré un árbol
y lanzaré una carga en tu cabeza
este monstruo en mi me da arcadas, lo has liado
lo has liado

tengo mi cabeza de telescopio…

(eres mezquino…
..

hueles celoso?
hueles celoso, celoso, celoso?

Letra sacada del blog artistaturista, que tiene unas muy buenas traducciones no literales de varios grupos y artistas, con unas interpretaciones de las letras que no dan pie a ningún tipo de malinterpretación, geniales las que pertenecen a Monster  aunque faltan you o mis preferidas de siempre como Bang and blame o What's the frenquency kenneth.

sábado, 28 de agosto de 2010

Anti-tecnología


Móviles, ipad, ebooks, ipods, consolas portatiles, gps, ordenadores, estamos todos entretenidos cargando baterías, vigilando el nivel de la carga, perdiendo el tiempo con sus largos y mal explicados manuales, con el encendido y apagado de los equipos, moviéndonos entre menus, etc. Cuando sólo es un aparato aún, pero cuando tenemos varios, la demora es mayor y casi dependemos de nuestras posesiones.

Pero bueno, parece que por fin, con tanto entretenimiento, con tantas cadenas de Tv por elegir, con tantas películas y videojuegos, todos estamos entretenidos, tan entretenidos que las guerras no son mundiales y las conquistas de terrenos son excepcionales. Si, hay hambre en el mundo, conflictos, pero no sólo por las guerras (por motivos territoriales o religiosos) sino por avaricia, por no saber administrar los bienes que tenemos, pues en el momento en que se haga, se acabó el tercer mundo.

En realidad, el peor enemigo del hombre moderno (o civilizado) ya no es tanto él sino sus creaciones, sus posesiones que lo poseen a él.

lunes, 23 de agosto de 2010

Un hijo del grunge

No me da la gana, no me he currado nada las fotos, son desganadas capturas de cintas de cassete y un libreto encima de una mesa; me daba pereza abrir el "potoshop" en mi Virtualbox y he hecho cuatro chapucillas con "the gimp" desde mi "Ubuntu". Son cosas de la actitud, es que para escribir sobre esto temas hay que dejarse de educación, de preferencias y dejar que escriba el punk que llevamos dentro los que sufrimos el boom Nirvanero. Aquí no escribe ya "Alejandro" y aún menos el tipejo que decidió crearse un blog para contarnos lo que le da la gana cual mensaje en una botella en la red, quien escribe esto es un hijo del grunge, se ha colado, pero con mucho gusto.




Tengo que deciros una cosa, es algo desagradable y feo, pero hay que hacerlo ahora para que no os perdáis por el camino de esta parrafada/rallada. Ahí voy: por mal que os pese, el rock está muerto hace décadas (el rock es actitud), actualmente, en el mundo de las multinacionales,  no hay ningún grupo con pelotas, con una actitud honesta, solo copiones y más copiones de otros músicos y actores frustrados como el tontaina que berrea en "El canto del loco". Nirvana fue el último y eso se ve en que el resto de grupos de la oleada "grunge" apestan a vendidos, son decadentes y siguen los consejos de sus mánagers. La "salvación honesta" se podría encontrar en los viejos dinosaurios del rock pero no, no me fío de esos gigantes estancados en el petroleo con su punk comercial, con su hard rock que se me antoja demasiado "soft", si, se podría decir que hacen "softrock", chochean demasiado y de tanto "interpretar" ya no se acuerdan de tocar bien los temas y lo peor, ya no sienten sus letras, hasta los chavalillos que están empezando, hacen versiones mejores que ellos. Aún así, confieso: escucho todos los discos de esos decadentes, será porque yo soy decadente.

Todos están vendidos, menos yo, que no tengo ni tuve nunca una camiseta de Nirvana, como tampoco llevé pantalones manchados de lejía o con agujeros, nunca llevé las típicas gafas de sol de abuela, así como tampoco llevé la típica chaqueta de lana, lo mío era todo 100% actitud.
Aquí os presento mi top manta particular ordenado cronológicamente:


Si, mis palabras hablan por si solas, no me arrepiento ni lo oculto, soy un hijo del grunge, Kurt Cobain fue mi padre adoptivo en esos años y no lo hizo mal, excepto suicidarse a los 27 años y dejar huérfanos a centenares de espíritus adolescentes. Debo de confesar que ya no siento casi nada cuando escucho Nevermind; he madurado estilísticamente y mi oído se ha desarrollado encontrando mayor atractivo en músicas más complejas y técnicas. A pesar de todo, creo que Nevermind por su simpleza y honestidad, tendría que ser un disco que deberían de poner en las clases de música en primaria, y los profesores decir: niños, no cantéis como ese tipo o os dejaréis la garganta y se os quedará la voz de Leonard Cohen (y su afterworld), no toquéis la guitarra como él, desde el suelo cometeréis demasiadas equivocaciones, como mucho moveos como J Mascis o Jimi Hendrix, que total, el primero es un discípulo del segundo, como la mayoría de guitarristas sin personalidad definida. Y sobretodo, no toquéis sólo "quintas" hay más acordes y los solos de guitarra se pueden hacer en más de una cuerda, por decir algo... Me enrollo demasiado con estas tonterías y tengo muchas cosas que decir, al final vais a ser vosotros quien os suicidéis.

Kurt Cobain no se suicidó, ni lo mató la chiflada de su mujer, ni aún menos el envidioso Dave Grohl que quería triunfar a toda costa haciendo cancioncillas pop como probó con Marigold incluso dentro de Nirvana (algo inaudito para un "bataca" con un currículum que viene del hardcore).  Me hace gracia cuando dicen que los Foo Fighters con el tiempo han superado a Nirvana, si no tienen nada que ver una banda con la otra, es como comparar "Led Zeppelin" con "The Who", lo único que tienen en común es que hacen rock!!!!  Me he ido del tema, Kurt no se suicidó, se inmolo por la causa "Grunge", porque el Unplugged in new york sonaba demasiado bien, porque en éste, su voz era mejor que la de cualquier Bluesmen blanco sin tener que fingir nasalidad o saber de escalas pentatonicas, o tener que hablar de campos de algodón y el diablo. Aunque lo pareciese, Kurt no era el chaval que los de Geffen eligieron para representar un montaje musical formado por Soundgarden, Pearl Jam, entre muchos otros, Kurt era el "grunge" personificado: verdaderamente punk (no como The  Clash o los Sex Pistols), sucio en su vestir e incluso en higiene, no sabía tocar bien su instrumento, salvo su voz, claro, era un drogadicto. Sólo tenía dos defectos que le podrían perder enteros como representante: era sensible e inteligente, dos defectos casi imperdonables, sus letras no eran mera protesta, había un tipo con problemas que buceaba en si mismo sin problemas y sacaba lo mejor y lo peor y lo convertía en una canción.









