miércoles, 4 de agosto de 2010

El filón de las tragedias y los heroes inmortales

Voy a poner un ejemplo, uno popular, los hay a patadas, pero si es algo nacional, la identificación es inmediata: ¿Te imaginas una película sobre el sufrimiento de una persona ante la negación de la eutenasia mejor que "Mar adentro" ? No, ¿pero porqué? Es que no se hacen películas de esta temática... serán las productoras, serán los guionistas o los directores. Pero el cine comercial de calidad se nutre principalmente de novelas, por lo que no hay excusa para parir cine de calidad.

Uno de los temas más frecuentes es el de los romances, dramáticos hasta en lo imposible, los protagonistas son desgraciados como pocos, y por lo tanto fuera de toda credibilidad; me imagino que lo hacen para provocar nuestras tontorronas lágrimas y nos portemos bien probando; que seamos empaticos en la vida real aunque ello no sea un valor que domine en nosotros. Pero bueno, esto último no lo veo tan mal, si sirve de algo (supongo que con la predisposición adecuada), aunque a mi no me interesa, no necesito del cine para aprender esas lecciones; no me va a cambiar la "vida".

Lo que me molesta es que, como entretenimiento familiar, lo que predominan son las películas de héroes al límite, las comedias bobaliconas sin mensaje, los romances adolescentes vacíos, las películas de acción con villanos sin cerebro, planos y vengativos  liderando grandes organizaciones, etc. A mi ya me parece bien que el cine comercial sea así, siempre que no insulte mi inteligencia, lo que pasa es que esto suele pasar con bastante frecuencia y eso que mi intelecto, supongo, es normalito, tirando hacia abajo...

Como decía, no me interesan los héroes del cine, esos mártires de pacotilla, yo prefiero la genialidad de un buen villano con una "buena" causa que uno bueno que sólo tiene que salvar a la chica de turno y de paso salvar a la tierra de una amenaza que sólo un ejército podría detener; pero no, lo hace el solito y saliendo en la mayoría de los casos ileso.



Yo prefiero a los antiheroes de este tipo:

6 comentarios:

Patricia dijo...

Tienes razón en lo que dices, pero pones como ejemplo un par de “peliculones” en contraposición al peor cine de sobremesa – ummm –

Soy de la opinión que nos tragamos lo que nos dan porque no nos ofrecen otra cosa. Que el nivel de audacia de los guiones no esté al nivel de lo que los espectadores esperan, no es culpa de los espectadores, sino de intereses comerciales. No estoy muy puesta en estas luchas, pero creo que algo se está moviendo. No puede ser que empresas sin criterio monopolicen la cultura. Una realidad es el poder de los nuevos canales de comunicación, sobre todo Internet, para generar opinión. El instinto hace que busquemos opiniones “independientes” para saber si se está haciendo algo que valga la pena ser visto, porque las productoras venden cualquier novedad como si fuera la mejor película de la época. Los cambios se están cociendo en la red.

En Taxi Driver, Travis Bickle no estaba fino. La guerra lo dejó “tocado” y la ciudad despertó su lado más salvaje. Un antihéroe de buen corazón capaz de llegar hasta el final de sus actos con todas las consecuencias. ¿Un romántico?

Me gusta Bowie, me gusta “Herois”, me gustan los superhéroes y también los pequeños héroes que van por casa con los calzoncillos por encima del pantalón del pijama. Son los mejores.

Alejandro dijo...

Buenas, Patricia!
Lo comentado en realidad sólo son ejemplos, porque si, por decir algo, tampoco estoy muy puesto en el tema "cine" y que conste que no he citado ningún título de cine-basura para evitar desmontar la infancia de nadie. Yo al igual que tú creo que nos tragamos lo que nos ponen... pero porque somos tontos; bueno, yo lo era; ahora voy al cine con cuentagotas y no es por la crisi porque los días del espectador siempre han sido mi opción (diguem garrepa, diguem català). El cine comercial para tontos no cambiará nunca mientras hayan tontos que vayan a verlo; como mucho con el declive del cine se apostará más por el 3d o por el visionado online o la descarga, pero los contenidos seguirán igual. Las cosas parecen que cambian pero no lo es, ya hablaremos; a las juventudes descerbradas de hoy en día (de la ESO y los ciclos formativos) tiran bastante al cine palomitero; es con lo que crecen...

Travis Bickle; un punk de actitud (su cresta lo dice todo), sin música reivindicativa de por medio; Taxi Driver, el heroe o antiheroe (acaso cambia el heroismo por los métodos que se utilicen?) que todos deberíamos de ser, aunque no tan radical; alguien que los tiene "puestos", que hace algo respecto a lo que ve a su alrededor... Envidia me da, cuando me miro al espejo y digo "¿you talk to me?".

Lástima que los superheroes sólo existan en la ficción o mejor dicho, mejor que se queden ahí, de lo contrario pillaríamos cacho con los supervillanos!!!

Saludos superheroicos!

Jordi M.Novas dijo...

El cine de verdad siempre parece estar herido de muerte..

sentimental_mood dijo...

