sábado, 2 de octubre de 2010

¡¡¡Silencio!!!

Por favor, un poco de silencio, parad vuestros ipod´s, vuestros spotify y dejad ya el itunes/windows media player o lo que sea apagado o en pause durante un rato. Cerrad la ventana si puede ser. Mucho mejor así y espero que los vecinos no estén armando mucho follón. Como mucho que se oiga el silencio del ventilador del portátil o de la torre del Pc, nada más. Un poco de silencio, de calma, para leerme y entender este texto, sólo un poco. Gracias.

La gente le tiene miedo al silencio y no porque unos estudios hayan dicho que está comprobado que la ausencia de sonidos de las cámaras anecoicas es enloquecedor, no, no, es algo más simple, me refiero a "medios silencios", el que se encuentra en las grandes ciudades. Está comprobado, nuestro cerebro está acostumbrado a recibir señales auditivas constantemente, ya sea en forma de ruido, de tonos o con música. Dependemos de la música, es inspiradora para nosotros, nos calma, nos da fuerza pero es posible vivir sin ella, rechazarla? No lo creo. Puede que os parezca que la vida de una persona sorda es muy insípda, no? Al contrario yo creo que sus pensamientos son claros y definidos, sus razonamientos son fluidos, no como los nuestros que son poco más que "yonkies del sonido"! Pues ya está bien por hoy, dejadme que os diga hoy un: "¡Ssssssh, silencio!" Como nos hacen en las bibliotecas o en el cine. Pero hoy no es por respeto o por educación, es una orden.

En la noche reina el silencio, estamos un rato relajados y caemos dormidos, patético! En silencio la gente se inventa sonidos, ruidos, fantasmas, lo que sea para no disfrutar de esa única sensación.
La gente le tiene miedo al silencio, a tener que escuchar sus pensamientos, el silencio es la calma, incita a la reflexión, pero tampoco hay silencio, ahí está nuestra respiración, los látidos de nuestro corazón.

¡¡Silencio!!!

Y no olvidéis que hay muchos tipos de silencios.

15 comentarios:

Patricia dijo...

Las órdenes son feas. No me gustan las personas que "ordenan" cosas a otras personas, y eso que yo me paso el día "ordenando" libros.

Desde mi humilde punto de vista, el silencio indica desinterés. Es como cuando le mandas e-mails a alguien y no los responde. Lo único que significa es que no le interesa contestar (sus motivos tendrá) Todos tomamos nuestras decisiones. Unos mensajes se responden, otros se obvian y otros se marcan como SPAM. No hay más.

Otra cuestión es la diferente interpretaci´´on que se pueda dar a respuestas ambiguas (ahí hay chicha) Pero el silencio es transparente. El silencio es NADA.

Dani dijo...

El silencio. Me recuerda a Neruda...

Yo que crecí dentro de un árbol
tendría mucho que decir,
pero aprendí tanto silencio
que tengo mucho que callar
y eso se conoce creciendo
sin otro goce que crecer,
sin más pasión que la substancia,
sin más acción que la inocencia,
y por dentro el tiempo dorado
hasta que la altura lo llama
para convertirlo en naranja.


Un gran post, Alejandro...e interesante grupo berlinés estos E.N

Alejandro (vuestro humilde narrador) dijo...

¿Patricia, las ordenes crean el orden? O quizás son las reglas, las normas y luego le toca a un "pringao" dar las órdenes de turno, si, el comisario da las ordenes y los agentes son los "pringaos" que nos zurran!!! Y nos hacen callar a bases de porrazos.

Hay muchos tipos de silencios, en una conversación puede ser una pausa entre palabras o entre frases, cuando no hay respuesta también hay silencio, pero vaya que mi texto de hoy no iba para nada de ese tipo de silencio, sino el que incita a reflexionar, el que nos desintoxica del ruido, del exceso.

El silencio puede ser nada, pero hay muchos ruidos que tampoco dicen nada, ruidos que piden silencio como un "Sssssh", pero ese Shhhh también es sonido. Los silencios siempre dicen algo en el contexto en que se hacen. El todo y la nada son conceptos abstractos, el silencio está dentro de un todo, ahora hay sonido, ahora no, en realidad el silencio absoluto no existe!!!!

Yo prefiero a los "Héroes del silencio", que por cierto, tenían mucho por decir.

> Dani, gracias por el cumplido, no conocía esa poesía, lo cierto es que de Neruda sólo conozco el nombre y su reputación porque siempre me encuentro a alguien que me recomienda sus libros, pero es que entre que apenas leo y lo selectivo que soy, siempre dejo ciertas recomendaciones bastante apartadas dentro de mis preferencias.

Los EN son un grupo bastante monstruoso (o destructivo) pero igualmente interesante, su cantante es el ex-guitarrista de "ruidos" de Nick Cave. Por cierto, el tema que he dejado es un homenaje a la pieza vanguardista de John Cage, 4'33 que básicamente es eso silencio. ;)

¡Sssssshhhilencio!

sentimental_mood dijo...