Y ahora me toca cargarme el mito: Nevermind es una mierda de disco, su producción es tan blanda, suena tan "bien" que no parece un disco de rock, se pierde la contundencia de sus guitarras, sólo de esa manera consiguieron un "hit" de un tema nihilista y casi absurdo como es "Smells like teen spirit",  tema del que yo y todos los mocosos de esa época nos enamoramos, nos masturbábamos (o los más afortunados follaban) al ritmo de esa canción entre otras de ese disco, como "meadas territoriales" (territorial pissings) o "Aléjate" (Stay Away).  Sólo gracias a esa producción no escuché en su momento a Metallica, a Guns'n'roses, la polla records, etc o no me volví en un maquinero, escuchando "House" o "techno" en busca de una salida musical. Lo más duro que escuchaba era Michael Jackson y el Gretest Hits I de Queen, pero por entonces eso no me llenaba lo suficiente,  quería "caña", quería gritos, depresión, distorsión y ahí estaba esa banda nihilista pero coherente. Gracias a ese disco aprendí lo que ningún profesor consiguió, que me interesase por el inglés, después de "Nevermind"  nunca volvía a suspender e incluso saqué buenas notas, algo impensable en mi, manchado de grasa y aceite, historial académico. Pero a pesar de lo que haya dicho de su correctísima producción, era un disco genial, unas interpretaciones vocales brutales, unos trallazos punk perfectos, una batería cañera que sabía como hacer unos crescendos cojonudos, unos ritmos originales alejados de los metronómicos y maquinales  "tu tum tu tum pa" que siempre se escuchan en el rock.






E insisto, a pesar de esa producción rastrera que hacía que Nevermind se convirtiese para una golosina para todos los públicos, una vez que ponías el cassete en los monstruosos Walkman, te ponías el auricular barato en el oído y subías el volúmen a tope... ya nada importaba, ni el acné, ni el vivir en casa de tus padres y estar puteado, el estar gordo y acomplejado, el no ligar ni a la de tres ni con la fea de clase, no importaba no tener amigos, ser un pésimo estudiante o tener que estudiar matemáticas o religión cuando no eran asignaturas de la especialidad de turno. Me imagino que no fui el único, el que encontró su salvación "temporal" particular en los sonidos, en las canciones del disco llamado como "no importa" (Nevermind) como pequeño homenaje al debut de los Sex Pistols con su "Nevermind the bollocks". Pero la cosa no termina aquí, falta lo mejor.




In utero fue la bomba de relojería que necesitaba, por fin una producción sucia, temas más lentos, más oscuros, letras aún más sinceras, una estética de disco paralizante. Sin dudarlo, lo señalo como mi preferido, está por encima de todo lo anterior e hicieron un videoclip perfecto con "Heart Shaped Box", yo no se si al grupo le gustó pero a mi pareció genial. En "In utero" tenemos el último disco "rock"de la banda, él único donde no avanzaron un paso sino kilómetros y además por todo lo grande, con un orden de canciones perfecto, no como en "Incesticide" (ese disco de rarezas que no lo es, aunque si que es cierto que hay caras B, y otras re-versiones) que yo lo veo como una muestra del potencial que tenían gracias a "Aneurysm", "Aero Zeppelin", "Hairspray queen". Tenemos trallazos Punk con la irónica "Rape me", la hardcoriana "Tourette's" que aún hoy en día pruebo de entender que dice la letra, el single extraño de "Serve the servants" o las angustiosas y circulares "Milk it" o "Scentless apprentice, entre otras joyas grunge.


También es destacable en "In utero" la inclusión de un Bonus Track más currado que en Nevermind, ¿Ah, que no lo sabías? ¡Mala suerte, haber descubierto al grupo antes! Pues si, "Gallons of  Rubbing Alcohol Flowing Through The Strip" es un final muy digno, una despedida coherente con lo que tendría que haber sido una muerte "grunge".


Olvidé citar a "Bleach", su disco debut, sin él, el Unplugged in New York no habría sido lo mismo, faltaría: "About a girl".  Grácias a "Bleach" me estrené con Black Sabbath y proseguí tragándome toda su discografía, incluso la de los ochenta!!! Gracias a "Incesticide" volví a Queen y me estrené con Led Zeppelin con su "Remasters". Le debo tanto a Kurt Cobain... Espero que con este posteado haya pagado mi cuenta y sino, cuando vaya al infierno ya haremos un apaño y nos pondremos a tocar solos por el suelo, yo improvisaré riffs y él se inventará letras, el me enseñará a hacer bends de dos tonos y yo le enseñaré a enmudecer las cuerdas para tocar escalas de manera más fluida y fin de la historia.

Ah, se me olvida comentar algo del "Unplugged in NY" y es que es el último disco de Nirvana grabado, pues el directo "From the Buddy banks of the Whiskah" no vale (a parte que es malote) pues es póstumo. Y no es casual que sea un acústico, pues era una recomendación de la compañía que le debían dos discos, si no me falla la memoria.  Dejaros de tonterías, salió bien de chiripa, en él tenemos versiones descafeinadas de temas rockeros que estaban en otros discos, temas que en disco tenían energía y desprendían rabia y aquí todo es frustración, tristeza. Pero reconozco que me encanta el Unplugged como todo lo que el Sr "Kurdt Kobain" parió. Y luego se unieron al carro del Unplugged los vendidos "Alice in chains", "Dinasour Jr" y hasta "Neil Young" (el que llamaban el padrino del Grunge), que de hecho tiene decenas de discos acústicos...  Recordad lo que decía "Neil" en "My my, hey hey" (tema homenaje al Punk o a Johhny Rotten de los Sex Pistols) que luego no cumplió:"It's better to burn out, than the fade way, my my hey hey, Rock'n'roll can never die". Kurt le hizo caso y mira, nos dejó medio huérfanos, por cierto la citada frase de Neil, Kurt la citó en su supuesta carta de suicidio (o lo que sea). ¿Le hacemos caso a Neil?

No me fío ni un pelo de estos viejos dinosaurios, ya podéis empezar a descargar toda la discografía de Nirvana, escucharla en Spotify, etc, pero por si las moscas, la de Neil Young no lo hagáis si no queréis que os den gato por liebre!

Paz amor y rock'n'roll

jueves, 19 de agosto de 2010

El lado tenebroso de la música


Es un poco cansino para mi escuchar siempre música alegre o festiva, no siempre queremos saltar o bailar, a veces nos apetece una balada, o algo más tristón y sumergernos en sus profundidades; dejarnos llevar. Y a mi que no me espantan las profundidades ni los monstruos que habitan en ellas, me suele gustar frecuentar  esos pantanosos paisajes sonoros, esas letras susurrantes e intimidantes acompañadas de armonías desafiantes. Me imagino que ese tipo de atracción que siento es más debido a la novedad que ofrecen esos terrenos inexplorados.

