lunes, 23 de agosto de 2010

Un hijo del grunge

No me da la gana, no me he currado nada las fotos, son desganadas capturas de cintas de cassete y un libreto encima de una mesa; me daba pereza abrir el "potoshop" en mi Virtualbox y he hecho cuatro chapucillas con "the gimp" desde mi "Ubuntu". Son cosas de la actitud, es que para escribir sobre esto temas hay que dejarse de educación, de preferencias y dejar que escriba el punk que llevamos dentro los que sufrimos el boom Nirvanero. Aquí no escribe ya "Alejandro" y aún menos el tipejo que decidió crearse un blog para contarnos lo que le da la gana cual mensaje en una botella en la red, quien escribe esto es un hijo del grunge, se ha colado, pero con mucho gusto.




Tengo que deciros una cosa, es algo desagradable y feo, pero hay que hacerlo ahora para que no os perdáis por el camino de esta parrafada/rallada. Ahí voy: por mal que os pese, el rock está muerto hace décadas (el rock es actitud), actualmente, en el mundo de las multinacionales,  no hay ningún grupo con pelotas, con una actitud honesta, solo copiones y más copiones de otros músicos y actores frustrados como el tontaina que berrea en "El canto del loco". Nirvana fue el último y eso se ve en que el resto de grupos de la oleada "grunge" apestan a vendidos, son decadentes y siguen los consejos de sus mánagers. La "salvación honesta" se podría encontrar en los viejos dinosaurios del rock pero no, no me fío de esos gigantes estancados en el petroleo con su punk comercial, con su hard rock que se me antoja demasiado "soft", si, se podría decir que hacen "softrock", chochean demasiado y de tanto "interpretar" ya no se acuerdan de tocar bien los temas y lo peor, ya no sienten sus letras, hasta los chavalillos que están empezando, hacen versiones mejores que ellos. Aún así, confieso: escucho todos los discos de esos decadentes, será porque yo soy decadente.

Todos están vendidos, menos yo, que no tengo ni tuve nunca una camiseta de Nirvana, como tampoco llevé pantalones manchados de lejía o con agujeros, nunca llevé las típicas gafas de sol de abuela, así como tampoco llevé la típica chaqueta de lana, lo mío era todo 100% actitud.
Aquí os presento mi top manta particular ordenado cronológicamente:


Si, mis palabras hablan por si solas, no me arrepiento ni lo oculto, soy un hijo del grunge, Kurt Cobain fue mi padre adoptivo en esos años y no lo hizo mal, excepto suicidarse a los 27 años y dejar huérfanos a centenares de espíritus adolescentes. Debo de confesar que ya no siento casi nada cuando escucho Nevermind; he madurado estilísticamente y mi oído se ha desarrollado encontrando mayor atractivo en músicas más complejas y técnicas. A pesar de todo, creo que Nevermind por su simpleza y honestidad, tendría que ser un disco que deberían de poner en las clases de música en primaria, y los profesores decir: niños, no cantéis como ese tipo o os dejaréis la garganta y se os quedará la voz de Leonard Cohen (y su afterworld), no toquéis la guitarra como él, desde el suelo cometeréis demasiadas equivocaciones, como mucho moveos como J Mascis o Jimi Hendrix, que total, el primero es un discípulo del segundo, como la mayoría de guitarristas sin personalidad definida. Y sobretodo, no toquéis sólo "quintas" hay más acordes y los solos de guitarra se pueden hacer en más de una cuerda, por decir algo... Me enrollo demasiado con estas tonterías y tengo muchas cosas que decir, al final vais a ser vosotros quien os suicidéis.

Kurt Cobain no se suicidó, ni lo mató la chiflada de su mujer, ni aún menos el envidioso Dave Grohl que quería triunfar a toda costa haciendo cancioncillas pop como probó con Marigold incluso dentro de Nirvana (algo inaudito para un "bataca" con un currículum que viene del hardcore).  Me hace gracia cuando dicen que los Foo Fighters con el tiempo han superado a Nirvana, si no tienen nada que ver una banda con la otra, es como comparar "Led Zeppelin" con "The Who", lo único que tienen en común es que hacen rock!!!!  Me he ido del tema, Kurt no se suicidó, se inmolo por la causa "Grunge", porque el Unplugged in new york sonaba demasiado bien, porque en éste, su voz era mejor que la de cualquier Bluesmen blanco sin tener que fingir nasalidad o saber de escalas pentatonicas, o tener que hablar de campos de algodón y el diablo. Aunque lo pareciese, Kurt no era el chaval que los de Geffen eligieron para representar un montaje musical formado por Soundgarden, Pearl Jam, entre muchos otros, Kurt era el "grunge" personificado: verdaderamente punk (no como The  Clash o los Sex Pistols), sucio en su vestir e incluso en higiene, no sabía tocar bien su instrumento, salvo su voz, claro, era un drogadicto. Sólo tenía dos defectos que le podrían perder enteros como representante: era sensible e inteligente, dos defectos casi imperdonables, sus letras no eran mera protesta, había un tipo con problemas que buceaba en si mismo sin problemas y sacaba lo mejor y lo peor y lo convertía en una canción.