Partiendo de la frase de que el arte solo puede hacerse desde un punto dramático, creo que los héroes deberían dejarse para los cómics y por supuesto, para las adaptaciones cinematográficas decentes. Los héroes para mi, si no tienen poderes especiales, digamos volar o tener superfuerza, o rayos láseres que disparan desde sus ojos, no son héroes, sino impostores, que salvan a una chica, que se casan con ella y la hacen una estúpida desgraciada "mujer de", que se llevan bien con sus suegros, que hacen estúpidas bromas y cuando hablan te dan pequeños golpecitos en el hombro(Dios ¡cómo odio a esos tios) que llevan corbata y no se dan cuenta que es solo un yugo, como el que llevan los bueyes, solo que estos últimos hacen un trabajo duro.
Esos tipos, que llaman a sus hijos "campeón" y que son puros abortos "hollywoodienses, por mucho que quieran ser "héroes" no lo serán.
El cine últimamente se burla de nosotros. Pero sigue engordando, por lo que poco le importa esos cuatro tarados que no van a sus repletas salas a ver la comedia-romántica por excelencia.

¿Cine+familiar? Es como juntar sexo, drogas y polka...


Travis Bickle!!Es de lejos mi muy amado anti-héroe!
Aún recuerdo cuando me compré unas gafas con marcos en forma de corazón y salí a recorrer las calles, llegando a casa con la gran decepción de saber que aquí los taxistas no son jóvenes, no se dejarían cresta en el pelo, no dispararían su arma, no tienen cazadoras verdes, y sus taxis no son amarillos¿lo sabías? pues mi yo adolescente lo quería negar.
Iris...Travis,¡qué historia de amor!
Siempre me atraen los Buscemi o un Rourke en Rumble Fish, no sé, pero esa sinceridad es de envidiar.
Odios a los "héroes" modernos.

Raúl Peñaloza dijo...

Hay crisis de contenidos. En Hollywood, en lugar de promover nuevos talentos, siguen hurgando en los cómics de antaño (esos que ni a ti ni a mí nos gustan) -o en los personajes trillados a la Sherlock Holmes- para seguir haciendo películas.

Uno pensaría, es el mercado. Y sí, una buena parte, lo es. Las películas son, básicamente, "crowd pleasers". Si piensas que el presupuesto medio de una película media (una comedia tontorrona yanki) se mide en decenas de millones de dólares, lo prioritario para quienes desembolsan esa cantidad de dinero es recuperarlo, sin importar nada más.

Hay quienes pueden hacer cine lejos de la premisa anterior, pero son los menos. Yo he presentado guiones a productoras y las frases que más he oído son: "es muy caro", "el cine de autor no funciona", "falta un final feliz", etc.

Sin embargo, está sucediendo un fenómeno difícil de explicar: el talento narrativo, literario, está emigrando a las series de televisión (no es el caso de España, ojo). Últimamente han salido series (Breaking Bad, por ejemplo) que recuperan eso que te gusta a ti y me gusta a mí. Y se posicionan, poco a poco.

La gente que hace cine (me refiero a los productores) miran a las audiencias como si fueran un pelotón de retrasados mentales que sólo necesitan evadirse un par de horas. Claro, los hay. Todos necesitamos esas evasiones, pero eso no nos hace retrasados mentales ni tampoco nos condiciona a ver exlusivamente porquerías.

Insisto: hay crisis de contenido creativo.

Un saludo

Alejandro dijo...

> Jordi, el cine comercial es tan putrefacto como siempre, pero de vez en cuando nos ofrecen algún tipo de entretenimiento que nos da que pensar y justifica el precio del tiempo empleado en el visionado o el precio de la entrada.
La alternativa siempre es el underground, sea multinacional o independiente...

> Sentimental_mood, los heroes que sin poderes que se juegan la piel y que terminan con unas cuantas cicatrizes tras la batalla y que su misoginia les impide quedarse con al chica y seguir el sueño americano son tan dignos como cualquier superheroe de viñeta, digo yo... Ahí entran los queridos antiheroes. No olvides que los superheroes son impotententes (aparte que no tienen tiempo para la faena), a ellos lo que les "pone" es golpear al villano de turno sin piedad (y decir que es en defensa propia o de la humanidad) y sonreir antes las cámaras. Algunos están bien, otros por patrióticos apestan...

Travis Bickle-Iris, suerte que no hicieron Taxi Driver2 y lo convitieron en una historia de amor, uff...

> Raúl, cierto, hay series de gran calidad pero la estafa viene más tarde, cuando deberían de durar una temporada o dos y hacen tres o seis... Pero el cine sigue estando como tu dices en crisis de contenido creativo y de esto no auguro una recuperación cuando los productores nos miran como borregos, ganado, etc. Y para que las series enganchen lo hacen a base de forzar, distorsionar el argumento original y no se si prefiero ver una pelicula de 2h y sentirme estafado o ver dos temporadas de una serie que la pérdida de tiempo es mucho mayor!!!

Muy interesante tu reflexión y palabras.

Saludos!

PD: De alguna manera, con pequeñas acciones, deberíamos de ser nuestros propios pequeños heroes y salvarnos de los males de la sociedad o salvar a los que nos rodean, para grandes causas ya tenemos a la religión en que aferrarnos y rezar diez mil padres nuestros.