Bueno, ésta es mi selección de los discos más oscuros que se me ocurren ahora mismo, prepararos para maravillaros con sus sombras...

-Scott Walker (The drift): Siempre lo he visto como un clon de David Bowie o era al revés? Supongo que es Scott Walker el original por el simple hecho de estar antes... En este disco, después de más de una decada sin grabar nada, vuelve a las andadas pero no con su baladas preciosamente orquestadas sino con "algo" personal, con disonancias, mala leche y una voz casi irreconocible. Supongo que es la prueba de que no sólo de pop y melodías bonitas vive el cantante.

-REM (Monster): No importa que hayan algunas canciones movidas, o que Rem siempre han sido una banda tristona, este es el más depresivo y ruidoso con diferencia, me imagino que por esa producción tan claustrofóbica en la que la voz en algunos temas parece sonar desde un megáfono, un teléfono o las dos cosas al mismo tiempo. Me imagino que su "amigo" Kurt Kobain le influyó más de lo que se pensaba o solamente descubrió en el amplificador un botón que ponía "Gain" y le dió para ver que pasaba, pero lo hizo con todos los instrumentos.

-Tim Buckley (Lorca): Para mi, el Lp más íntimo de todos los que he escuchado de este cantautor. Digamos que es su particular homenaje a Federico García Lorca (eso si, de una manera un tanto extraña) formado por temas aparentemente sin metronomo, sin limites de duración, improvisación... Su hijo, aunque mejor músico y tener mayor carisma, y una voz también envidiable, no ha llegado al fondo como su torturado padre se sumergió, bueno Jeff también terminó sumergido, pero eso es otra historia. Fue en Lorca, un LP con sólo cinco temas, donde demostró que el sentimiento de caída puede traspasar las ondas, otra cosa es que nosotros nos dejemos.

-Nirvana (In utero): El grupo de Kurt Coabain no era precisamente alegre, pero digamos que excepto con "Something in the way" en Nevermind, el resto de canciones eran moviditas y que, a pesar de sus gritos suicidas, las melodias eran relativamente bonitas. Lo mismo pasaba con "Incesticide"  el disco rarezas que todo fan considera como uno más al estar "Aneurysm", entre otras como la decadente "Big Long Now". Pero lo divertido se encuentra en "In utero" donde hay de todo pero con una ambientación ruidista, más sincera imposible,  pero también encontramos algunos de los temás más oscuros y también conocidos, luego vendría la agonía del primer Unplugged conocido y coda más íntima, todo ello en Nueva York, como decían en el título del disco.

-Peter Gabriel (IV):  Por todos es bien sabido que el Sr. Gabriel hace lo que le da la gana, ya lo hizo con Genesis antes que Phil Collins se pusiera delante de un micro y ya lo hizo en su carrera en solitario, sería fácil elegir a su segundo disco como el más tristón, pero, a pesar de todo, tiene varias canciones en tono mayor. Pero es en su cuarto disco cuando mezcló sabiamente experimentación  rítimica (africana o lo que sea) con repeticion pero sin ser "pop", sino con desesperación, más sus instrumentaciones extrañas. Todo un mérito para alguien que ha probado de ver siempre lo positivo de la oscuridad de los seres humanos.

-David Sylvian (Dead bees on a cake): el que fuera cantante de la extraña banda "Japan" con los años se ha forjado una intimista carrera en solitario muy digna y no sólo por haber cantado "Forbidden Colorus con Sakamoto sino por atreverse a hipnotizarnos con su cálida voz, con sus atmósferas, con sus colaboraciones con Marc Ribott, con Robert Fripp y fue en "Dead Bees on a cake" donde soltó alguno de los temás más angustiosos y circulares, sólo superado por el claustrofóbico "Camphor" un recopiltario de canciones sueltas y versiones alternativas en su versión instrumental y con duraciones, digamos no pop.

-Gustav Mahler (Segunda y sexta sinfonía): El compositor post-romantico nos ofrece en sus respectivos primeros movimientos en las sinfonías segunda y sexta, pasajes fúnebres y con momentos histéricos como aún no he escuchado. Fueron para mi todo un ejemplo de hacer música sinfónica profunda de gran calidad sin recurrir en exceso por el terreno labrado por Beethoven. Tristeza, depresión, rabia a partes iguales. Hay otras sinfonías con partes tenebrosas pero las dos citadas tiene un nivel muy alto o bajo, según se mire.

-Radiohead (Hail to the thief): bien, la depresión y la tristeza siempre han ido de la mano de esta melodica banda, pero a veces eran tiernos, después del exitazo de OK computer empezaron a experimentar con temas algo infumables de duración volviéndose algo soporíferos, pero eso no era nada con lo que se avecinaba en este Lp: se les fue la olla pero para bien, oscuridad absoluta, ni un rallo de luz llega al sotano, las bombillas están fundidas y el mechero no funciona y mejor así.

-Lou Reed (Berlin): deprimente hasta una muerte dolorosa, empezando por las letras y la voz, pero de una belleza musical inaúdita y no es gracias a ese rockero que sólo pensaba en los tres acordes y en sacar partido de la Velvet Underground como si fuese toda de él. Ideal para cortarse las venas en la cama, en la bañera, en la playa o donde se quiera.

-John Cale (Music for a new society): Bajo un título prometedor se esconde el disco más oscuro y deseperanzador del que fue la viola, los teclados, algunas voces y, lo más importante, la experimentación del grupo popularizado por Lou Reed: The Velvet underground. Un disco con ambientes etereos, opresivos, una voz que no le importa desafinar (pero no lo hace), una voz directa pero llena de efectos, unos pianos de juguete flotantes y la deseperación de un ex-yonki, ex-rockero, ex-todo.

-Can (Tago Mago): locura progresiva alemana sin referente alguno, ritmos sin piedad, locura en cada segundo. Nunca fueron cuerdos pero aquí se olvidan de lo que significa la palabra.

-Leonoard Cohen (Songs of love and hate):  Me encanta revolcarme en lo acogedor de sus melodias angustiosas, en sus tristeza escritas que me recuerdan que soy una persona positiva al lado de esos personajes que a saber de donde se los ha sacado.

-NIN (Still): Pasando de la caña del rock industrial o del pop repetitivo oscurete como "The perfect drug", ya no quedan rastros de Joy Division, ahora sólo es Trent Reznor con su voz, su pianillo minimalista y como no, con su ruidosa guitarra de "fábrica".

