jueves, 19 de agosto de 2010

El lado tenebroso de la música


Es un poco cansino para mi escuchar siempre música alegre o festiva, no siempre queremos saltar o bailar, a veces nos apetece una balada, o algo más tristón y sumergernos en sus profundidades; dejarnos llevar. Y a mi que no me espantan las profundidades ni los monstruos que habitan en ellas, me suele gustar frecuentar  esos pantanosos paisajes sonoros, esas letras susurrantes e intimidantes acompañadas de armonías desafiantes. Me imagino que ese tipo de atracción que siento es más debido a la novedad que ofrecen esos terrenos inexplorados.

Bueno, ésta es mi selección de los discos más oscuros que se me ocurren ahora mismo, prepararos para maravillaros con sus sombras...

-Scott Walker (The drift): Siempre lo he visto como un clon de David Bowie o era al revés? Supongo que es Scott Walker el original por el simple hecho de estar antes... En este disco, después de más de una decada sin grabar nada, vuelve a las andadas pero no con su baladas preciosamente orquestadas sino con "algo" personal, con disonancias, mala leche y una voz casi irreconocible. Supongo que es la prueba de que no sólo de pop y melodías bonitas vive el cantante.

-REM (Monster): No importa que hayan algunas canciones movidas, o que Rem siempre han sido una banda tristona, este es el más depresivo y ruidoso con diferencia, me imagino que por esa producción tan claustrofóbica en la que la voz en algunos temas parece sonar desde un megáfono, un teléfono o las dos cosas al mismo tiempo. Me imagino que su "amigo" Kurt Kobain le influyó más de lo que se pensaba o solamente descubrió en el amplificador un botón que ponía "Gain" y le dió para ver que pasaba, pero lo hizo con todos los instrumentos.

-Tim Buckley (Lorca): Para mi, el Lp más íntimo de todos los que he escuchado de este cantautor. Digamos que es su particular homenaje a Federico García Lorca (eso si, de una manera un tanto extraña) formado por temas aparentemente sin metronomo, sin limites de duración, improvisación... Su hijo, aunque mejor músico y tener mayor carisma, y una voz también envidiable, no ha llegado al fondo como su torturado padre se sumergió, bueno Jeff también terminó sumergido, pero eso es otra historia. Fue en Lorca, un LP con sólo cinco temas, donde demostró que el sentimiento de caída puede traspasar las ondas, otra cosa es que nosotros nos dejemos.

-Nirvana (In utero): El grupo de Kurt Coabain no era precisamente alegre, pero digamos que excepto con "Something in the way" en Nevermind, el resto de canciones eran moviditas y que, a pesar de sus gritos suicidas, las melodias eran relativamente bonitas. Lo mismo pasaba con "Incesticide"  el disco rarezas que todo fan considera como uno más al estar "Aneurysm", entre otras como la decadente "Big Long Now". Pero lo divertido se encuentra en "In utero" donde hay de todo pero con una ambientación ruidista, más sincera imposible,  pero también encontramos algunos de los temás más oscuros y también conocidos, luego vendría la agonía del primer Unplugged conocido y coda más íntima, todo ello en Nueva York, como decían en el título del disco.

-Peter Gabriel (IV):  Por todos es bien sabido que el Sr. Gabriel hace lo que le da la gana, ya lo hizo con Genesis antes que Phil Collins se pusiera delante de un micro y ya lo hizo en su carrera en solitario, sería fácil elegir a su segundo disco como el más tristón, pero, a pesar de todo, tiene varias canciones en tono mayor. Pero es en su cuarto disco cuando mezcló sabiamente experimentación  rítimica (africana o lo que sea) con repeticion pero sin ser "pop", sino con desesperación, más sus instrumentaciones extrañas. Todo un mérito para alguien que ha probado de ver siempre lo positivo de la oscuridad de los seres humanos.

