miércoles, 23 de marzo de 2011

A dos metros bajo tierra





















Siempre habrán series que, independientemente de su calidad, gusten a las masas, que cuando unos cuantos digan "Posiblemente es la mejor de la historia" el resto se lo crean y se la traguen hasta el último capítulo; o bueno hasta que aparezca otra serie de las que digan "Triunfadora en EEUU" o algo parecido y la otra pierda audiencia. Pero no es este el caso, hasta donde recuerdo,"A dos metros bajo tierra", al menos en España, no es recordada como una de las grandes, aunque no fue así en el resto del mundo como dicen el siguiente extracto de la wikipedia:

"Six feet under es usualmente reconocida por los críticos como una de las más grandes series de la historia de la televisión, de la misma forma que su final es ampliamente considerado como una de las mejores conclusiones de un producto de cualquier índole de la década. Fue nombrada en tercer lugar por la revista Cinemanía en su lista de "Las 50 mejores series de televisión del siglo XXI". También apareció en la lista desarrollada por la revista Time "All-time 100 television series".  

No es que "A dos metros bajo tierra" no tuviera éxito, tampoco fue desbancada por otra serie de moda o que estuviera más publicitada; pero su temática la hacía demasiado especial para la mayoría de españolitos de clase media o quizás influyera el hecho de que la pasaran a horarios poco comerciales. Tampoco es fácil de obviar un muy mala calidad de audio en el doblaje.

Entiendo que a mucha gente la frase "A dos metros bajo tierra" les evoque simplemente eso, algo relacionado con las tumbas y es que es difícil que una serie cuyo argumento gira entorno a una familia que lleva una funeraria, atraiga a una mayoría; tampoco creo que lo pretendiese su creador Alan Ball (el también guionista de la apañada True Blood), lo que no quiere decir que sea para minorías, pero si que sería correcto decir que quizás esté más enfocada para un público adulto.

Tampoco pretendo asustar a nadie, no es una serie lenta, retorcida, triste o macabra, sino más bien de tono realista, pero donde también hay lugar para el humor negro, donde nos encontramos con escenas de sexo sin complejos, muy picantes, donde a veces hay sueños o toques surrealistas como hablar con cadáveres (aunque también podrían ser imaginaciones). El secreto de su larga permanencia y de la constante  calidad es la combinación de los elementos anteriormente citados sabiamente mezclados como pocas veces he visto en la pequeña pantalla.

A pesar de lo dicho en el primer párrafo, confieso que inicialmente siempre me han gustado las series con grandes presupuesto, esas que tienen arranques espectaculares, que algunos dicen ser la "revelación del momento", pero solamente en sus primeras temporadas pues en la mayoría de los casos  la calidad baja a costa de abusar de la "fórmula", de forzar situaciones y personajes para crear intriga y adicción cuando en el fondo lo único que quieren es amortizar la inversión hecha por el productor en los efectos especiales.

Siempre habrán series espectaculares, a la altura de una película, con explosiones, persecuciones, con héroes de acción y villanos a la altura. Pero no, "A dos metros bajo tierra" no es de esas, tiene un presupuesto modesto, hay pocas localizaciones, no hay disparos ni sangre a borbotones, en este caso la "fórmula" recae en unos guiones muy trabajados, en unas interpretaciones de gran calidad, en la evolución psicológica de los personajes.

No fue casual que me interesase por "A dos metros bajo tierra", no fue ni por sus críticas ni por recomendación de nadie, simplemente fui otro de los muchos que piqué al saber que era la anterior serie del actor Michael C. Hall (más conocido en la actualidad por su papel en Dexter). Y la verdad es que hace un papel muy bueno, teniendo en cuenta que en la vida real es heterosexual, es curioso ver como borda ambos papeles, hasta la fecha pensé que había nacido para encarnar al carismático asesino en serie, pero cuando lo ves en "A dos metros bajo tierra" haciendo el papel de un director de funeraria, un tipo serio y conservador, me tengo que retraer de mi primera impresión.