-Pat Metheny (Zero tolerance for silence): Sólo guitarras distorsionadas y otras con sonido limpio, es una especie de "Metal machine music" pero coherente y técnico; un LP que más de uno consideraría un timo,  difícil e inaccesible para cualquiera, incluso para mi (modestia aparte). Hay que tener en cuenta que su especialidad es el Jazz fusion con lo que le pongan por delante, pero el noise no es lo suyo o si? Pues me parece muy resultón. Insoportable pero meritorio hasta sus consecuencias. De su parte ruidos/experimental la verdad es que prefiero su "The Roots of coincide" del precioso "Imaginary Day" antes que los malditos temas que he sugerido.

-King Crimson (The construction of light): El disco que sacó lo heavy que eran, sin llevar cuero, sin solos interminables, sin distorsiones metaleras, sin melenas en movimiento, sin satanás entre medio, sólo un blues borracho de prozack, algo de jazz, clásica, música contemporánea dirigida por la batuta del atmosférico Fripp.

-Fripp (The gates of paradise): Atmosferas del más allá, fantasmas monstruosos encarnados en forma de sonidos de guitarra sintetizada, ni bateria ni bajos, sólo la guitarra infernal del guitarrista de los míticos King Crimson. Nada más a decir, sólo sufrir.

-Tom Waits (Real Gone): Dentro de su etapa experimental oscura sería fácil citar a mis preferidos de este gran hombre o monstruo a "Mule Variations" y "Bone Machine", pero no, me quedo con la locura de la tercera edad llamada "Real Gone" o lo que es lo mismo, que significa "Realmente Ido". ¿Que puedo decir? Pues excesivo, más enfermizo que nunca y es que nadie le paraba los pies, ni  su mujer ni los músicos y mucho menos él, menudo es... porque bajito no es esa bestia parda del blues/jazz y lo que haga falta.

-Pink Floyd (The final cut): La última megalomanía de Roger Waters, un pequeño "the Wall" encapsulado con lo peor de éste (aunque me gusta igualmente), más intimismo, mas traumas de infancia, todo en un sólo disco, con Rick Wright expulsado y David Gilmour ejerciendo de músico de estudio sin serlo y no se nota!

-Velvet Underground (White light/White heat): En el primer disco hay demasiadas huellas de Rock'n'roll y demasiadas baladas personales, aquí tenemos la eséncia del Underground Neoyorkino, guitarras súcias, vozes de utltratumba, solos de guitarra desquiciados, temáticas duras y jocosas; lo mejor y lo peor por partes iguales mezlcadas indivisiblemente. Olvidé decir que la canción que he linkado dura 17:27 minutos y que el disco es de 1967. ¿Es todo esto suficiente para convenceros de lo radical de su propuesta? Escuchad el tema hasta le final y luego lo hablamos.


Los citados discos son extremos, no tienen porque gustaros, de hecho, dependiendo de la predisposición que tenga en aquel momento, me cuesta entrar en algunos e incluso luego proseguir, en otros incluso yendo preparado no doy al abasto y tengo que cambiar de canción, de disco o desintoxicarme con otra banda. Son discos malditos pero tienen un estilo en si, no busquéis clichés, o algo reconocible parecido a un single, si lo hay es por error.

No nos engañemos, la mayoría nos quedamos con la capa de la música más cercana: la voz y la letra, y a ser posible que lo primero esté bien alto, luego una minoría, "los rockeros" y "Heavys", demandan las guitarras bien altas, cantantes gritones y baterias a ser posible contundentes de doble bombo. Y finalmente tenemos a los sibaritas musicales que se deleitan escuchando masas sonoras de instrumentos, valorando contrapuntos, armonías, prescindiendo de la voz si es posible... Sin olvidar a los melómanos, que en la teoría, según ellos, se tragan cualquier tipo de música, cualquier grupo, etc. Pero normalmente eso melómanos no dan muestras de gran inquietud musical y parecen conocer un estrecho ancho de intérpretes. Supongo que es fácil considerarse de esa manera cuando sólo se escucha pop-rock y te tragas cualquier cosa que pongan en los 40 principales. 

Desde mi punto de vista, la música es una sensación personal e intransferible, se pueden tener gustos en común pero detrás de cada canción hay un recuerdo de un momento, detrás de cada letra hay una frase o palabra con la que nos identificamos más que con la persona supuestamente afín. Muchísimas veces he entrado en conflicto con gente que parecía valorar la misma música que yo pero luego tenían otro tipo de preferencias que me atrevería a tachar de mal gusto. Es más, seguramente, la mayoría de vosotros, cuando os pongáis a escuchar canciones sueltas o discos de los que he comentado os sorprenderéis de mi mal gusto o quizás no. Pero bueno, da igual, mi gusto es mío y como "presumo" de tener un criterio musical pues tampoco le daré importancia a lo que me digáis si no sabéis argumentar los puntos fuertes de vuestra selección.  Venga mostradme vuestras tinieblas, vuestras rarezas, seguro que os avergonzáis de ello. Lo malo no es escuchar música torturada o infernal o bizarra, lo triste es que sólo se escuche ese tipo de música, dejando de lado el otro lado, el luminoso que también incluye altas cotas de calidad.

Me voy a tomar un "Whisky on the rocks" a vuestra salud mientras escucho algún tema de los comentados.

miércoles, 18 de agosto de 2010

Los extremistas de lo patético


Esto no va de música, pero me gustaría poner unos ejemplos más que evidentes para constatar que tipo de personas quiero definir, ya se que no hay que generalizar pero ellos suelen ser buenos representantes,  a pesar de que en alguna ocasión (o canción) habrán probado de desencasillarse de sus roles radicales y torturados, ahí van:


Marylin Manson, Thom Yorke, Michael Stipe, Neil Young, Beth Gibbons, Till Lindemann, Robert Smith y una larga lista, que cada uno complete con sus preferencias, se aceptan sugerencias.

Que conste que estoy tirando piedras sobre mi propio tejado, pues todos ellos están en mi extensa lista de favoritos. Lo que quiero decir es que con el tiempo han demostrado que son personas que musicalmente no parecen encontrar el equilibrio y dan la imagen de vivir sumergidos en una constante depresión o abusan de costumbres malsanas y de rebote deducimos que sus vidas privadas son iguales, personajes torturados, extremistas, que sus canciones se impregnan de agonía, de una tristeza existencial única, pero van pasando los años y siguen con su discurso casi idéntico, a pesar de que no aportan nada nuevo, y sus cuentas millonarias crecen cada vez más. Algunos diréis que son "actores musicales" , que es necesario que alguien represente la tristeza, la tortura, pero en las entrevistas se les ve el plumero e incluso parecen todo lo contrario, y es que siempre me ha gustado creer que la canción sale de dentro, no del personaje. En todo caso, a mi me gustan los actores más polivalentes, los que se reciclan decentemente y hacen otros papeles, pero a diferencia de los actores de cine, los "artistas musicales", el guión se lo escriben ellos.