-David Sylvian (Dead bees on a cake): el que fuera cantante de la extraña banda "Japan" con los años se ha forjado una intimista carrera en solitario muy digna y no sólo por haber cantado "Forbidden Colorus con Sakamoto sino por atreverse a hipnotizarnos con su cálida voz, con sus atmósferas, con sus colaboraciones con Marc Ribott, con Robert Fripp y fue en "Dead Bees on a cake" donde soltó alguno de los temás más angustiosos y circulares, sólo superado por el claustrofóbico "Camphor" un recopiltario de canciones sueltas y versiones alternativas en su versión instrumental y con duraciones, digamos no pop.

-Gustav Mahler (Segunda y sexta sinfonía): El compositor post-romantico nos ofrece en sus respectivos primeros movimientos en las sinfonías segunda y sexta, pasajes fúnebres y con momentos histéricos como aún no he escuchado. Fueron para mi todo un ejemplo de hacer música sinfónica profunda de gran calidad sin recurrir en exceso por el terreno labrado por Beethoven. Tristeza, depresión, rabia a partes iguales. Hay otras sinfonías con partes tenebrosas pero las dos citadas tiene un nivel muy alto o bajo, según se mire.

-Radiohead (Hail to the thief): bien, la depresión y la tristeza siempre han ido de la mano de esta melodica banda, pero a veces eran tiernos, después del exitazo de OK computer empezaron a experimentar con temas algo infumables de duración volviéndose algo soporíferos, pero eso no era nada con lo que se avecinaba en este Lp: se les fue la olla pero para bien, oscuridad absoluta, ni un rallo de luz llega al sotano, las bombillas están fundidas y el mechero no funciona y mejor así.

-Lou Reed (Berlin): deprimente hasta una muerte dolorosa, empezando por las letras y la voz, pero de una belleza musical inaúdita y no es gracias a ese rockero que sólo pensaba en los tres acordes y en sacar partido de la Velvet Underground como si fuese toda de él. Ideal para cortarse las venas en la cama, en la bañera, en la playa o donde se quiera.

-John Cale (Music for a new society): Bajo un título prometedor se esconde el disco más oscuro y deseperanzador del que fue la viola, los teclados, algunas voces y, lo más importante, la experimentación del grupo popularizado por Lou Reed: The Velvet underground. Un disco con ambientes etereos, opresivos, una voz que no le importa desafinar (pero no lo hace), una voz directa pero llena de efectos, unos pianos de juguete flotantes y la deseperación de un ex-yonki, ex-rockero, ex-todo.

-Can (Tago Mago): locura progresiva alemana sin referente alguno, ritmos sin piedad, locura en cada segundo. Nunca fueron cuerdos pero aquí se olvidan de lo que significa la palabra.

-Leonoard Cohen (Songs of love and hate):  Me encanta revolcarme en lo acogedor de sus melodias angustiosas, en sus tristeza escritas que me recuerdan que soy una persona positiva al lado de esos personajes que a saber de donde se los ha sacado.

-NIN (Still): Pasando de la caña del rock industrial o del pop repetitivo oscurete como "The perfect drug", ya no quedan rastros de Joy Division, ahora sólo es Trent Reznor con su voz, su pianillo minimalista y como no, con su ruidosa guitarra de "fábrica".

-Pat Metheny (Zero tolerance for silence): Sólo guitarras distorsionadas y otras con sonido limpio, es una especie de "Metal machine music" pero coherente y técnico; un LP que más de uno consideraría un timo,  difícil e inaccesible para cualquiera, incluso para mi (modestia aparte). Hay que tener en cuenta que su especialidad es el Jazz fusion con lo que le pongan por delante, pero el noise no es lo suyo o si? Pues me parece muy resultón. Insoportable pero meritorio hasta sus consecuencias. De su parte ruidos/experimental la verdad es que prefiero su "The Roots of coincide" del precioso "Imaginary Day" antes que los malditos temas que he sugerido.

-King Crimson (The construction of light): El disco que sacó lo heavy que eran, sin llevar cuero, sin solos interminables, sin distorsiones metaleras, sin melenas en movimiento, sin satanás entre medio, sólo un blues borracho de prozack, algo de jazz, clásica, música contemporánea dirigida por la batuta del atmosférico Fripp.