Y ahora me toca cargarme el mito: Nevermind es una mierda de disco, su producción es tan blanda, suena tan "bien" que no parece un disco de rock, se pierde la contundencia de sus guitarras, sólo de esa manera consiguieron un "hit" de un tema nihilista y casi absurdo como es "Smells like teen spirit",  tema del que yo y todos los mocosos de esa época nos enamoramos, nos masturbábamos (o los más afortunados follaban) al ritmo de esa canción entre otras de ese disco, como "meadas territoriales" (territorial pissings) o "Aléjate" (Stay Away).  Sólo gracias a esa producción no escuché en su momento a Metallica, a Guns'n'roses, la polla records, etc o no me volví en un maquinero, escuchando "House" o "techno" en busca de una salida musical. Lo más duro que escuchaba era Michael Jackson y el Gretest Hits I de Queen, pero por entonces eso no me llenaba lo suficiente,  quería "caña", quería gritos, depresión, distorsión y ahí estaba esa banda nihilista pero coherente. Gracias a ese disco aprendí lo que ningún profesor consiguió, que me interesase por el inglés, después de "Nevermind"  nunca volvía a suspender e incluso saqué buenas notas, algo impensable en mi, manchado de grasa y aceite, historial académico. Pero a pesar de lo que haya dicho de su correctísima producción, era un disco genial, unas interpretaciones vocales brutales, unos trallazos punk perfectos, una batería cañera que sabía como hacer unos crescendos cojonudos, unos ritmos originales alejados de los metronómicos y maquinales  "tu tum tu tum pa" que siempre se escuchan en el rock.






E insisto, a pesar de esa producción rastrera que hacía que Nevermind se convirtiese para una golosina para todos los públicos, una vez que ponías el cassete en los monstruosos Walkman, te ponías el auricular barato en el oído y subías el volúmen a tope... ya nada importaba, ni el acné, ni el vivir en casa de tus padres y estar puteado, el estar gordo y acomplejado, el no ligar ni a la de tres ni con la fea de clase, no importaba no tener amigos, ser un pésimo estudiante o tener que estudiar matemáticas o religión cuando no eran asignaturas de la especialidad de turno. Me imagino que no fui el único, el que encontró su salvación "temporal" particular en los sonidos, en las canciones del disco llamado como "no importa" (Nevermind) como pequeño homenaje al debut de los Sex Pistols con su "Nevermind the bollocks". Pero la cosa no termina aquí, falta lo mejor.




In utero fue la bomba de relojería que necesitaba, por fin una producción sucia, temas más lentos, más oscuros, letras aún más sinceras, una estética de disco paralizante. Sin dudarlo, lo señalo como mi preferido, está por encima de todo lo anterior e hicieron un videoclip perfecto con "Heart Shaped Box", yo no se si al grupo le gustó pero a mi pareció genial. En "In utero" tenemos el último disco "rock"de la banda, él único donde no avanzaron un paso sino kilómetros y además por todo lo grande, con un orden de canciones perfecto, no como en "Incesticide" (ese disco de rarezas que no lo es, aunque si que es cierto que hay caras B, y otras re-versiones) que yo lo veo como una muestra del potencial que tenían gracias a "Aneurysm", "Aero Zeppelin", "Hairspray queen". Tenemos trallazos Punk con la irónica "Rape me", la hardcoriana "Tourette's" que aún hoy en día pruebo de entender que dice la letra, el single extraño de "Serve the servants" o las angustiosas y circulares "Milk it" o "Scentless apprentice, entre otras joyas grunge.


También es destacable en "In utero" la inclusión de un Bonus Track más currado que en Nevermind, ¿Ah, que no lo sabías? ¡Mala suerte, haber descubierto al grupo antes! Pues si, "Gallons of  Rubbing Alcohol Flowing Through The Strip" es un final muy digno, una despedida coherente con lo que tendría que haber sido una muerte "grunge".


Olvidé citar a "Bleach", su disco debut, sin él, el Unplugged in New York no habría sido lo mismo, faltaría: "About a girl".  Grácias a "Bleach" me estrené con Black Sabbath y proseguí tragándome toda su discografía, incluso la de los ochenta!!! Gracias a "Incesticide" volví a Queen y me estrené con Led Zeppelin con su "Remasters". Le debo tanto a Kurt Cobain... Espero que con este posteado haya pagado mi cuenta y sino, cuando vaya al infierno ya haremos un apaño y nos pondremos a tocar solos por el suelo, yo improvisaré riffs y él se inventará letras, el me enseñará a hacer bends de dos tonos y yo le enseñaré a enmudecer las cuerdas para tocar escalas de manera más fluida y fin de la historia.