Todos estos radicales y/o torturados  de la música multinacional su actitud se me antoja como una sombra del componente transgresor del rock que una vez tuvo, que parece quedarse en los locales de ensayo de los jóvenes grupos punk. No hay que confundirlos a estos interesados músicos con los rebeldes, aunque ambos parten de la insatisfacción. Los rebeldes tienen una causa o varias, los radicales no, forman parte de la gente que va torturada por la vida, que presumen de traumas inexistentes, que dicen ser tan "sensibles", que amenazan con suicidarse, que lo ven todo negativo pero a la hora de la verdad nada de nada. Como ya dije una vez, hay que ser negativo con fundamento, no quedarse a medias tintas. Yo aún guardo un trocito de radicalidad en mi pensamiento y admiro a otros amigos reales y virtuales con esa virtud o defecto amplificado.

Si, voy a lo que me interesa: las personas no famosas, me hace gracia la gente que va de radical, que viven de extremos, que no controlan las drogas ni el sexo, pero en cambio... con el rock'n'roll si y escuchan "El canto del loco", "Estopa","La oreja de van gogh", puaj, perdón por la sinceridad, etc pues veo que son bastante incoherentes! Son radicales que detestan todo lo normal por norma, que se creen originales con sus pataletas al sistema, pero que poco a poco van pasando por el tubo. ¿Y que es lo queda de ellos con los años? Pues tenemos mal gusto musical y en el vestir  y enfermos encubiertos como la pedofilia, necrofilia, zoofilia, etc... Y reconozco que no todas las perversiones son "malas" pues hay algunas de las que me río como con el sadomasoquismo con su look tan a lo superheroe y los de la copofragia, vaya cochinos!!!

Áún soy algo rebelde y me siento más cómodo en ese rol y gracias a ello puede que algún día haga un acto más radical y coherente que sus jueguecitos: escapar de esa sociedad de la que tanto se quejan, construirme una casa con mis medios en la montaña, sobrevivir por mi cuenta, pero no, ellos  prefieren actuar como cucarachas, vestidos de negro, con su humor inglés barato. El día que me canse del vodevil y de la sociedad, me despediré de mis amigos de carne y hueso y de todos vosotros los virtuales (si, habrá paella), me dejaré barba de eremita, cogeré una mochila y me iré "hacia rutas salvajes"pero hasta que llegue la fecha, creo que queda "mundovodevil" para rato.

En el fondo os quiero tanto, mis queridos radicales y torturados, porque parecéis ir en serio y todo, pero a veces soys tan pesados: siempre odio, odio, odio, desprecio, furia, asco. No pido una sonrisa, ni un abrazo, pero vuestro rincón no me parece tan oscuro, os falta experiencia, os falta tacto o buen gusto, os falta dolor del "bueno", os falta el corte final:


Hay algo de esos arreglos de cuerda del anterior tema que me han dejado confortablemente insensible.

He empezado con música y termino con ella, con Roger Waters, el geniecillo de los Pink Floyd, a él se lo perdono todo, el ser un megalomano, humillar a Rick Wright, odiar a David Gilmour por ser tan superficial pero al mismo tiempo uno de los mejores guitarristas de rock de progresivo de los setenta. Le perdono el ser multimillonario, el tratar siempre las mismas tematicas en los discos, le perdono no sacar un disco desde 1992 con su precioso y decadente "Amused to the death", se lo perdono todo, a fin de cuentas, hacía muy buen su trabajo y sin él este vodevil no sería lo mismo.

A parte de Rogers Waters hago otras excepciones, no soy tan radical, como con los artistas que he citado arriba de los cuales algunas canciónes o discos se libran de la quema, al estar entre mis favoritos. Al final sólo queda la música, cuando ésta se acabe, apaguemos las luces...

lunes, 16 de agosto de 2010

Solo contra todos (Seul contre tous)

El cine me gusta como mero entretenimiento pero, como siempre digo, cuando no ofende a mis neuronas y esta película como todas las de Gaspar Noé no las ofende, las golpea, las sacude con su cruda hiperrealidad. Toda una pesadilla hecha realidad que existe en centenares de lugares e ignoramos en nuestras relativas confortables vidas.

 Si digo "Irreversible" a alguien le debe de sonar el título y diréis que es esa película que ya he comentado en un post, pero lo que no dije es que es aquella donde aparece la imponente Monica Belluci violada durante unos 9 minutos aproximadamente en un oscuro túnel, como tampoco dije de la violencia más salvaje que hay en algunas escenas, pero no, no es la violencia ni la violación los elementos predominantes sino la desesperación, la ansiedad de ver como el tiempo se acaba y al final todo es irreversible. A más de uno ya le habrá venido en mente un film apto sólo para violadores y amantes del cine más gore o underground, pero no, no lo es, simplemente es una película de Gaspar Noé.

 Si, efectivamente, en el film que quiero presentaros, tal como dice su título, estamos Solo contra todos, no hay amigos ni familia donde aferrarnos, ni leyes justas, no hay coartada, ni crimen penalizable y por supuesto tampoco escapatoria. La historia es muy simple, un carnicero, que debería de hacer una carnicería por la situación en que se encuentra, no la hace, se trata de un hombre mayor, que pierde su trabajo, que hace tiempo ha perdido también las ilusiones, que no se siente dentro de su país, básicamente porque siempre le han dado una patada al trasero. Se trata de un film de autor, avisados estáis: monólogos solitarios, desesperados, anhelos mezlcados con perversiones.

Quien la consiga ver de un tirón sin tragar saliva, sin sentirse asustado por pensar en que quizás podría llegar a esa situación, que me avise, le tendré preparado una medalla al valor, abstenerse como aspirantes al premio el actor o el director, o algún secundario; todos sabemos que por muy drámatica que sea la película en el rodaje, en la mayoría de los casos se lo pasan pipa. Con la excepción de Kubrick que torturaba y martirizaba a sus actores con tal de que se metiesen en sus personajes, como es el caso de "El resplandor" con Shelley Duvall o el oscarizado Tom Cruise en "Eyes Wide Shut" por citar algunas de las que tengo en mente. A mi de vez en cuando me gusta ver este tipo de películas, para evitar llegar en la misma situación o al menos, saber lo que no hay que hacer, o quizás si...




domingo, 15 de agosto de 2010

El tiempo lo destruye todo

Alguien le ha dado al "pause", no puedo avanzar, la frase de "el tiempo lo destruye todo" me ha anulado, me ha quitado todas las fuerzas de golpe, que duro golpe, que gran verdad, que gran película, me refiero a Irreversible, donde nadas más empezar nos sueltan estas palabras:

"Irreversible. Porque el tiempo lo destruye todo. Porque algunos actos son irreparables. Porque el hombre es un animal. Porque el deseo de venganza es un impulso natural. Porque la mayoría de los crímenes quedan sin castigo. Porque la pérdida del amado destruye como un rayo. Porque el amor es el origen de la vida. Porque toda la historia se escribe con esperma y sangre. Porque en un mundo bueno. Porque las premoniciones no modifican el curso de los acontecimientos. Porque el tiempo lo revela todo. Lo mejor y lo peor."

