martes, 29 de junio de 2010

Sobre gustos si hay algo escrito (parte I)

Voy a intentar superarme a mi mismo, a tirar alguna piedra del atrezzo (aquellas que rebotan cuando las lanzas) sobre mi tejado, lo que a continuación voy a esbozar es sobre la libertad de expresión, la censura, la auto-censura y el mal gusto. Se supone que los artistas no tienen este tipo de reflexiones, ellos crean, producen y todo lo que hacen, incluso sus defecaciones más vulgares son brillantes. No hay obra, proveniente de un artista (reconocido como tal) que por muy pretenciosa que sea con el tiempo no obtenga su reconocimiento y pase a los anales (en el sentido peyorativo) de la historia.

Y lo reconozco, yo soy el primero en admirar con la cabeza caída, trabajos mediocres que en mi infancia me convencieron, que supuestamente eran de gran calidad e incluso hoy en día, ya con un criterio más elaborado, con un gusto más refinado, me siguen maravillando esas excreciones artísticas tan personales. Por suerte, es en las obras sublimes de esos mismos artistas donde mi atención se centra y les perdono todas esas libertades que se tomaron; pero el mal ya está hecho. Me he comprado ya demasiados libros, discos y películas que si dejas a un lado los eslóganes de la promoción y las opiniones de ciertos consumistas descerebrados no valían, ni en broma, el precio que anunciaban. En definitiva, mal gusto.

Yo lo tengo muy claro, no soy un artista, a mi que no me metan en ese saco de pretenciosidad y de tomaduras de pelo, si me tomo ciertas libertades en estas páginas no es para sacar provecho, nunca pondría a la venta un producto o una creación que juzgándose fríamente tuviese las de perder, como es éste caso:



Ah no, perdón, que gracias a este capricho de Lou Reed, él sólo en un estudio de grabación sentado en el suelo como un niño jugueteando con su guitarra, haciendo ruiditos, Sonic Youth no habrían hecho lo que hicieron, o eso es lo que dicen. De hecho en el tercer disco de la citada banda (Bad Moon Rising, 1984) utilizaron algunos samplers de este disco a modo de homenaje. Al respecto de este guiño sólo puedo decir que los grandiosos Sonic youth por entonces eran unos traviesos adolescentes que quizás sobreestimaron el talento "noisy" de un desquiciado Reed,  pues para mi, cualquier obra de la "juventud sónica" le da mil patadas. Sin ir más lejos, ya en directo, la anterior banda de Lou Reed, la clásica Velvet Underground eran músicos muchísimos más inspirados en sus ruidosas improvisaciones, tanto en directo como en las pocas muestras que dejaron en forma de disco. Aunque supongo que también influyó la viola y teclados despiadados del talentoso John Cale:


Atención a lo que dice la wikipedia, parece que la justicia existe en algunos pequeños casos, supongo cuando la "farsa se desmadra":

"Metal Machine Music es un disco de Lou Reed lanzado en 1975. Este disco resultó ser un fracaso comercial y comúnmente considerado el peor disco de la historia a causa de su sonido, tremendamente molesto. Aunque para muchos este disco es una estafa, Reed siempre ha declarado que no era un disco venganza contra RCA ni una tomadura de pelo para nadie, que era un concepto de disco que venia madurando desde los últimos 6 años y que no había podido desarrollar principalmente por cuestiones técnicas. Sin embargo cuando decidió sacar el disco, lo grabo en apenas 24 horas con unas cuantas guitarras desafinadas y con material técnico desactualizado."

No me creo nada de lo que diga Lou Reed respecto a ésta obra, para mi sólo son excusas para justificar una travesura colosal ... o será que tengo la mente muy cerrada. Quizás tendría que disfrutar de esta música habiendo consumido previamente algún tipo de estupefaciente, pero le doy vueltas y sólo veo una monstruosa masturbación musical.

 Yo sólo soy un bromista que hace malabares con las palabras y los sonidos, un equilibrista en la cuerda floja que sabe que debajo hay una red. Insisto, yo sólo soy un bufón pero prefiero esto:



Debe de haber alguna forma de salir de aquí»,
dijo el bromista al ladrón.
Hay demasiada confusión.
No encuentro consuelo.
Los hombres de negocios se beben mi vino,
los labradores cavan mi tierra.
Ninguno de ellos en su estilo
es consciente de lo que eso vale.
«No hay razón para ponerse nervioso»,
dijo amablemente el ladrón.
«Hay mucha gente entre nosotros
que piensa que la vida no es sino una broma.
Pero tú y yo, ya hemos pasado por eso,
y éste no es nuestro destino;
así que no hablemos falsamente,
se está haciendo tarde».