Ah, se me olvida comentar algo del "Unplugged in NY" y es que es el último disco de Nirvana grabado, pues el directo "From the Buddy banks of the Whiskah" no vale (a parte que es malote) pues es póstumo. Y no es casual que sea un acústico, pues era una recomendación de la compañía que le debían dos discos, si no me falla la memoria.  Dejaros de tonterías, salió bien de chiripa, en él tenemos versiones descafeinadas de temas rockeros que estaban en otros discos, temas que en disco tenían energía y desprendían rabia y aquí todo es frustración, tristeza. Pero reconozco que me encanta el Unplugged como todo lo que el Sr "Kurdt Kobain" parió. Y luego se unieron al carro del Unplugged los vendidos "Alice in chains", "Dinasour Jr" y hasta "Neil Young" (el que llamaban el padrino del Grunge), que de hecho tiene decenas de discos acústicos...  Recordad lo que decía "Neil" en "My my, hey hey" (tema homenaje al Punk o a Johhny Rotten de los Sex Pistols) que luego no cumplió:"It's better to burn out, than the fade way, my my hey hey, Rock'n'roll can never die". Kurt le hizo caso y mira, nos dejó medio huérfanos, por cierto la citada frase de Neil, Kurt la citó en su supuesta carta de suicidio (o lo que sea). ¿Le hacemos caso a Neil?

No me fío ni un pelo de estos viejos dinosaurios, ya podéis empezar a descargar toda la discografía de Nirvana, escucharla en Spotify, etc, pero por si las moscas, la de Neil Young no lo hagáis si no queréis que os den gato por liebre!

Paz amor y rock'n'roll

8 comentarios:

Dani dijo...

Guau!!! qué pedazo de artículo. Me he retrotraído (si ese palabrejo existe) a los principios de los 90 pero en plan como si hubiera caído en un pozo oscuro y en milisegundos. Qué grandes momentos con este grupo, toda un apoteosis cuando sonaba en los baretos que frecuentaba. Yo tenía (y tengo) los mismitos discos que muestras, pero en vinilo...Fantástico. Quizá esta noche los vuelva a escuchar.

Gracias

Patricia dijo...

¡Buf, qué subidón leerte hoy! Yo que te llevo unos (pocos)añitos recuerdo perfectamente aquel principio de los noventa. Unos años antes, en la época de instituto nos habíamos empapado de The Sex Pistols, The Jam, The Who, The Clash (mis favoritos). Estoy hablano de los ochenta, y también sobaba fuerte Bruce Springsteen y Dire Straits. En cuanto a los grupos de aquí: La Polla Records, Kortatu, Brighton 64 (eran de mi insti), Odi Social, Dead PAkirri y los pantojas (eran del barrio) y por supuesto los padres del Punk español, LA Banda trapera del río, nacida en Cornellá 1978- Ciudad Satélite- Todos hemos coreado alguna vez, la fantástica y genuina CIUTAT PODRIDA-

I'm sorry, a lo que iba. A principios de los 90 la menda salía con chicos que tocaban en grupos que sonaban a Los Ramones y escuchaba Guns'n'roses. Además de independizarme, trabajar, ir a la universidad, currar de camarera en verano y experimentar todo y más con las drogas -ahora me he vuelto musicalmente un poco oldy y más bailonga y no fumo ni tabaco-

Y entonces llegó Nirvana. Yo tampoco seguí la estética Grunge, me la sudaba bastante. Siempre he sido de tejanos y camiseta negra, a partir de ahí, hay muchas variaciones. Y la higiene, lo siento, pero es algo a lo que no me gusta renunciar.

La cosa está en que después de mucha "moda punk en galerias" volvía algo que sonaba a verdadero. Que conectaba con la rabia que se esconde en las entrañas, que te liberaba al corearlo a grito pelao. Que te agitaba, que te revolvía, que te unía con otras personas.

Los Nirvana fueron capaces de romper un pequeño muro y la gente les siguió. Ese fue su principio y también su fin.

Yo todavía llevo Heart Shaped box en mi Mp4, y soy de las que piensa que sin tanta droga no hubiera habido suicidio y tal vez, tampoco genialidad.

Por aquella época yo también practicaba mucho el inglés con los guiris.

Eat like a horse, Drink like a fish, fuck like a dog!

Saludos rolleros y melancoliflowereros!!

Manel dijo...

Qué buena publicación. No tengo nada que añadir...bueno si: Lo de tontaina es un magnífico eufemismo para no faltar al respeto de los disminuídos psíquicos, ¿no?

ah, ah, ah...

Saludos.

Raúl Peñaloza dijo...