Ya me quedé embelsado con estas palabras hace años cuando vi la película y ahora no iba a ser menos, no hay optimismo que me libre del impacto, no hay comida, por sabrosa que sea, que me ayude a digerir lo que significa el parrafo anterior, no hay revolcón que me haga olvidar lo que posiblemente se esconde detrás de ese acto, no hay nada que me ayude a olvidar la obviedad de que el tiempo lo destruye todo.

Pero no, no me voy a poner a llorar, a revolcarme en la oscuridad de una vida pusilánime y distimica, no, hay que ver esta película del revés al derecho y viceversa y salir a disfrutar de lo que nos queda por vivir, antes que el tiempo nos atrape!!!

Para los insensatos que os decidáis a ver esta dura película, aquí os dejo un engañoso trailer, por la buena pinta que tiene, pues la película es muchísimo mejor, cien veces más dura, cien veces más oscura y violenta. Avisados estáis, cuando acabéis su visionado, no hay vuelta atrás y pensaréis como yo, el tiempo lo destruye todo y nuestros actos son irreversibles.


viernes, 13 de agosto de 2010

Musa-araña

Hay quien el material que utiliza para escribir es el de la ficción, ya sea la épica, histórica, religiosa, etc, otros solamente observan el escenario ante sus narices en el día a día y toman nota. Tenemos a los plagiadores que cogen de donde sea sin avisar y lo mezclan todo con criterios ajenos quedándose con la autoría para presumir o sacar tajada. Tenemos a otros, los que torturados por sus recuerdos se basan en musas místicas creada por ellos. Hay quienes sacan a pasear a su demonio particular mientras escriben y dicen que sólo es una mascota maleducada. Y finalmente tenemos a los que pudiendo hacer algo de provecho, miran a las musarañas sin complejos mientras se fuman un porro y se quedan tranquilos, como el mono de la foto.

Todos tenemos una "musa", algunos la utilizan con fines creativos, otros sólo se quedan mirando las musarañas; porque, no lo neguemos la mayoría son muy bonitas. La inspiración puede venir de muchos caminos, algunos la llaman musa y piensan en una persona, otros necesitan "colocarse" para llegar a un éxtásis, otros solamente con meditar ya alcanzan ese nivel, otros necesitan empezar a escribir sobre algo y dejarse llevar, otros necesitan escuchar música o mirar un paisaje y un largo etecetera.

A mi me interesan más las telas de araña, sumergirme en esas bellas (y algo asquerosas) conexiones de mis pensamientos, empezar por un hilo y seguir por otro y al final ir al centro y acabar atrapado en la red y ser comido por la araña que soy yo. Pero no pasa nada, sólo era una pesadilla, al despertar soy yo el que recibe el banquete creativo.

No se porque esos animales tan majos llamados musarañas reciben ese nombre formado por la palabras musa y araña, podría ser que ellos fuesen los responsables de arañar a las pobre musas cuando duermen. O quizás es porque esos mamíferos tan minúsculos tienen algo común con las arañas, pero que yo sepan ni tejen redes ni suben por las paredes, quizás es porque se alimentan de ellas entre otros insectos

Todo un misterio.

jueves, 12 de agosto de 2010

La perspectiva y el final feliz

Siempre pensé que la vida es cruel, que la felicidad es demasiado efímera y que no debería de aspirar a ella, bueno de hecho salvo con pequeñas variaciones sigo pensando lo mismo. Discrepo, no sólo en las películas existe el conocido "Happy end", hay excepciones lo que no se suelen mostrar mediáticamente con facilidad, como el caso del humorista de los Monty phyton, Graham Chapman:



O el final de "Man in the moon" (no mirar si no habéis visto la película):




En el cine, detesto los finales felices donde nadie muere, donde todos tienen suerte y escapan a tiempo. Se libran de la quema algunas chicas bond que se sacrifican por él, se libra también "Matrix Revolutions" donde la masacre final se cepilla casi hasta el apuntador. Se libran como no, todas las películas Zombie "serias" donde como mucho queda uno de los que considerabas protagonista. Sin olvidar el final amargo pero final feliz de "Mar Adentro", por fin la liberación del pobre hombre, condenado a la prisión más cruel de todas: la de su cuerpo.

El final feliz existe, depende de nosotros, de la perspectiva que le demos al final de nuestros días.

Fin

martes, 10 de agosto de 2010

Entrada al blog número...

Que haya llegado a cierto número de entrada o lleve un año, no creo que sea algo para presumir o celebrar, sólo es una cifra más, pero me ha parecido algo remarcable, lo suficente para escribir sobre ello para examinar el camino a modo de punto de inflexión, para yo reflexionar sobre este hobbie y mi labor y como siempre, por si a alguien le pueden servir mis pensamientos o tenga algo de curiosidad por la persona/personaje que se esconde detrás de tanto vodevil.

He tenidos varios  avatares, de aspecto premeditadamente ambiguo; buscaba un relativo anonimato, que no me reconocieran fácilmente por la calle a pesar de que con lo desconocido que soy en las "blogesfera" eso sería algo muy inusual. Pero por si acaso, para separar aún más la persona del personaje la cambié, de ese modo dejaba menos pistas de como soy. La razón de aparecer yo de manera muy puntual es porque tiro de "archivo" y a veces no encuentro nada mejor. Y después de un tiempo pasé a la actual foto de un teclado algo tuneado que tenéis más abajo, una instantánea que capturé yo mismo de la película Pi, que hacía poco le había hecho un repaso, un simple azar.

Noto que cada vez escribo más, programo las entradas, añado casi por tradición links de youtube musicales o videos relacionados y pruebo de dejar alguna canción relevante con la temática, ya sea por el título o por su letra. Me gustaría volver a los principios, escribir menos, dejar espacio a la reflexión, poner más fotos, aunque seguro que no lo conseguiré e iré alternando un estilo u otro según me apetezca.

