martes, 15 de junio de 2010

Pink Floyd: The Wall

Es difícil empezar a escribir sobre un disco del que tanto se ha hablado en el pasado sin caer en más de lo mismo. Sobre la banda no hay mucho que decir, no se caracterizaron por la belleza de sus rostros ni por las fiestas que se montaron. Sólo se puede hablar de música y unos mastodónticos espectáculos que montaron como pocas bandas de su tiempo. Anteriormente habían sacados dos discos parecidos en concepción (Animals y Wish You were here) donde ambos trataban un concepto que arropaban con unas letras elaboradas acompañadas de largos temas y alguno corto, pero ninguno tan pretencioso ni doloroso como éste último. Nunca fueron una banda de singles, de "Wish you were here" sacaron la tristona canción que da el nombre al disco y de "Animals"  se despacharon con una breve canción "folkie" por decirlo de algún modo llamada "Pigs on the Wing". Si bien es cierto que en 1973 sacaron el disco más vendido en todo el mundo: The Dark Side of the moon (otra obra conceptual) donde había un único single efectivo; una canción de seis minutos llamada "Money", que en los directos aumentaban excesivamente su minutaje:



The Wall es el disco que los Pink Floyd grabaron en 1979, fue el último con las formación clásica al completo, posteriormente grabaron uno más sin el teclista (The final cut) y la banda se separó hasta posteriores reuniones sin el que fue el principal motor creador en las letras y conceptos: Roger Waters. El proyecto the "the Wall" no sólo quedó en un disco doble sino que también se grabó una cruda película, por no llamarla videoclip de larga duración, basada en el disco donde mezclaron escenas con personas con algunas partes animadas e incluso alguna con ambas:


Otra vez más, el single elegido fue un excesivo tema de seis minutos que esta vez comercializaron en una versión reducida de 3:15. Aunque en el disco el tema se subdivide en tres partes donde en la película las dos primeras se unen mediante otro "subtema" que hace de puente:



No es que sea un LP recargado de arreglos orquestales o donde hayan grandes complejos desarrollos musicales, aunque algo hay, se trata de un disco repleto de canciones, generalmente cortas,  que forman los recuerdos de la vida de alguien que su aislamiento le ha llevado a crear un muro del cual no puede escapar así como así.  Este disco es un viaje a las tinieblas del ser humano, a sus fantasmas, sus debilidades, un recorrido intimo que a veces se vuelve violento, a veces tranquilo. No recomendado para oídos sensibles o mentes estrechas.

2 comentarios:

Cendrero dijo...

Vaya, buena música la que escucháis por aquí, este disco es una obra maestra. Pink Floyd tiene un estilo único, unas letras originales, una forma de tocar especial... todo.

Este disco en particular lo reúne todo, con ese ambiente depresivo y marginal que tiene la historia. La verdad, poco más puedo decir sobre esta obra de arte.

Me parece (que no estoy seguro) que fue el disco más vendido de su década. Sin duda, se convirtió en todo un superventas.

Alejandro dijo...

Después de Alabar hace poco al disco de los 1974 de Genesis "The lamb lies down on broadway" que para mi es lo más parecido a un "The Wall" no pude evitar hacerla una pequeña review al clasicazo de los Floyd. La verdad es que me he quedado corto con el peloteo, pero para aparentar objetividad he sido comedido. ;)
El disco fue un éxito, como todas las obras de P.Floyd pero lo que vendió como churros es el single "Another Brick in the wall Pt2" la versión cortita de 3 minutos. El disco que fue superventas por lo que tenía entendido fue el "Dark Side of the moon", no? Habrá que consultar a nuestro amigo google..