miércoles, 1 de septiembre de 2010

La sabiduría de los idiotas

















Dicen que rectificar es de sabios, me imagino que quien se inventó la frase se equivocaba con mucha frecuencia, quizás con demasiada y tuvo que inventarse algo para justificar su torpeza, para alardear de que era sabio, al menos con los dichos populares. Lo que si que está claro es que todos nos equivocamos, por eso somos humanos, imperfectos, algunos se tropiezan con la piedra una vez, otros dos, otros tres y otros ya ni andan temerosos de lastimarse. En realidad es muy fácil, hay que andar despacio y sobretodo mirar al suelo de vez en cuando, o traducido en otras palabras, hay que vivir poco a poco, sin excesos y tener los ojos bien abiertos en todo momento.

Aquel que se equivoca y luego rectifica no es idiota, algunos dicen que es de sabios algo tan obvio como ver donde está el error. Aquel que se equivoca y vuelve a tropezarse, es idiota, pero pobrecillo si no da más de si... Pero aquel que se equivoca, que no entiende nada, que sigue avanzando y encima se cree sabio, es  un completo idiota.

Afortunadamente, ni me creo sabio, ni me equivoco más de la cuenta, no en vano estoy todo el tiempo rectificando, revisando lo que hago, reflexionando si soy algo idiota. Y bueno, espero no haberme equivocado por completo porque entonces seré... ya rectificaré después


4 comentarios:

Raúl Peñaloza dijo...

No sé qué me gustó más, si el texto o las fotos.

Alejandro dijo...

¡Dejémoslo en un empate!
No te puedes ni imaginar lo que me ha costado de cuadrar las imágenes con las fotos, todo según mi planteamiento original.
Esta es la idea que quiero seguir con el blog, más fotos de cosecha propia y menos textos, más humor con un toque de reflexión.

¡Gracias por el cumplido!

Antonio L. dijo...

Yo muchas veces hago algunas cosas con la idea de que me puedo equivocar rondándome la cabeza, pero como hasta que no lo haga no lo sabré con certeza pues termino haciéndolo y rectificando :D

Alejandro dijo...

Si, Antonio, es que la indecisión a veces no es muy buena y equivocarse una vez (bueno, dos también) es casi algo obligado para avanzar. :D

¡Saludos!