-Fripp (The gates of paradise): Atmosferas del más allá, fantasmas monstruosos encarnados en forma de sonidos de guitarra sintetizada, ni bateria ni bajos, sólo la guitarra infernal del guitarrista de los míticos King Crimson. Nada más a decir, sólo sufrir.

-Tom Waits (Real Gone): Dentro de su etapa experimental oscura sería fácil citar a mis preferidos de este gran hombre o monstruo a "Mule Variations" y "Bone Machine", pero no, me quedo con la locura de la tercera edad llamada "Real Gone" o lo que es lo mismo, que significa "Realmente Ido". ¿Que puedo decir? Pues excesivo, más enfermizo que nunca y es que nadie le paraba los pies, ni  su mujer ni los músicos y mucho menos él, menudo es... porque bajito no es esa bestia parda del blues/jazz y lo que haga falta.

-Pink Floyd (The final cut): La última megalomanía de Roger Waters, un pequeño "the Wall" encapsulado con lo peor de éste (aunque me gusta igualmente), más intimismo, mas traumas de infancia, todo en un sólo disco, con Rick Wright expulsado y David Gilmour ejerciendo de músico de estudio sin serlo y no se nota!

-Velvet Underground (White light/White heat): En el primer disco hay demasiadas huellas de Rock'n'roll y demasiadas baladas personales, aquí tenemos la eséncia del Underground Neoyorkino, guitarras súcias, vozes de utltratumba, solos de guitarra desquiciados, temáticas duras y jocosas; lo mejor y lo peor por partes iguales mezlcadas indivisiblemente. Olvidé decir que la canción que he linkado dura 17:27 minutos y que el disco es de 1967. ¿Es todo esto suficiente para convenceros de lo radical de su propuesta? Escuchad el tema hasta le final y luego lo hablamos.



Los citados discos son extremos, no tienen porque gustaros, de hecho, dependiendo de la predisposición que tenga en aquel momento, me cuesta entrar en algunos e incluso luego proseguir, en otros incluso yendo preparado no doy al abasto y tengo que cambiar de canción, de disco o desintoxicarme con otra banda. Son discos malditos pero tienen un estilo en si, no busquéis clichés, o algo reconocible parecido a un single, si lo hay es por error.

No nos engañemos, la mayoría nos quedamos con la capa de la música más cercana: la voz y la letra, y a ser posible que lo primero esté bien alto, luego una minoría, "los rockeros" y "Heavys", demandan las guitarras bien altas, cantantes gritones y baterias a ser posible contundentes de doble bombo. Y finalmente tenemos a los sibaritas musicales que se deleitan escuchando masas sonoras de instrumentos, valorando contrapuntos, armonías, prescindiendo de la voz si es posible... Sin olvidar a los melómanos, que en la teoría, según ellos, se tragan cualquier tipo de música, cualquier grupo, etc. Pero normalmente eso melómanos no dan muestras de gran inquietud musical y parecen conocer un estrecho ancho de intérpretes. Supongo que es fácil considerarse de esa manera cuando sólo se escucha pop-rock y te tragas cualquier cosa que pongan en los 40 principales. 

Desde mi punto de vista, la música es una sensación personal e intransferible, se pueden tener gustos en común pero detrás de cada canción hay un recuerdo de un momento, detrás de cada letra hay una frase o palabra con la que nos identificamos más que con la persona supuestamente afín. Muchísimas veces he entrado en conflicto con gente que parecía valorar la misma música que yo pero luego tenían otro tipo de preferencias que me atrevería a tachar de mal gusto. Es más, seguramente, la mayoría de vosotros, cuando os pongáis a escuchar canciones sueltas o discos de los que he comentado os sorprenderéis de mi mal gusto o quizás no. Pero bueno, da igual, mi gusto es mío y como "presumo" de tener un criterio musical pues tampoco le daré importancia a lo que me digáis si no sabéis argumentar los puntos fuertes de vuestra selección.  Venga mostradme vuestras tinieblas, vuestras rarezas, seguro que os avergonzáis de ello. Lo malo no es escuchar música torturada o infernal o bizarra, lo triste es que sólo se escuche ese tipo de música, dejando de lado el otro lado, el luminoso que también incluye altas cotas de calidad.

