lunes, 18 de octubre de 2010

No sólo el amor está en el aire

Hace una semana fui al cumpleaños de un amigo mío, pero no era una celebración cualquiera de esas con pastel con velas y muchos regalos que cuando los ves te dan ganas de tirarlos a la basura por lo barato y de mal gusto que son, sino una de esas fiestas desenfadadas con chicas simpáticas inoportunas de por medio y mucho alcohol al alcance de la mano. Y bien, fue curioso porque en principio yo no estaba invitado, más que nada porque la idea del anfitrión era más de hacer una cena normal y corriente en su casa con pocas personas seguido de un clásico "tomar algo", pero al final estuve en la lista de los pocos privilegiados. Al aceptar la invitación se me olvidó preguntarle al amigo en cuestión que traer para cenar ya que era demasiado tarde para comprar un regalo (a parte de que ni me gusta hacer regalos ni que me los hagan, al menos para esas fechas)  así que le hice una llamada:

-¡Eh tio, que se me ha olvidado de preguntarte lo más importante! ¿Que traigo?
-No traigas nada, hombre, tú ven y ya está.
-No, en serio, algo hará falta, puedo comprar algo, patatas o bebidas, traigo birras???
Y yo, esperando que me dijese algo de los items comentados me dijo:
-Bueno, si, hay algo que si que puedes traer...
Y yo, que me esperaba algo de comer, me dijo: "llévate algo de humor".
Y claro, no entendí la palabra y le dije: "¿como, y eso se come?"
Y fue cuando no pudo evitarlo y empezó a reírse pensando que había hecho un chiste y fue justo en ese momento cuando tuve la revelación de la noche: entendí que el humor no sólo estaba en la televisión, en los libros sino también podía estar en el aire, se desplazaba con el sonido, a través de las ondas del cable telefónico durante toda la ciudad, podía llegar a varia gente, sólo hacía falta encontrar la fórmula adecuada.

Al final fui al "Paqui" de cerca de su casa y traje unas Xibecas. La cena estuvo bien, el pobre invitador se puso a cocinar y mientras tanto, a pesar de que me ofrecí para ayudar, me castigaron a estar quietecito en el sofá así que empecé a beber y beber y no se como pero empezamos hablar de mujeres, de gatos, de sexo y otras conversaciones animales. Y llegó el papeo, nos habían preparado unas ricos Nachos con Guacamole como entrante y unas jugosas hamburguesas para rematar el manjar, pero por entonces ya me había bebido casi una botella y media de cerveza barata por lo que mi humor desenfadado se había vuelto algo desfasado pero ya nada importaba, no sólo yo decía tonterías fuera de tono, el humor estaba en el aire y no creo que fuese por el hecho de que uno de ellos encendiese un porro cerca de la ventana, digamos que el humor estaba en el ambiente, nuestros cerebros posiblemente rendían por debajo de un 10% pero eramos felices y no importaba que las mujeres fuesen frígidas, feas o sólo quisieran que bailase la canción de Lady Gaga, al final bailé, bebí mucho más y fuimos a tomar algo, pero yo estaba tan borracho que hasta me olvidé de pedir y acabamos haciendo un sano botellón hasta que por arte de magia apareció un pastel casero de la nada y nos ahorramos los típicos churros para terminar la fiesta.

---------

Posiblemente Zappa ha sido el único músico y compositor que ha entendido la verdadera naturaleza del humor, algún día debería de escribir algo más de este prolífico terrorista musical.


Dejando atrás la crónica ebria y volviendo al tema del humor, es una triste realidad el saber que hace años el amor está en el aire, es más, tiene el monopolio de la atmósfera de la emociones, películas, libros, música, pero no, en un nivel menos popular también está el odio, el asco y aunque no seamos conscientes, también está el humor con combinaciones de todas éstas. Ese día simplemente fui consciente, a modo de revelación barata, que también había un espacio para reírse a modo de terapia. No se, me da que pensar, esparcir el humor no es tan  difícil, el mundo iría mucho mejor si en vez de limpiar por las noches las calles derrochando agua no potable con mangueras, hubiesen máquinas esparciendo humor de una manera u otro (como por ejemplo con el gas de la risa). Pero no, sólo tienen impúdicos camiones cisterna y mangueras de bombero de tercera categoría para arrastrar la suciedad, para arrancarla temporalmente de un lugar para otro, pero luego por la mañana se queda todo pegado y al día siguiente los barrenderos casi no pueden con ella, se ha convertido en una segunda piel de la ciudad.

4 comentarios:

sentimental_mood dijo...

El mejor tipo de "fiesta" o reunión son esas que no vienen planeadas, que de pronto te percatas que estás sentado en un sillón rodeado de gente con botellas en las manos y música en el ambiente.
Entonces te relajas y tu cerebro pone un salvapantallas animado y divertido, nada de los típicos peces de pecera, sino una animación lenta y tranquila, y simplemente te dejas hacer.

El humor debería estar más en el aire. Mucho más. El amor lo abarca todo, se queda con el espacio principal, el amor es un sentimiento obeso que se sienta a tu lado en el autobús y no te deja espacio para el resto de tus cosas, de las necesidades.

Tengo un gran amigo el cual entiende realmente el sentido del humor, el problema es que la gente no consigue nunca adaptarse a él.
Tiene frases buenísimas para establecer un comienzo de relación. Las primeras palabras que me dijo fueron algo así:

Buenas noches, permite que me presente: Tengo 24 años, soy virgen, vivo en casa de mis padres, estoy comenzando a quedarme calvo, estudio filosofía, no trabajo y lo mejor de todo viene cuando te confieso que posiblemente, si esto ocurriera dentro de 20 años, mi descripción sería la misma. Si tengo suerte y tu me ayudas podríamos tachar de la lista lo de la virginidad. No hay nada que puedas hacer en cuanto a la alopecia...

Desde entonces somos grandes amigos. Nos juntamos unos cuantos más y vamos bajando el nivel de nuestras charlas, acomodándonos a la situación, intentado hacer una buena noche o una buena tarde, pasar un buen momento.

El amor está genial, pero el que está en el aire sufre de popularidad y su nombre ha sido tan usado que ya está totalmente deformado. Todo el mundo habla de amor. "Me he enamorado" y lo escuchas en la boca de personas que sabes perfectamente que están ensuciando su nombre.
Lo bueno del amor es que no debe comprenderse. Debe ser entendido como algo abstracto, es cuando intentan darle forma cuando se vuelve una basura estúpida de 14s de Febrero.

Deberíamos expandir la corriente de humor. No sé, abrir las ventanas o algo así para que se mezcle, para producir envidia en el aire...

Hablando de humor/ amor y de Zappa, se me viene ahora a la mente su canción Dirty Love
"I don't need your sweet devotion
I don't want your cheap emotion
just whip me up some dragon lotion
for your dirty love
Give me
your dirty love"

Sí, Zappa podría acompañar perfectamente una reunión como la antes mencionada.

Alejandro (vuestro humilde narrador) dijo...

Completamente de acuerdo contigo, no tengo más que añadir.
Curioso personaje, tu amigo.
Y muy buena propuesta: Dirty love y abrir las ventanas.

Raúl Peñaloza dijo...

Hombre, ahora sí que has viajado del alcohol a la fiesta, del humor a Zappa, del Paki a la ciudad y no te has dejado fuera ni a los que recogen la basura.

Je je, multifacético...

Alejandro (vuestro humilde narrador) dijo...

Si, fue una noche muy completa, de humor en el aire y mucho alcohol, ojalá todos los cumpleaños fuesen así!