Supongo que es lógico que los blogs cambién con el tiempo junto con las personas, que se aprenda a escribir con mayor fluidez, a expresarse con mayor facilidad con menos palabras; a no ser que sus características sean el tener unos parámetros muy fijos; en mi caso mis limitaciones son mis inquietudes y mi supuesto buen gusto o criterio. Sería muy fácil soltar tacos cuando trato un tema que me "cabrea" (que es algo normal en mis propuestas) o abusar del copy-paste para rellenar información en vez de hacer una síntesis o resumen. Sería muy fácil abordar temáticas actuales, pero me interesa más la atemporalidad (lo mismo pienso con la música), que se pueda leer, releer sin importar el tiempo, el odioso tiempo con que nos ata; quizás esta entrada es un poco la excepción a la regla pues depende dichoso número 100. Cuando llegue al nº 200 o cuando haya llegado a los 365 días publicados tampoco habrá cumpleaños, como mucho alguna entrada especial, larga hasta lo insufrible o todo lo contrario: un copy paste de la wikipedia y una foto de por ahí para celebrar el curro que me he metido y el descanso que me merezco. No se... ya veremos.

Supongo que me debería de alegrar por haber llegado hasta aquí sin supuestamente bajar el nivel de publicaciones, sin bajar la calidad con entradas menos arriesgadas o comprometidas. Y es que éstas gusten más o no a los demás no le puedo hacer nada; no es la intención directa y es demasiado complicado o deshonesto. Aunque reconozco que siempre me ha interesado la opinión de la gente para corregir mis defectos o inconscientemente por el puñetero complejo de aceptación que tenemos la mayoría de los mortales, y más yo que soy de los que les gusta caminar por la cuerda floja y desafiar los límites propios sin pensar  en la sensibilidad de los demás, necesito un feedback, ya sea de amigos, seguidores, lectores o detractores. Y es que dicen que lo importante es que hablen de ti, si es para bien, mejor y si es para mal, a veces mejor. Hay que provocar pero nunca dejar indiferente...

Aún tengo muchas cosas que decir, escribir un blog con un mínimo de estilo para mi es fácil, lo difícil es el terreno de la ficción, los cuentos, las novelas. Pues en mi caso, sólo escribo de mi y lo que veo casi a diario, lo que lo hago a través de un filtro; el del vodevil, el de Alejandro.

Mi otra meta es seguir sin "desenmascararme" por la inercia de las confianzas entre los habituales seguidores, mantener la esencia de "Alejandro", para el lado más humano siempre reservo los comentarios. Nada de hacer un diario personal (tipo adolescente) con lo que me pasa, con lo que siento o lo que veo cuando voy a trabajar, estudiar, etc, esto lo dejo para los demás, para los que tengan una verdadera necesidad, aunque reconozco que es tentador a modo de ejercicio desde mi habitual punto de vista.

Fin del ejercicio esquizofrénico/introspectivo y del autopeloteo

Mañana más!

domingo, 8 de agosto de 2010

Ego, egoísmo, orgullo y gilipollas varios

Hay mucha confusión, nos han metido demasiadas tonterías en la cabeza, que si somos egoístas, que ante todo debemos ser solidarios o de lo contrario sentirnos mal, que el orgullo es algo malo. Maldita educación que nos condiciona demasiado. Debemos ser humanos, pero no los ideales televisivos o religiosos que nos inculcan de pequeños y elegir lo que es más correcto para nosotros y para los demás o atenernos a las consecuencias. Sin mi ego no estaría yo escribiendo esto, sin orgullo no me atrevería a plantar cara a cualquier opinión negativa sobre este escrito o sobre mis prejuicios sobre estos temas. El egoísmo entendido como algo positivo es necesario para sobrevivir con dignidad en este mundo. Nadas más a decir.

Pero de gilipollas que se creen el centro del mundo con su lamentable orgullo, sobran, de gilipollas egoístas que sólo piensan en su beneficio y fastidian a los demás, sobran, de supuestos artistas que con su falsa humildad se creen por encima de los demás, aún me sobran más.

Como siempre el equilibrio es la clave, no pienso sacrificar mi ego ni mi orgullo y seguiré siendo egoísta por el bien de mi vida... y si, seguiré siendo un poco gilipollas por esbozar esta temática creyendo que tengo razón. Pero mi ego nuevamente me dice que de los gilipollas que hay por ahí corriendo, soy de los que mejor soportáis, de los que al menos algo os hacen gracia con sus escritos y reflexiones o como mínimo os entretienen algo.

Ya está bien de decir gilipolleces, me voy a hacer unas cuantas por ahí para pasar el rato.

jueves, 5 de agosto de 2010

Y justicia para todos...

Creo que la mayoría de la gente sabe que la justicia no existe, que es una ilusión creada para que la gente duerma tranquila por las noches. La policía no está cuando la necesitas, las ambuláncias llegan tarde, te roban y puede que nunca recuperes lo perdido, te agreden y el culpable puede huir sin que nadie lo detenga. Violadores y estafadores salen de la prisión en menos tiempo del que pensamos; algunos por buena conducta otros pagando fianzas, otros con sobornos u otros alegando enfermedades mentales. La justicia no existe en los juzgados ni en las calles, sólo un poco en el arte, cuando no es censurado o en las pintadas o pegatinas como se ve en la fotografía que he adjuntado. Ah y me olvidaba de la justicia poética, esta es la mejor de todas!

Yo parto de la premisa que la mayoría de la gente es cobarde, pero no cobarde normal y corriente, sino cobarde en mayúsculas (con una fuente de tamaño 24 aproximadamente), en negrita y subrallado. Y es que ser cobarde es algo lógico cuando tu enemigo te supera en número y en tamaño o esta armado, etc, pero el problema es que la gente vive con miedo, horrorizada por salirse de la norma y ser detenidas por la autoridad, ir a prisión, o ser humilladas en público ante sus semejantes, etc. Parece que olviden que la unión hace la fuerza pero claro como van a unirse con ese vecino del que tanto desconfía, como van a aliarse con aquel extranjero sonriente que piensas que cuando descuides  te va a robar la cartera.  Será que no todos somos hermanos como decían en la biblia. Se supone que las causas unen a las personas, pero está claro, no hay causa, sólo las ven los verdaderos rebeldes y algunos quejicas de poca monta como yo.


