lunes, 12 de julio de 2010

Sanicomio

Hay más locos fuera del manicomio que dentro o eso dicen, pero no hay ningún lugar para protegernos a los que nos creemos sanos, para ello un amigo me ha sugerido que habría que crear unos centros o ciudades herméticas del mismo modo que en la película "El show de Truman", unos lugares llamados "Sanicomios" donde poder estar resguardados de la demencia que nos rodea. Lo malo es elegir al personal adecuado y a los no-pacientes sin que se nos escapen unos cuantos chiflados en la selección, no sea que infecten a los demás; posiblemente los organizadores al leer este blog a mi no me dejarían entrar.

Pero la realidad es que todos somos bipolares, todos tenemos dos caras y estamos oscilando constantemente de un lado a otro, vivimos controlados inconscientemente por desequilibrios químicos, podemos alcanzar un equilibrio perfecto suprimiendo todas las emociones pero ello no parece un ideal de felicidad sino de armonía. Mentía, en realidad no somos bipolares sino tripolares pues en todo estado emocional se encuentra un lugar llamado el centro, el vacío, la apatía.

En el terreno creativo me gusta ejercer de bipolar "guest", doy un paseo por el lado mas salvaje de la mente (no confundir con la canción de Lou Reed) pero con la tranquilidad de que yo "controlo" sin tener que hacer uso de ninguna de esas drogas que los médicos llaman medicinas. En cambio a los verdaderos protagonistas, los bipolares oficiales, los profesionales (puesto que incluso reciben pagas) no se les reconoce sus esfuerzos creativos ya que son catalogados como enfermos. En cambio a los bipolares que se han escapado del diagnóstico se les trata como artistas, genios, creadores únicos...

Y también fuera del diagnóstico, tenemos a los extravagantes actores y actrizes que con sus excentricidades destrozan apartamentos, se pelean con los periodistas, etc, no son más que otro tipo de bipolares extraoficiales. Tampoco olvidemos a los artistas "sanos" que tienen que ejercer de bipolares amateur, haciendo lo que pueden con sus desbordados sentimientos encima de un escenario pero luego al terminar la actuación vuelven a la tranquilidad del desequilibrio de la sociedad moderna.

Si los manicomios son los lugares a donde se llevan a los "locos" para curarlos y para protegerlos de los sanos, entonces el sanicomio tambien podría ser un lugar donde enloquecer a los sanos o donde resguardarlos de los locos no sea que estos se curen por mimetismo. Quizás las ciudades son enormes sanicomios y la única vida "sana" se encuentre en los pueblos, en las montañas, incomunicados de la locura de las masas y los medios de comunicación.

Me parece que está temática me está afectando demasiado y necesitaré recetarme un buen blues de Prozack o para alcanzar mi Nirvana personal administrarme una buena dosis de Lithium. Pero dejadme, yo controlo, yo controlo, no quiero la camisa de fuerzas, yo controlo!!! Esto es sólo es un blog personal...


Post instigado e inspirado por las reflexiones de un bipolar profesional 

5 comentarios:

Patricia dijo...

¿Cuerdos o locos? ¡Qué más da! La gracia está en cómo nos relacionamos. No puedo imaginar nada más aburrido que un sanicomio. Aunque tal vez esa sería la forma de conseguir la paz mundial ¿lo habías pensado? Los excesivamente cuerdos suelen tener ideas bastante destructivas, ideas de eliminación de todo lo que les molesta. Afortunadamente soy una optimista y siempre recuerdo que el día amanece para todos, que en el mundo tiene que haber sitio para todos, cuerdos y locos.

Una entrada muy inspirada, el tema tiene mucha chicha. La expresión artística requiere de cierto desequilibrio o por lo menos desinhibicion. Si sigues estirando del hilo encontrarás inmumerables ejemplos de artistas- locos, artistas - enfermos, artistas- drogadictos, etc, etc, etc.

Y la foto me ha parecido fantástica ¡Muy buena!

Alejandro dijo...

La paz mundial sólo se logrará cuando el dinero o el combustible dejen de tener importancia o cuando todos tomemos una sustancia como "soma" del mundo feliz o "Equilibrium" de la pelicula del mismo nombre. No hay nadie cuerdo del todo simplemente hay quien mueve "hilos" y es peligroso o inofensivo, digo yo... Eso si, los fachas tiene ideas racistas, genocidas, separatistas, etc. Pero si el optimismo es mejor que su opuesto, bien, bien!

Posiblemente todos vivimos en un sanicomio y no lo sabemos.

Dani dijo...

Muy interesante. La foto es psicodélica.

Alejandro dijo...

Veo que os ha gustado la foto. He de reconocer que era difícil de hacer, puesto que las cámaras no fuman "petas" ni comen setas alucinógenas y meterle eso por el objetivo fue toda una faena.
Si, Dani, esa foto podría haver estado en el libreto de cualquier banda psicodélica de los 60's.

Anónimo dijo...

soy el de la foto
y te puedo haber inspirado , pero no instigado a escribir el post
simplemente me acompañaste a la visita de mi psiquiatra y en la sala de espera tu inventaste el termino sanicomio
tu post está plagado de ideas que no puedo compartir, son sólo tuyas
estoy más por la antipsiquitría que propone cerrar manicomios y que los locos vivan en medio de la sociedad

bipo_pro