Aparentemente, todos los capítulos empiezan de la misma manera, con los minutos previos a la muerte de alguien (a cada cual en la situación más peculiar), posteriormente empiezan los créditos y se ve como la familia empieza los preparativos para el funeral y se termina con el velatorio, aunque a veces también vemos el entierro. Pero claro, hay mucho más en esos episodios, de fondo nos encontramos reflexiones sobre la vida y la muerte, sobre la hipocresía que hay entorno a los funerales y claro, principalmente se muestra la vida de los principales protagonistas y otros secundarios de gran peso que son los que hacen girar todo el conjunto. Por otro lado, a veces se permiten hacer algunos episodios que rompen los esquemas habituales, lo cual de vez en cuando es de agradecer.

 Ya lo he dicho antes, pero es sorprendente la caracterización de los personajes, son tan humanos que casi se pueden tocar, oler, tienen defectos, dudas, miedos, como todos nosotros y prueban de salir adelante como pueden, es fácil identificarse con ellos, con sus acciones, con sus pensamientos y la gracia de todo es que vemos como evolucionan con los años y sigue siendo creíble. Se podría decir que es una serie dramática, que trata sobre la vida y la muerte desde muy cerca, pero también se ahonda mucho en los conflictos de pareja, en las infidelidades, en tendencias sexuales tabú poco habituales como la poligamia, el lesbianismo o la homosexualidad. También hay un rincón para la fotografía, el arte su relación con la depresión y las drogas.

Si tuviera que destacar el papel de algún actor en concreto, no sabría que decir, todos están en un altísimo nivel y el protagonismo de todos ellos va cambiando dependiendo del capítulo. Sería muy fácil destacar al citado Michael C. Hall o a Nate (Peter Krausse) por su carisma como el hermano "enrollado" pero también su hermana pequeña Claire (Lauren Ambrose) cuando la serie va avanzando se le da más importancia. Se podría decir que Rico (Freddy Rodriguez ), el restaurador de cadáveres o Ruth (Frances Cornoy), la Madre de los dos hijos, forman parte de los secundarios, pero también tienen momentos de lucimiento. Tampoco me puedo dejar a supuestos secundarios como Brenda (Rachel Griffiths), como la principal novia de Nate o el apuesto y cuadrado policia, Keith (Mathew_St._Patrick), no en vano las actrices que hacen de Brenda y Ruth han ganado premios por esta serie.

Otro detalle importante, como he dicho antes, es el del sexo, donde también se le hace un tratamiento muy particular, puesto que uno de los protagonistas es homosexual, mientras que él otro es muy liberal pero "Hetero", la gracia se encuentra en que en todo momento se trata al sexo como una liberación, como una forma de quitar el estrés, de desahogo, dejando de lado el habitual enfoque romántico, lo que no quiere decir que el amor no esté en el aire. El sexo está en todos los personajes, en la madre, en la hija y en los hermanos pero cada uno la vive a su manera.

Y bueno, para terminar, un detalle que no se suele comentar es el de la fotografía y es que sin ser lo mejor que he visto en producciones similares, a mi me sorprendió gratamente, pocas veces he visto un trabajo tan creativo al sacar partido a las diferentes perspectivas de un mismo recinto e incluso a los mismos personajes, y todo ello sin que entorpezca, sin ser forzado. ¡Chapó!



 

13 comentarios:

Patricia dijo...

Creo que desde Twin Peaks no me engachaba tanto a una serie.Ha habido momentos en los que me he sentido identificacada con las tres protagonistas femeninas a un mismo tiempo ¿Triple personalidad? Claire, la madre y la primera novia de Nate. ESta serie tiene la virtud de tocar material interno. De principio a fin, en sus capítulos se reconoce la vida real, la de las personas corrientes, la vida imperfecta que la mayoría tenemos. Sable tocar la fibra y el sexo está presente en todos los personajes y en todas las edades. ¡Hasta hay por ahí un amante ruso! jajaja
Cest la vie. Y Nate me recuerda mucho a alguien que conozco. Curiosamente, sí.