Me gusta que me manden callar.
De esta manera podrás observar que si algún individuo me dice: "Cierra la puta boca, yo contestaré":
-¡Gracias! A veces se me olvida que debería hacerlo.
Y es que tienes razón. Vemos que el silencio está esperando en la siguiente esquina y es cuando nos planteamos comprarnos un instrumento de viento, un gato con el que hablar y pisarle el rabo para que nos "hable". Respiramos profundo para recordarnos que estamos vivos. Somos más simples que ovejas (bueno, aquí está visto que tú y yo lo hemos entendido, nos gusta que nos callen la boca y callar las demás).
Cierto es que no puedo dormirme en silencio, me hace estar despierta para esperar el ruido esperanzador que me aparte de ese abismo de tranquilidad. El silencio en cierto modo me hace estar alerta.

Llega un momento en el que tenemos que callarnos. Dejar de escuchar nuestra estúpida voz y dejarnos deleitar por los mecanismos y engranajes de nuestro cerebro.

No sé qué hago "hablando" tanto.
Suelen decir que estoy más guapa cuando callo.

Será mejor que me calle.
Será mejor que te calles.

Alejandro (vuestro humilde narrador) dijo...

En mi caso, cuando me lo merezco, no me importa que me hagan callar, pero eso suele ser rara vez y mis oyentes saben que tarde o temprano les dejaré espacio para el feedback. Nunca he cometido el error de hablar para las masas, o no al menos seriamente; tampoco he tenido muchas oportunidades que digamos; ellos son los que me harían callar: porque no escuchan, sólo quieren oír palabras bonitas y mentiras edulcoradas.

Lo que da rabia es la palabrería, si se habla es porque se tiene algo que decir, nada de "Hoy hace un buen día", menos en el trabajo, claro.

La mayoría somos guapos cuando callamos, excepto los grandes oradores, claro y la gente de omnipresente sonrisa como los políticos.

Me callo (silencio mis palabras).

;)

Patricia dijo...

Me gusta Nick Cave, no me gusta el silencio y adoro la poesía ^_^

---- ---- ----

Recuerda que tú existes tan sólo en este libro,

agradece tu vida a mis fantasmas,
a la pasión que pongo en cada verso
para recordar el aire que respiras,
la ropa que te pones y me quitas,
los taxis en que viajas cada noche,
sirena y corazón de los taxistas,
las copas que compartes por los bares
con las gentes que viven en sus barras.

Recuerda que yo espero al otro lado
de los tranvías cuando llegas tarde,
que, centinela incómodo, el teléfono
se convierte en un huésped sin noticias,
que hay un rumor vacío de ascensores
querellándose solos, convocando
mientras suben o bajan tu nostalgia.

Recuerda que mi reino son las dudas
de esta ciudad con prisa solamente,
y que la libertad, cisne terrible,
no es el ave nocturna de los sueños,
sí, la complicidad, su mantenerse
herida por el sable que nos hace
sabernos personajes literarios,
mentiras de verdad, verdades de mentira.

Recuerda que yo existo, porque existe este libro,
que puedo suicidarnos con romper una página.



Luis García Montero, Recuerda que tú existes.En: Poemas. Madrid: Visor Libros, 2006

Alejandro (vuestro humilde narrador) dijo...

Gracías por la poesía, veo que la inclusión del texto de Neruda ha dejado la puerta abierta a más lírica, pero vaya, encuentro que la poesía del Sr. García Montero hace mucho ruido en este lugar, que debería de estar en otro con más decibelios. Yo sólo pedía tranquilidad, reflexión, no quiero ni libros, ni fantasmas, ni taxis, ni tranvías, ni bares y mucho menos poesía, yo sólo pido un poco de Silencio, el que es sexy, que no necesita palabras:

Silence is Sexy
Silence is sexy
Silence is sexy
So sexy
So silence

Silence is sexy
Silence is sexy
So sexy
So sexy
Silence is not sexy at all!

L'amusement
Solitude
Die ungesellige Liebe, die fixe Idee, l'idée fixe
Nur ich & ich & ich & Tinitus
Wenn die Musik endlich aufhört
Ganz von selbst

Silence is sexy
Silence is sexy
So sexy
As sexy as death

Silence is sexy
Silence is sexy
So sexy
So sexy
Just your silence is not sexy at all
Just your silence is not sexy at all
Your silence is not sexy at all!

Del Album "Silence is sexy" (2000). Blixa Bargeld.

^-^

Raúl Peñaloza dijo...

El mejor silencio es el que se hace cuando alguien te insulta. Nada mejor que responder que el silencio absoluto.

hay dos tipos de silencios, Alejandro. El tuyo y el de tu entorno. Lo interesante es aprender a influir en ambos.

Saludos silenciosos

Alejandro (vuestro humilde narrador) dijo...