Letra de Bob Dylan

7 comentarios:

Cendrero (Adm. El Busto de Palas) dijo...

Muy cierto lo que dices, lo mejor a la hora de analizar un disco o una canción es olvidarse del artista y mirarlo de forma objetiva. No importa lo famoso que sea o la publicidad que se le haya dado, lo verdaderamente importante es la calidad del disco "por separado". Eso es lo principal.

Y por cierto, la canción de Hendrix del final es maravillosa. Jimi es un guitarrista de élite, de lo mejor que ha dado el rock.

Dani dijo...

Colosal Hendrix!. Inigualable.

Y ya sabéis, Dylan vuelve a España....

Alejandro dijo...

Aún recuerdo la genial sensación de estar en una tienda de discos y no encontrar lo que buscaba y decido a gastarme ese dinero me daba una vuelta por la tineda y cogia un cd de una banda que ni conozco sólo por la portada y posteriormente encontrarme en la escucha con una obra maestra!!! Aunque en la mayoría de los casos eran discos normales y algún que otro que luego vendía de segunda mano! Respecto a Lou Reed, aunque me gusta "Transformer", "Berlin" y "The blue Mask" y "New York" entre otros que no recuerdo, es un artista bastante sobrevalorado, que no quiere decir que no me guste!
Hendrix era genial, como compositor, cantante (con esa excepcional voz nasal bluesera), con esa guitarra salvaje y melódica y encima hacía versiones de temas que superaban al original: All Along the Watchtower, Johnny be good, Wild thing... Grácias por vuestras aportaciones mis fieles seguidores!

Anónimo dijo...

A mí también me gusta més Hendrix que Lou Reed y mucho más la versión de "All along the watchtower" que el "Metal machine", por supuesto. Lo que pasa es que creo que no se pueden comparar; usan lenguajes demasiado distintos.
Eso si, el "M.M" me parece bastante mediocre, si. Es que L.Reed tiene unas patillas de 3000km de longitud y se las tiñe de amarillo fluorescente...ya me entendéis.

Saludos.
Manel.

Alejandro dijo...

Manel, yo creo que el lenguaje del que tú hablas es más bien el estilo: uno noise en estado puro y el otro el formato canción pop-rock llevado un poco más allá de los convencionalismos. Pero la calidad y el buen gustos están por encima del estilo o lenguaje que se practique.

A mi me pueden gustar obras de mal gusto y también puedo despreciar obras de buen gusto por lo ñoñas que pueden parecer...

Pero croe que en las cosas buenas y malas nos podemos poner de acuerdo si dejamos de tener en cuenta la opinión de los "vendidos" o comprados medios de comunicación.

En el fondo lo que cuenta es el juicio sincero del paso de los años, no los recopilatorios (the besto of) o reuniones posteriores de grupos de supuesto culto, lo importante es la calidad.

Anónimo dijo...

Lo que quiero decir es que no podemos comparar una paella con una pizza, para que nos entendamos (con el máximo respeto a ambos platos, claro).
Y comparando el "M.M" (¿menuda mierda?) con platos similares me parece, simplemente, malo.

Saludos.
M.

Alejandro dijo...

Muy acertado lo de MM (menuda mierda) pero recuerda que es MMM (metal machine music), que taL: Menuda mierda musical. Se aceptan sugerencias.

Bueno, en realidad si partimos de la base de que todo es comida, el MM es una paella a la cual le han añadido alimentos extraños a la receta tradicional y aparte el plato está re-quemado y algunos ingredientes caducados, por decir algo. El plato de Hendrix es una rica pizza vegetal (soy consciente que habrá quien preferirá la pizza margarita u otra variantes)con alimentos frescos y todo ello en su tiempo de cocción justo.
Si, te doy la razón en parte, si no tienes unos gustos amplios no puedes opinar, pero de eso creo que más o menos si puedo presumir; me gustan casi todos los platos musicales!
Conclusión: que mejor crítico musical que un buen cocinero de los sonidos conocedor de varios estilos/tipos de platos, no?

Saludos.