Saludos

Irene Comendador dijo...

Mmmm, curioso este post, me has despertado el gusanillo de ver la serie en cuestión, bueno la verdad es que desde que padezco de insomnio (año y medio ya) y he encontrado el mundo de los blogs, mi paso por la tele en general (ya sea basura "la mayoría" o no) es muy escaso, así que ni “True Blood” ni “A dos metros bajo tierra” han estado dentro de mis aficiones. La que si vi hace ya tiempo fue Dexter, que al parecer es del mismo prota, y me parece un actor cojonudo (¿se puede decir cojonudo?) Bueno, el caso es que cuando le saque un rato a mi vena serial, empezaré por esta recomendación, gracias por ella

Por cierto, gracias también por pasarte por mi casa, y si, dejaré de llorar (soy algo melodramática, ya me iras conociendo) pero cuando se me pase un poco el berrinche inicial (también hago comentarios demasiado extensos, también me iras conociendo eso)
Nos vemos compañero blogero
Un beso (también pecó de exceso de cariñosísimo ¿se dice así....? vá... que más da, tú me entiendes)

Alexandre Vaudeville dijo...

> Patricia, no creo que tenga doble personalidad, hasta yo me he identificado con algunas facetas de algún personaje femenino, aunque más en los masculinos, jeje! Esa es la gracia de esos personajes, cada uno representan varias partes de nosotros y nos vemos reflejados!

Me ha gustado eso que dices de "material interno", muy apropiado!

El amante ruso, jaja! Muy entrañable él. El espíritu de Nate está consciente o inconscientemente en todos nosotros!

> Irene, yo tampoco veo apenas la tele, de hecho me mosquea mucho esperar una semana para un triste episodio y encima ver anuncios entre medio; soy de los modernos que los ven vía internet en inglés subtitulado al castellano, así puedo ver los que quieras, pasarme como tú la noche sin dormir, etc. Por cierto, respecto a tu insmonio, espero que no montes un "Fight Club". ;)

Respecto a lo de "cojonudo", por supuesto que lo puedes decir, como si estuvieras en tu propia casa!!! ;)

Pasando a True Blood, te puedo decir que he visto apenas una temporada y me parece algo decepcionante, pero no pierdo la esperanza de que me muestre las pinceladas de genialidad de su anterior serie, la reemprenderé. En cambio "A dos metros bajo tierra" es super recomendable, de hecho ya me avergüenzo yo de haberla empezado a ver tres años después de su emisión... Si tu no la has visto, no pasa nada, pero se confirma mi estadística que en España no fue excesivamente popular.

Me ha costado, pero ya he asimilado muchos besos virtuales de desconocidas o no tanto (al principio me costaba), así que no te preocupes, lanza los que quieras y se lo melodramática que quieras. No problemo. Entiendo. ¡Libertad blogera! ¿O era blogeril?

Marchando Otro beso!

Sonix dijo...

Muy de acuerdo con tu entrada. Hace unos años (creo que hace 3 o 4) me tragué toda la serie, con sus 5 temporadas completitas, en un verano. Me enganchó tanto que no podía dejar de verla... me hizo reír, llorar, y hasta casi querer a los personajes. Una de las series más redondas de la historia, en cuanto a que en mi opinión la calidad no disminuyó en sus temporadas, ni fue alargada sin necesidad. Muy buena serie, me has dado ganas de volver a verla y todo!

Alexandre Vaudeville dijo...

Sonix, pues si tú estás de acuerdo con mi entrada, pues yo estoy muy de acuerdo con tu opinión. Quizás la última temporada fue excesivamente dramática, pero la calidad no bajó para nada! Mira, porque la tengo reciente que sino también me apunto a un re-visionado!

Antonio dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Antonio L. dijo...

Hola Alex. Me he alegrado mucho al leer esta entrada. Estos días he estado fuera de prácticas y, cuando llegaba a casa, me puse a ver la serie Perdidos. Todos mis amigos y familiares me la recomendaban, así que me propuse el visionarla. Al final terminé de ver las 6 temporadas completas en 40 días, es mi mejor récord :D

Después de ver "Perdidos" me quedé con ganas de ver otra serie, así que estuve dudando entre "True Blood" o "A dos metros bajo tierra". Finalmente me decidí por esta última y comparto todas tus impresiones.