Raúl, yo no creo en silencios mejores o peores, depende del caso, en ciertas agresiones si que es cierto que es mejor hacerse el loco. Pero a mi me gusta más el ruido de la distorsión, de las baterías, de los berreos de garganta lo que pasa es que uno se olvida de la belleza del silencio, que es lo que reclamo.

No entiendo mucho eso del silencio del entorno, no se influir en ningún entorno, solamente se crear un ambiente propicio para el diálogo o para mi relajación, nada más...

¡Ssssshhhaludos!

José GDF dijo...

...

Alejandro (vuestro humilde narrador) dijo...

(...) x2

Patricia dijo...

Pues mi chiste poético, que veo que no has acabado de pillar bien, iba de que es muy fácil obtener silencio si de verdad es lo que quieres.

Que la historia que estás leyendo te hace chirriar los oídos..., pues rompes la página y comienza el silencio. Lo mismo ocurre con las canciones, con las pelis... En realidad, en vez de darle al stop o al pause, si de verdad quieres silencio, lo mejor es mantenerte alejado del reproductor. No es creíible que pidas silencio hablando, ordenando,haciendo ruido bloguero... Lo siento, a mí me hizo gracia y por eso repliqué. Quien quiere silencio no lo ordena, simplemente se calla o se retira a un lugar tranquilo.

Tú no querías silencio, sólo llamar la atención. Y pienso, que en realidad es bueno que sea así. Señal de que todavía hay alguien cerca incordiando.

A mí con el silencio, me pasa como con la soledad. Creo que no hay para tanto, a mí me caen bien la mayoría de las veces. Por eso me duelen los oídos cuando se frivoliza con esas cosas, porque para mí, quien ordena silencio es porque no sabe lo que está haciendo, o no conoce el silencio de una casa con ausencias y esas cosas.... Tienes razón. HAy muchos niveles y retroactividad. Pero entonces, no me parece que hablaras muy en serio y te merecías la broma.

A mí tampoco se me puede tomar en serio, me gusta reírme de todo y lucir sonrisa profident, ya lo sabes. Pero últimamente me cuesta un huevo pillarte la onda. No sé por dónde vas. Por los mismos sitios que yo, está claro que no. Y lo normal es que la gente se aleje cuando ya no encuentra nada ¿no? Lo raro es que se quieran quedar. Nadie lo hace. La vida sigue adelante y tiene muchas cosas que ofrecer. Cosas que no tienen que ver con el silencio, con el vacío ni con la nada.

Alejandro (vuestro humilde narrador) dijo...

Si era un chiste, no le vi la gracia, yo sólo vi una poesía, bastante seria, sin un atisbo de broma, en primera persona de alguien que le habla a otro que le debe su existencia a un libro, de cosas que le debe, que tiene que agradecerle por los taxis que coge, por las copas, las sirenas y luego le dice que le espera en otro lugar, lleno de dudas y no se que de la complicidad y herida de un sable... No le veo relación alguna con mi texto del silencio. Que cada uno interprete mis palabras como quieran pero que no le den más importancia, yo no soy un tipo "serio" y eso queda claro en la mayoría de mis textos, lo importante es que gustan o que lleguen de alguna manera, si no es el caso, misión fracasada.
A ver, creo que en el texto no hay misterio algunos, que es literal, pero bueno, mi intención: Acaso no te has pasado que te has encontrado en medio de la ciudad con las bocinas de los coches sonando en un atasco y has dicho mentalmente ¡Silencio!No has estado en un vagón del metro probando de leer o pensar y escuchar un móvil-mp3 sonando a toda pastilla y dirías ¡Silencio! Mi texto es una protesta al ruido que nos rodea, es una llamada a la reflexión, nada más. A mi me encanta el ruido y la distorsión pero en un momento determinado, como vía de escape, porque tengo cosa que decir, etc, pero tengo algo olvidado el silencio y la de cosas buenas que conlleva, nada más!
Veo que mi texto, ha hecho mucho ruido, lo que en el fondo significa que he triunfado!!! ;)

Patricia dijo...

Conozco un poema que habla sobre el silencio que es mucho mejor, si hubiera querido dedicarte uno, de verdad, no hubiera escojido ese. Ese no lo he escrito yo, ni nadie que conozco.a Ese lo ha escrito un poeta madrileño. No son mis palabras. Me gustó lo que entendí.

Puedes estar contento que has hecho mucho ruido. Pero recuerda, que conseguir lo que se desea en realidad es muy fácil. Sólo tienes que pedirlo con buenas maneras (nada de órdenes) ^^

Bona nit

Alejandro (vuestro humilde narrador) dijo...

Las órdenes, por desgracia, sirven cuando el diálogo falla. Dile a un delincuente que huye: Perdona, puedes parar de correr y entregarte? Dile a ese niñato del metro que se ponga los auriculares, no, le tienes que decir silencio y cuando más te hinchan las pelotas, más signos de exclamación hay que escribir; es lo que hay. Para dar órdenes hay que tener autoridad, yo la tengo??? ¡¡¡Silencio!!! -Dada mi autoridad, es una petición, lo que yo escriba por aquí, jaja!