Excelente tu reseña. Además, no puedo estar más de acuerdo contigo, el Rock, con mayúscula, como cultura. ha muerto. Hacia finales de los 80, en una entrevista de televisión, Frank Zappa dijo: "No, el rock no está muerto aún, pero reconozco que ya huele un poco mal..."

Más me place ver cómo te identificas con tu condición de hijo del Grunge (si me lo permites, con mayúscula). A mí me encanta, lo aprecio, lo entiendo, pero soy hijo de Los Beatles y Frank Zappa, extraño maridaje del cual es imposible sustraerse.

Un saludo efusivo, ojalá se repita una reunión.

Alejandro dijo...

> Dani, que descripción más rocambolesca (o rockanrolesca) la de tu estado, jaja!
Nirvana, por mal que les pese a los modernillos de hoy en día o a todos los grupos ochenteros, eran grandes, aunque su música no era nada del otro mundo, transmitian, se te metían a dentro con esa voz, esas guitarras...

¿Vinilos? ¡¡¡Y yo que fardaba de tener los cassettes!!! ;)
¡¡¡Que aproveche!!!



> Patricia, no se por donde empezar con tu comentario... me haces la competencia. ;)
Nunca me ha interesado el punk patrio, salvo el de las casas de okupa, el resto para mi es bazofia, salvo excepciones, claro! No conozco todos esos grupos que me comentas, pero gracias por la información.

Me habría gustado ver que habría hecho Kurt en solitario, seguro que no sería "punk" ni "grunge", estoy convencido. Y no, sin drogas es posible genialidad, recuerda: "d'on no hi ha no hi raja", su fuente de inspiración era su vida, su escoliosis, Aberdeen, Courtney Love, etc, sus letras y músicas no eran tan buenas, lo que lo distinguia era el sentimiento!!!!!!!!! Lo siento, salvo Jimi Hendrix y sus Jam's emporrado em Woodstock, no acepto esa mierda de mitos del rock'n'roll drogados, hay otros métodos para componer, lo dice uno que NO se droga, ¿me lo tendré que replantear?
No, gracias, con meditación, con la ayuda de colaboradores, con inteligencia se pueden parir grandes obras de arte!!!

!Saludos grrrrrrrunge!



> Manel, gracias por el cumplido y por tu apreciación respecto a mi censura!



> Raúl, recuerda que a Kurt Cobain le gustaban los Beatles y no es la excepción, la calidad de éstos es indiscutible: a mi también me gustan. Y lo mismo digo de FranK zappa, aunque me quedo más con discos puntuales como "Hot Rats, Sheik Yerbouti, Bongo's fury y como no: Joe's Garage.
A mi me interesa Zappa como personaje, con sus frases y como destructor del formato canción y constructor de composiciones personales.
Si mi estrecha agenda me lo permite, habrá reunión, me encanta desenmascararme y desenmascararos en persona; igualmente, un placer.

Cendrero (Adm. El Busto de Palas) dijo...

Con este artículo has saldado tu cuenta con Kurt Cobain, me ha encantado la descripción que has hecho de tu "historia personal" con Nirvana.

Muy original la idea de relatar tu "introducción" a la música. Para mí no fue con un solo grupo, sino que fue una embestida de varios grandes grupos los que me metieron de golpe en la música. Me he pasado tardes enteras escuchando al trío musical con el que entré: Queen-Beatles-Rolling. Y tampoco estuvo mal la tarde en la que me escuché toda la discografía de Cream de golpe :D

Yo reconozco que Nirvana nunca fue un grupo que me llamó mucho la atención. De nada me serviría mentirte ;)

En fin, ya que lo recomiendas, cogeré alguna tarde la discografía y me pondré con ella.

Cendrero (Adm. El Busto de Palas) dijo...

Ah! Se me olvidaba:

"el rock está muerto hace décadas (el rock es actitud)"

Llevas toda la razón del mundo cuando dices eso. Totalmente de acuerdo contigo. La mayoría de los grupos que hay ahora producen música comercial y siempre buscando lo que le guste a las grandes masas. (Supongo que habrá alguna excepción, pero digo de forma general).

Alejandro dijo...

> Cendrero, sí, es una historia basada en hechos reales, jaja!

No, si yo también he tenido varios grupos "shock", pero este fue el que me liberó en mi etapa "teen".
Vaya, que locura con lo de Cream, pero te falta añadirle la discografía de Eric Clapton como guinda! ;)

Nirvana, cuando has pasado la veientena, tienes que afrontarlo con espíritu adolescente de lo contrario es difícil entrar decentemente, a mi también me cuesta, a veces demasiado depresivos, pero una vez que te metes, chapó!

Hay grupos independientes decentes, pero los "conocidos" los multinacionales, tiran de la radioformula, lo cual es algo feo. Creo que podemos generalizar sin recibir colleja alguna.

Saludos!