Es una serie bastante modesta de presupuesto comparada con Perdidos y otras más "populares", pero el mensaje que transmite acerca de la vida es magistral.

Yo también le di un vistazo a Wikipedia y busqué la lista de Cinemanía, al final encontré la supuesta lista pero la serie aparece en quinto lugar, así que no sé cuál de ambas se equivoca, de todos modos la serie para mí es de lo mejor que he visto en mi vida... y eso que todavía voy por la primera temporada.

Gran reseña. ¡¡Saludos!!

Nuevo Ícaro dijo...

Para mí esta serie es una pasada, al margen de lo que pueda decir cualquier lista de supuestas mejores series. Yo se lo que me gusta y punto, no me dejo influenciar por opiniones externas, me limito a disfrutar y ya está, que al fin y al cabo, es lo que cuenta.

Me ha encantado tu exposición de la serie y estoy de acuerdo contigo en el comentario acerca de la fotografía. En cuanto a la actuación de Hall en Dexter me chirriaba un poco al principio, ya que no lo veía en el papel pero ahora creo que sin duda alguna está enorme.

Saludos subterraneos.

Alexandre Vaudeville dijo...

>Antonio, Encantado de tenerte por aquí!
Es fácil ver "perdidos" en tan poco tiempo, es muy adictiva! Yo también estuve viciado, aunque no recuerdo cuanto tardé en acabarmela. Y debo de reconocer que me gusto bastante, pero mi conclusión es de que... muchos capítulos y pocas nueces. Me alegro de que coincidamos en gustos respecto a las series y que te haya gustado mi entrada.Respecto a "A dos metros bajo tierra", no te defraudará para nada, te lo aseguro!

True Blood, puff, me esperaba algo más, teniendo en cuenta que el primer capítulo y el segundo si que me gustarom, pensaba que sería más rompedor o provocador (aunque la idea de la bebida "true blood" es muy buena, pero claro, viene de un libro. Pero como serie, es mas una historia de amor con vampiros de por medio que otra cosa. No es infantil-adolescente como Buffy & Co. pero creo que es una serie flojucha.

> Nuevo Ícaro, yo también paso de listas y premios, empecé a ver la série sólo por el actor y al final me he encariñado/identificado con TODOS los personajes, es algo insolito, sin duda alguna. La fotografía es muy buena y las canciones que suenan, incluso no gustándome, las encontré muy apropiados, lo cual creo que es bastante meritorio.

Y bueno, respecto a Dexter, es curioso porque el capítulo piloto me gustó, pero luego hasta el cuarto o así, la serie no acabó de arrancar pero luego te encariñas con el personaje, con su lado oscuro y no creo que haya fin (vamos por la cuarta temporada). No importa lo que Dexter haga en su tiempo libre, en el fondo del fondo, a pesar de no tener sentimientos, es una buena persona y cada vez se conoce más a si mismo, se vuelve un poco más humano. Grandes series las dos!

Saludos a ambos!

eulez dijo...

Esta es un pedazo de serie. Probablemente junto a "The Wire" la mejor que he visto. Ambas redondas y magníficas de principio a final.

Alexandre Vaudeville dijo...

Mira que me han recomendado "The Wire" pero la temática no atrae mucho pero si me la pone a este nivel, habrá que verla!

Hombre, pues gracias por la recomendación! ;-)

Anónimo dijo...

A dos metros bajo tierra es la mejor serie de la historia de la tv.
Cada una de sus cinco temporadas son una lección de vida:vive y deja vivir,disfuta de la vida,vívela al límite y pasa de toda la gente que te intente tocar los cojones.
Y los 6 últimos minutos de la serie constituyen una de las cimas artísticas de la historia de la humanidad.

moda hip hop dijo...

Me gusta...