domingo, 27 de junio de 2010

Peter Gabriel III: a la tercera va la vencida

La carrera en solitario de este genial artista está llena de altibajos debidas a cambios en su formación, a giros estilísticos arriesgados y colaboraciones robustas y fructíferas que hasta el tercer disco nunca  llegaron a consolidarse como la de Robert Fripp o Kate Bush, por citar algunas. Y es por eso que me dedicaré a comentar un poco la carrera en solitario del que fue el cantante de Genesis hasta 1974, al menos hasta su tercer disco, que a pesar de no tener título los fans lo llamaron "Melted" por su portada. Y es que fue este LP en concreto el que lo impulsó definitivamente hacia un reconocimiento mayor y a un público más amplio; después del cuarto disco, también oscuro y sombrío, los siguientes tenían una menor orientación hacia la experimentación y eran un pelín menos íntimos aunque igualmente variados. Ya en los últimos años, cierto conformismo y fama le han hecho centrarse en un estilo muy particular y el lado más atrevido ha quedado a un segundo plano aunque no por ello su creatividad ha quedado afectada como ha pasado con otros músicos de su quinta.

El disco debut a pesar de contar con un buen presupuesto, arreglos orquestales de Michael Kamen (The wall de Pink Floyd) y las guitarras de Dick Wagner y Steve Hunter (Berlin, de Lou Reed) y canciones más que decentes, su estilo aún no estaba lo suficientemente definido por lo que me atrevería a decir que el productor metió mano más allá de lo que al autor habría preferido. En todo caso es remarcable el primer tema del disco con unos guiños musicales y vocales cercanos a la esencia de Genesis, un estilo el cual su compañeros rechazaron y que posiblemente no habrían conseguido por mucho que lo hubiesen intentado:



Y para terminar la revisión de este primer LP (también sin título el cual sus admiradores llamaron como "a Car"), no podía faltar la canción más comercial del disco, "solsbury hill" la cual escribió tras marchar de sus primera banda, en un estado de ánimo bastante particular.  Un tema el cual hasta Dream Theater se han inspirado en su introduccion con un tema propio, primero el original:



La versión de Dream Theater, la cual aún me sonroja cuando escucho la intro y la primera estrofa, no está mal y me lo he tomado como un homenaje sabiendo que todos sus componentes admiran al carismático Gabriel:


El segundo disco era demasiado tristón e incluso minimalista, supongo que influyó el hecho de que recientemente hubiese roto con su pareja y que su ex-banda (Genesis) triunfase con canciones pop algo facilonas en vez de respetar el espíritu de la banda cuando él estaba al frente, por lo que decidió apostar por un formato más íntimo, más honesto pero tampoco lo suficientemente inspirado como para seguir avanzando en esa línea. A destacar, desde mi humilde punto de vista, el tema "Exposure", repetitivo, cavernoso, malsano pero inspirado, una joya la cual su compinche Robert Fripp adornó, al igual que en todo el disco, con sus originales "frippetronics":




Y a la tercera va la vencida, el tercer disco llamado por los fans como "melted" por el montaje fotográfico de su portada, nos avecina un disco de cambios encontrando un símil con su rostro el cual deshace por unos de los lados, una obra íntima pero reivindicativa, con toques pop, rock pero al mismo tiempo inspirada por el uso de experimentación y tecnologías todavía no utilizadas en el mundo del "mainstream", con unos recursos de estudio bastante inusuales como efectos de retardo, chorus, reverbs y delays en un perfecto equilibrio entre los diferentes instrumentos.


En él nos encontramos unas letras directas, sin apenas metáforas o poesía, pero siempre con un mensaje, un disco desolador en el cual se integran elementos antiguos como sus melodías de voz habituales pero con varias tomas grabadas a modo de enfermizos coros hechos por él , junto con otros recursos que utilizaría posteriormente como las bases rítmicas edulcoradas, las percusiones intrigantes y unas guitarras que pierden la contundencia del rock y se fusionan con los bajos, mientras que los teclados aportan unos arreglos minimales y los metales acaban definiendo las partes rítmicas. Una combinación extraña que fue un todo un éxito después de sus relativos fracasos comerciales anteriores.