Me voy a tomar un "Whisky on the rocks" a vuestra salud mientras escucho algún tema de los comentados.

11 comentarios:

sentimental_mood dijo...

Muy buena la selección.
Yo a la mía le hubiera añadido Daniel Johnston,Peter Gabriel,Pj Harvey, Kurt Weill, algo de Billie Holiday y de Schubert.

La música de "fiesta".¿Quién habrá acuñado ése término?
A mi en su mayoría, este tipo de música me producen migrañas, pero se alejan de crearme una esfera propicia para que mi cuerpo identifique que se encuentra en un momento de "fiesta" y "diversión".

Bebe a nuestra salud! Es lo mejor que alguien puede hacer por nosotros! Créeme!

Un saludo!

Cendrero (Adm. El Busto de Palas) dijo...

Menuda selección, me guardo el enlace para ir escuchando los discos poco a poco y más detenidamente.

En mi opinión también podríamos meter en esta lista el último disco de Queen con Freddie Mercury, "Innuendo". Quizás no todas las pistas son tristes y oscuras, pero hay que reconocer que se respira un ambiente apocalíptico en la canción "Innuendo"; también tenemos la tétricamente graciosa "I'm Going Slightly Mad"... ¿el objetivo de la canción era hacernos reír o en realidad era una confesión de Freddie sobre lo que el SIDA le estaba haciendo?; y para terminar, la increíble "The Show Must Go On"... eso es despedirse del mundo con estilo, en esta canción Freddie dio su adiós a los fans, con un mensaje esperanzador pero triste al fin y al cabo.

Y por supuesto, no sólo la letra cuenta en las canciones que he dicho, sino que la voz, la melodía... todo es en sí un adiós.

Does anybody know what we are looking for?

Patricia dijo...

Coincidimos con R.E.M,Lou Reed, Leonard Cohen, Nirvana y Tom waits.

Y también coincido con Sentimental Mood en Billie Holliday y Schubert.

Pero en mis revolcones entre las sombras no puede faltar Suede ¡Adoro a Brett Anderson!

También me gusta escuchar a Enrique Bunbury, Nacho Vegas y Cristina Rosenvinge.

En otra onda, pero también tienen canciones tristonas o que me recuerdan algo que me pone triste, Lila Downs, Pastora, La Bien Querida, Anna Roig y Olivia Ruiz.

Aunque si nos ponemos así, cualquier tema puede acercarnos a las tinieblas. Y no creo que Alejandro estuviera hablando de eso, así que nombraré el que más lágrimas me ha hecho derramar. "Omega" de Enrique Morente y Lagartija Nick. Es mi disco fetiche. El que utilizo cuando estoy hecha una mierda, para renacer.

Alejandro, otro día háblanos del lado luminoso de la música ¿vale? Lo estaré esperando.

¡Un beso!

Dani dijo...

Vaya entradón; la selección es tremendamente personal (y casi intrasferible). Algunos discos no los conozco, pero el resto son ciertamente turbadores. No eres el único que se entremece con los discos que mencionas de NIN, Lou Reed, Velvet o REM...

A mí uno de los grupos que me genera no ya oscuridad, sino algo de melancolía son los Manic Street Preachers, sus canciones tienen algo también.

Muy bueno Alejandro: tomo nota de Scott Walker, David Sylvian y Can.

Alejandro dijo...

¡Buenas a todos!

Mi intención era de recordar una selección de discos extraños, experimentales, normalmente depresivo de grupos o solistad que normalmente no tienen esas tendéncias, es decir rarezas que se hacen cuando tienes un bajón o se te cruzan los cables.