Sólo un fascista penalizaría o reduciría la libertad de expresión, pero estaría bien que no todo se redujese a la ley del más fuerte (o el que tiene más dinero o contactos), que hubiese alguien con la verdad absoluta, o algo parecido y pusiese las cosas en su sitio, pero como dijo el personaje de V, la justicia debe de estar haciéndose unas larguísimas vacaciones. Supongo que ese algo a alguien verdaderamente justo sería un Dios encarnado o una supercomputadora como "Skynet". Afortunadamente, aún podemos hacerle una colleja al sistema para dormir tranquilos, como ir a "manis" o no votar cuando, siendo honesto contigo mismo no encuentras a ningún político de tu agrado.
Me horroriza pensar en la cantidad de injusticias que pasan por alto cuando lees la notícias, me repugna pensar en las injusticias que también pasan "por lo bajo" dado el anonimato de la enorme cantidad de crímenes que se cometen en el día a día en todo el mundo, pues no nos engañemos, el crimen perfecto existe: es este blog. Todavía nadie ha penalizado mis ideas subversivas, mis pensamientos revolucionarios postadolescentes. Lo que pasa es que soy inofensivo, del mismo modo que los es un Okupa, un fanático de su equipo de fútbol o un ateo silenciado asistiendo a una misa. Bueno, al menos yo no me callo, ni me censuro, más que lo justo para no perder  el estilo y mantenerme en mi linea vodevilesca. A los seguidores que les zurzan, mañana escribiré algo más light para compensar. ;)


miércoles, 4 de agosto de 2010

El filón de las tragedias y los heroes inmortales

Voy a poner un ejemplo, uno popular, los hay a patadas, pero si es algo nacional, la identificación es inmediata: ¿Te imaginas una película sobre el sufrimiento de una persona ante la negación de la eutenasia mejor que "Mar adentro" ? No, ¿pero porqué? Es que no se hacen películas de esta temática... serán las productoras, serán los guionistas o los directores. Pero el cine comercial de calidad se nutre principalmente de novelas, por lo que no hay excusa para parir cine de calidad.

Uno de los temas más frecuentes es el de los romances, dramáticos hasta en lo imposible, los protagonistas son desgraciados como pocos, y por lo tanto fuera de toda credibilidad; me imagino que lo hacen para provocar nuestras tontorronas lágrimas y nos portemos bien probando; que seamos empaticos en la vida real aunque ello no sea un valor que domine en nosotros. Pero bueno, esto último no lo veo tan mal, si sirve de algo (supongo que con la predisposición adecuada), aunque a mi no me interesa, no necesito del cine para aprender esas lecciones; no me va a cambiar la "vida".

Lo que me molesta es que, como entretenimiento familiar, lo que predominan son las películas de héroes al límite, las comedias bobaliconas sin mensaje, los romances adolescentes vacíos, las películas de acción con villanos sin cerebro, planos y vengativos  liderando grandes organizaciones, etc. A mi ya me parece bien que el cine comercial sea así, siempre que no insulte mi inteligencia, lo que pasa es que esto suele pasar con bastante frecuencia y eso que mi intelecto, supongo, es normalito, tirando hacia abajo...

Como decía, no me interesan los héroes del cine, esos mártires de pacotilla, yo prefiero la genialidad de un buen villano con una "buena" causa que uno bueno que sólo tiene que salvar a la chica de turno y de paso salvar a la tierra de una amenaza que sólo un ejército podría detener; pero no, lo hace el solito y saliendo en la mayoría de los casos ileso.



domingo, 1 de agosto de 2010

Forbidden Colors (colores prohibidos)


No voy a escribir de la película del vídeo de arriba ni de David Sylvian o Ryuchi Sakamoto, aunque no me importaría; esta es otra entrada al blog con trampa, de esas que no hacen gracia al principio pero que en el mejor de los casos acabas sonriendo algo o cambiando de página o de blog directamente.

Bueno, un poquito si que voy a hablar del vídeo, me encanta David Sylvian, tiene una voz sensible, tierna, cercana como la de un cantautor intimista susurrándote al oído, unas letras poéticas tristes muy particulares. Su música es especial, no se alía con cualquiera, lo ha hecho con Marc Ribot y con Robert fripp (ambos guitarristas),  por decir a los más destacados y otras ocasiones ha juntado fuerzas con el compositor de bandas sonoras y pianista Ryuichi Sakamoto saliendo de esa colaboración el tema precioso "Forbidden Colours". No me quiero extender más, hay que escucharlo, degustarlo  y punto, no se me ocurre otra cosa que decir que... que sentimiento!  Es un tema elegante, atípico, con peligrosas piruetas vocales en la cuerda floja, pero vale ya está bien, tanto decir que no hablaría y ya me estoy excediendo. Respecto a la película hace mucho tiempo desde que la vi y aunque algo dura me atrevo a decir que valía la pena su visionado, además el citado Sakamoto, de manera anecdótica pues no es un actor, pero tiene un papel destacado. El debate es racial y hay algo más entre medio, pero no, no quiero hablar de eso.

Colores prohibidos, colores con que hemos crecido, preferencias personales, distintivos de nuestras personalidades... ¡Bobadas! Habrán excepciones, mentes estrechas que se limiten, que se definan,  pero hay tantos colores y cada uno expresa tantas cosas; no se porque debería de limitarme a uno o dos, la situación es la que los precisa, la hora del día, etc. Siempre fui un "Men in black" pensé que era ser coherente, que tenía que vestir como mis pensamientos, pero desde hace unos años que he cambiado de opinión y algo en el pensamiento. Hace años, cuando empecé a elegir mi ropa, cuando mis gustos se habían creado; inevitablemente me sumergí en la oscuridad, mucho más tarde en el trabajo me obligaron a seguir por el tema uniforme e incluso al salir iba con la misma ropa, no importaba que fuera una discoteca, un bar o ir de compras, ahí estaba mi tenebroso look asomándose en cada calle como un gótico de pacotilla; pues iba siempre algo sucio, pero no me importaba por dentro lo estaba mucho más.

Pero un día, viendo unas fotografías prehistóricas de mi me dije: ¿porque no probar a otros colores con aquellos que me forzaron? ¿Aquellos con que ingenuamente llegué a definirme sin darle tanta importancia? Y ahí empezó todo, primero rescatando unos jerseys de color verde seudomodernos de los ochentas, luego probé uno carmesí y me acabé comprando dos de color rojo, luego varias tonalidades de azul me volvieron a seducir. Redescubrí el gris, el marrón claro. Incluso he osado con el blanco de manera puntual, aunque de ello hay poco en mi interior; pero de alguna manera una vez que lo llevas olvidas lo que pueda representar; mi yo interior está ahí y la imagen sólo es importante para los demás y para cuando te ves en un espejo. Y tampoco me olvido de mi amor eterno: el negro, sin sus contrastes, nada sería lo mismo.

 Me falta el rosa y el amarillo que por ahora son superiores a mi...
Puede que ser que esa inquietud por los colores me venga por mi camaleónica personalidad como alguna vez alguien me han dicho???