Y para terminar, que mejor que con la última canción del disco, Biko, dedicada al incidente basado en la vida del líder sudafricano Steven Biko, luchador contra el apartheid, que murió asesinado en 1977 por el gobierno sudafricano. Un caso polémico ya que fue detenido sin ningún tipo de acusación y tras su muerte se insinuó que había fallecido a causa de una huelga de hambre que había iniciado, pero la investigación llevada a cabo dictaminó que la causa de la muerte fue una lesión cerebral, no hace falta decir quienes fueron los culpables. Lo triste es que el juicio posterior falló argumentando que no había responsabilidad criminal alguna por su muerte y el caso fue archivado. Aquí es donde entras nuestro heroico protagonista dedicándole una canción, tema que además formó parte de la película con el mismo nombre que se hizo en 1987 dirigida por Richard Attenborough.



7 comentarios:

sentimental_mood dijo...

Peter Gabriel! Me encanta! Hace solamente unos minutos me pillas escuchando Mother of Violence.
El disco Melt es maravilloso. ¿Sabías que la foto fue tomada con una Polaroid y luego retocada?
La verdad es que la portada también impresiona, en fin, es Peter Gabriel, ¿qué esperamos? una cutre-portada, por supuesto que no! Es P.G...
Un saludo!

Alejandro dijo...

Jobar, que aún estoy retocando los textos, mecachís! Bueno, me alegro de que hayamos coincidido en inspiración; se la debía hace tiempo a este gran hombre! Sobretodo como ex-fan de los antiguos Genesis.

Alejandro dijo...

Bueno, por fin terminé, es que me pongo a pelear con los códigos y las correciones a altas horas de la noche para que no me pilléis con las manos en la masa y ni así, bueno, se agradece igualmente!
Yo hace unos días me enamoré literalmente del videoclip de "Don't Give Up" con Kate Bush, pero no la versión conocida por todos sino la "alternativa", que es IMPRESIONANTE, de la canción no digo nada que seguro que la conoces!!!

Que me estás contando de la Polaroid... por supuesto que lo sabías, ¿por quien me tomas? ;)

Ahí va: http://www.youtube.com/watch?v=LG_7IDZHHzM

Hasta a mi me sale la vena tierna...

Por cierto, Mother of violence, que bajón más saludable me da esa canción y en general ese segundo disco con el lunático de Robert Fripp a la guitarra. ¡Interesantes gustos!

Cendrero (Adm. El Busto de Palas) dijo...

Excelente post de un excelente disco de un excelente artista ¿Se puede pedir más?

Muy curiosa la actitud de este músico de negarse a ponerle nombre a sus discos (dicen que los consideraba como números de una misma revista), sólo los grandes genios tienen esta clase de ideas (como los Beatles con el álbum blanco y su portada).

En fin, un homenaje genial a este disco y al artista. ¡Nos vemos!

Alejandro dijo...

Si se puede más pues notaba que le faltaba un enfoque aún más personal y lo he vuelto a cambiar añadiendo mucha más información pues creo que donde toca enrollarme me quedo corto y en la paja a veces me extiendo demasiado, espero no haberlo estropeado, jeje!

Saludos!

Dani dijo...

Muy buen artículo. Veo que Gabriel cuidaba los videoclips como nadie, y no sólo con "Sledgehammer"....

Alejandro dijo...

Gracias a TODOS por los cumplidos, si hasta sería capaz de escribir un libro sobre su música. E incluso me sabe mal dejarme en el tintero obras posteriores como "Us", "So","OVO" y "UP".

Si, si, Dani, es que Gabriel lo ha abarcado todo, el Rock, Rock Progresivo, pop, experimentación, música étnica... y en el ámbito audiovisual sus videoclips eran de los más innovador, a parte de Sledgehammer, no olvidemos Steam!!! Sus conciertos (por desgracia no he ido a ninguno de ellos) eran todo un espectáculo, no a la altura de los P.Floyd pero no tenían desperdicio.