domingo, 23 de mayo de 2010

Sobre el horóscopo y el don de la predicción


Parece ser que la imprecisión de las pitonisas en sus predicciones, referido a las publicaciones del horóscopo, sean debidas por desbarajustes astrales por interferencias con los satélites del cielo, pues muchas veces nos encontramos con diferencias bastante delirantes dependiendo de la fuente que se consulte. Es difícil creer en esas "brujas" que tan orgullosas lucen esos atuendos y accesorios que parecen sacados de una tienda de disfraces. Personalmente discrepo de las opiniones de algunas de estas "meigas" aunque no seré  quien ponga en duda el talento de todo  un colectivo  cuando ni siquiera lo he presenciado en directo o pagado por sus servicios, no sea que me echen un mal de ojos!

Referido al horóscopo, lo que no se puede negar es el influjo que tiene la temporada en la que se nace  pues no creo que sea lo mismo hacerlo en verano o en invierno, en primavera o en otoño. En esos primeros meses de vida todo lo que le pase al bebé será vital para el desarrollo de su personalidad.  Está claro que las sensaciones vividas al estar flotando en una placenta y siendo alimentado a través de un tubo no son para nada comparables a la crudeza de estar un mundo hostil. Sólo hay que ver como le cambia el carácter a algunas personas al toparse con un día lluvioso después de uno soleado y viceversa; en un recién nacido ese tipo de cambio no iba a pasar inadvertido, por lo que podemos deducir que los cambios del clima en función de la estación en que se nazca son los que, en parte, marcan al recién nacido con una personalidad en concreto. Pero de ahí a sacar doce personalidades "tipo" creo que es algo exagerado, pero claro las tarotistas no sólo se aferran a ese dato sino que lo complementan con teorías sobre el movimiento de los astros y las alineaciones estelares!

Después de escribir todo esto y viendo como sus "víctimas" habituales suelen ser gente con problemas, o que no se encuentran en su mejor momento, sigo pensando que la gran mayoría de pitonisas lo único que hacen es sacar dinero aprovechándose de falsas creencias, del miedo a lo desconocido. Y eso es algo que me molesta, antes prefiero pagar gustosamente por presenciar los artificios de un mago, aún sabiendo que todo es una ilusión, que a ciertas pitonisas que juegan con el azar de unas cartas o una bola de cristal normal y corriente;  no me extraña que en la edad media las quemaran.


PD: Advertencia contra vudús o ataques místicos. Este blog es inocuo a las malas artes, está bendecido por una poderosa magia blanca que emana de mis manos mientras escribo, así que absteneros de empezar ningún ritual contra él, aparte que será rechazado por un poderoso cortafuegos y el scaneo de un antivirus actualizado.

¡Avisadas estáis!

2 comentarios:

Wizzo the Green Cat dijo...

Tienes razón sobre el mal uso o abuso que se hace de ese arte en pro del dinero. Sin embargo hay que diferenciar entre tarot y horóscopo y luego entre aprovechados y "profesionales" o expertos del tema.

Mi experiencia personal me ha llevado a creer en esas cosas a base de vivirlas e incluso he jugado un poco con ello (me refiero al tarot), con resultados sorprendentes y muy acertados.

Sea como sea no quiero defender a la multitud que se aprovecha de lo que yo llamaría magia, que en parte es la facultad de manipular a los demás a partir de ciertos actos (ya sea dándole información a alguien que le sugestionará o haciendo ciertos rituales en los que uno cree y tiene fe en sus resultados) y en parte es saber aprovechar el "azar".

En fin, lo que quiero decir es que puedes meterte con los pitonisos y demás bastardos herejes que se aprovechan de los débiles y asustados, pero las artes adivinatorias existen desde que tenemos consciencia o por ahí anda la cosa, y aún se mantienen hoy en dia.

Entonces, crees que sólo es debido a que podemos usarlo para sacar dinero a cierta gente o que realmente cosas como el I-Ching, el tarot o las runas vikingas se pueden usar para predecir eventos?

yo me quedo con lo segundo, me mola más ;)

Alejandro dijo...

No se, todo lo que no tenga un mínimo fundamento científico o una demostración práctica ante mis narices me cuesta de creer, será que no soy un hombre de fe, como John Locke, por ejemplo. ;)
Por ahora, creo en el libre albedrío y cuando dude de ello significará que creeré en lo que otro me diga, me influenciará... Los verdaderos magos no salen en la TV ni llevan esos atuendos baratos.
Yo puedo adivinar (relativamente) mi futuro siempre que me conozca mínimamente, yo elijo el camino y valoró las posibilidades antes de dar un paso, yo soy mi propio chamán! Ya me contarás que tal esas experiéncias a lo mejor me uno y descubro ser un poderoso hechizero (de mi mismo, claro)!!!