> Sentimental_mood, tomo nota de Schubert, ya tengo deberes y de PJ Harvey, que la tengo olvidada y si que hay algún disco opaco respecto lo que normalmente hace. ¿Música de fiesta? Pues esa cosa que suena que como no estés preparado para bailar o te vas del lugar, o cambias de canción o destrozas el equipo de sonido, a eso me refería... Si, hay música de fiestas punk, heavy, góticas que tienen su punto, jaja!!

>Cendrero, cierto, gran error, olvidé Innunedo, a pesar de que tienen algún otro tema rockero o algo feliz, en general "Innuendo" es tan bueno como chungo y "Show Must go on" es de una belleza decadente única, de lo mejor que he escuchado de la garganta prodigiosas de Freddie. Por tus palabras casi se puede intuir un post, cierto? ;)
Saludos!

> Patricia, genial que coincidamos en grupos, pero coincides en mi selección de discos? ¡Ahí está la cuestión!
Tomo nota de todas tus preferencias.
Lo de la lista luminosa, no tiene mucho sentido para mi, no podría hacerla, tanta alegría no la podría soportar mi insana salud musical. ;) Te dejo el esfuerzo para ti, que seguro que puedes con mñas facilidad. A mi me gustan más los discos que van de un extremo a otro poco a poco, los discos happy happy directamente no me los compro, no los entiendo como se pueden hacer en el mundo en que vivimos: a no ser que estés enamorado. O a no ser que seas un ingenuo mocoso en los Jackson Five donde te hacen las canciones y las letras...

Dani, tomo nota de los maníacos esos, no llegué a ellos, me perdí entre el grunge y post grunge, tomo nota!!!
De Scott Walker ya verás que todos sus discos no tienen nada que ver con el disco chungo que he mostrado.
De David Sylvian, siempre lo digo: es imprescindible, esa belleza, esa voz tan suave, medio cantada, esas canciones tan personales; eso tendría que ser un cantatuor moderno!!! Y prepárate para Can, son un poco como Gong, Zappa dentro de lo progresivo, hacían lo que les daba la real gana, pero Tago Mago es muy bestia!

Saludos tenebrosos!

Manel dijo...

Dentro del apartado melancólico incluiría "Disintegration" de los Cure, "The Boatman´s call" de Nick Cave & Bad seeds y "Desertshore" de Nico, por decir los 3 nombres que primero me vienen a la cabeza.

En la vertiente más "enfermiza" me quedo más con el "Bleach" de Nirvana antes que con "in utero" y en el apartado clásico con "la consagración de la primavera" de Stravinsky. Schubert me deja bastante indiferente...tal vez el "Winterreise" pero tampoco lo encuentro excesivo.

Saludos.

Alejandro dijo...

Manel, gracias por tu aportación, pero discrepo en parte, de "The Cure" me quedo antes con "Faith" con sus canciones de tempo mortecino y voces distantes como perdidas, a excepción de dos trallazos punk-pop angustioso. "Disintegration" a pesar de ser triste (y las letras no dan cuartel) me entró demasiado bien, en el fondo es bello, no llega tanto a anécdota sino como disco donde se forraron con "Lullaby", no? ;)

Respecto a "Bleach" o "In utero", si, la cosa está muy reñida, pero como rareza me quedo con el segundo, pues en Bleach a pesar del nihilismo incipiente que hay, intuyo demasiado trallazos de Black Sabbath aderezado de feromonas adolescentes gracias al hardcore, heavy que escucharía anteriormente... Blew, Negative Creep, Paper cuts o Big cheese, Sifting, joder, si al final voy a darte la razón!

Nick Cave, ya sea en solitario o con los "Bad Seeds" casi siempre es oscuro, aunque gracias a Blixa Bargeld la contundencia estaba asegurada, quizás en "The boatman's call" como disco en solitario que es digamos que es más íntimo, lento, más maduro quizás???
En el caso de Nico, también me parece una diva bastante cavernosa, pero cierto, "The desertshore" alcanza unas cotas de tenebrismo inauditos.

Prometo revisión exhaustiva de lo que me dices y quizás segunda parte del "post" para no excederme en éste con todas las sugerencias comentadas.

Saludos!

Dani dijo...

Ahora mismito escucho tus sugerencias.

Sobre bandas sonsoras de películas, podríamos estar todo el día citando oscuridades varias. ¿Por ejemplo?: Hombre, por ser tremendamente original --> Blade Runner. ;-)

Alejandro dijo...

Dani, que aproveche!
Si, pero las bandas sonoras son esclavas del guión, el compositor de turno lo que hace es la función de un super-músico de sesión: lo que mandan, pero con inspiración! El depresivo, el chungo es el guionista". Yo ibo por los derroteros de cantante-banda que se deprimen se "iluminan" y sacan obras muy raras viendo su tónica musical.

Pero si, si nos metemos en las bandas sonoras o en la música contemporánea (la nueva "clásica") estaríamos todo el día y semanas enteras citando películas, jaja!
Si, Dani, muy original: Blade Runner! ;)
Es que Vangelis es mucho Vangelis, esa película con otra banda sonora perdería muchos enteros, pero en cambio es una de las pocas BSO que tiene vida propia sin imágenes!!!

Saludos replicantes!

janusz dijo...

Mis temas favoritos de los que expones son el de Tim Buckley y el de CAN, que además, aunque me avergüence un poco reconocerlo, los desconocía totalmente. Me gustan las voces enajenadas que se disuelven con la música hasta quedar como en segundo plano, y que no siguen un predecible patrón melódico, que suenen improvisadas.

Tengo pendiente de explorar al loco de Tom Waits y al refinado romántico de Leonard Cohen, una voz totalmente diferente a la de Waits, pero que me atrae de igual manera no sé por qué.
"Hail to the thief" fue el primer disco que compré y escuché de Radiohead hace siete años cuando se publicó, y desde entonces se ha convertido en mi disco más escuchado y quizás mi favorito, aunque he de reconocer la mayor originalidad de "Kid A".

Una lista mía de estas características al azar pordría ser:

Portrait of David - Sweet Thief
http://www.youtube.com/watch?v=xO7pxvKbVds

The George - Edwards Group - Wintertime
http://www.youtube.com/watch?v=zLyX-v_b5zs

Six Organs of Admittance "Shelter from the Ash"
http://www.youtube.com/watch?v=-YKJKT-hRq0

Magik Markers - Don't Talk In Your Sleep
http://www.youtube.com/watch?v=4tgWkItPGd4

Alasdair Roberts - Ned Ludd's Rant (for a World Rebarbarised)
http://www.youtube.com/watch?v=lzks24t7HOc

Piano Magic - Snow Drums
http://www.youtube.com/watch?v=Vv5A5XfsYT4

Dirty Three - "The Restless Waves"
http://www.youtube.com/watch?v=6byhkpCFvfs

12twelve - Musique Primitive
http://www.youtube.com/watch?v=HaUlPw4h6UU

Low - Breaker
http://www.youtube.com/watch?v=zmo7tyrtGW0

Y por último, un vídeo editado y que subí a mi propio canal, en el que se me ocurrió acompañar la música de John Zorn con imágenes de la película de Bela Tarr "Nido familiar". Creo que son imágenes algo duras y extremas para personas un poco sensibles.
http://www.youtube.com/watch?v=OOLpihE_Lfo

Alejandro dijo...

Bienvenido, Janusz!

Más de la mitad de tinieblas musicales que nombras no las conozco, será un placer destaparlas a mi paladar.

Me has dado bastante faena, pero es de agradecer. por cierto, muy apropiado las violaciones sonoras con la escena en cuestión! A mi no me ofenden, desde luego, la realidad siempre supera la ficción y ahí no puedes darle al pause ni cambiar de canal ni apagar la Tv.
Tengo que mirar el resto de videos.

Saludos!