sábado, 2 de abril de 2011

El tabú del suicidio


El tema del suicidio, la eutanasia o la inmolación es algo serio, se podría decir que es casi un tabú, no se suele hablar de ello pero cuando se hace la mayoría suele coincidir en que las tres opciones son incorrectas. Es muy fácil ver al suicida como un cobarde, a la eutanasia como un crimen por parte de la persona que ofrece la muerte (como si se tratase de un verdugo moderno). Y finalmente, a la inmolación como un acto terrorista, raras veces como algo heroico.

Mi entrada de hoy no pretende hacer ningún tipo de apología del suicidio en ninguna de sus formas y es que según ciertos estudios de la OMS aseguran que "el trauma emocional que causa un suicido en el entorno del suicida, fallido o realizado, puede durar numerosos años"Lo que también es cierto, es que cuando alguien se suicida porque otro lo ha hecho, desde mi punto de vista, es puro borreguismo, por no decir falta de personalidad. Hay razones para suicidarse más inteligentes, por no decir justificables como graves minusvalías, enfermedades dolorosas crónicas, etc. Aquí es donde entraría el verdadero debate.

Es raro que hoy en día alguien que conocemos y tengamos cerca se suicide, ya que las personas que lo hacen suelen sentirse "solas" y es que cuando una persona decide quitarse la vida es por causas mayores. Desde internet, se ha procurado de dar ayuda de una manera muy especial, de hecho, si se busca en google la palabra "suicidio" o variantes, lo primero que se encuentra es un teléfono rojo con el  número de la esperanza del país en que estemos. Eso si, han descuidado un cosa muy importante, cuando haces una búsqueda con "métodos para suicidarse" no encontrarás el citado teléfono y si un listado de varias páginas, alguna serias y otras en clave de humor donde se explayan sobre la citada temática. Quizás es un error o quizás es premeditado.


Otra información que también puede encontrarse por Internet es el de las estadísticas por países, pero al final, ninguno de estos datos sirve para el suicida y si para la prevención en esos lugares. También hay muchos mitos sobre la edad o la temporada del año, o el nivel económico de donde se viva, pero al final, los factores de peso no van tanto por ahí sino por circunstancias particulares.

Hay muchas causas para suicidarse y algunas poco tienen que ver con los clichés más habituales, una pequeña clasificación que he encontrado sería está:

-Los "vicariantes": se adelantan o aceleran el acto de la muerte que se vislumbra en un futuro, con la justificación de que no hay esperanzas y sólo creen ver a su alrededor sufrimientos y nada puede compensar el período de espera. Muchas personas solitarias, cuando llegan a la tercera edad, tienen pensamientos suicidas, pero es raro que lleguen a culminar, la familia, los amigos siempre son un apoyo. 

-Los "perfeccionistas": no toleran cualquier disminución de los atributos a su persona, lo mismo en la belleza que en la potencia sexual, o un defecto cualquiera, menoscabo económico o social, o la pérdida del poder y prestigio. Es lo típico de la gente rica que pierde su fortuna, de los guapos que tiene un accidente y pierden todo su encanto. Es típico de gente superficial.

-Los "hedonistas": no soportan nada que constituya un impedimento o una disminución del placer de predominio sensual. En parte son como los "perfeccionistas" pero más vacíos o miserables.


-Los "transicionales": ante ciertas crisis vitales de transición inevitables, optan por el suicidio. Esto suele ser lo más habitual cuando se suman varias desgracias juntas, como cuando uno pierde el trabajo, te deja la mujer, tienes deudas con el banco y además baja autoestima, etc...  

-Los sintomáticos: dependen de una enfermedad mental, psicosis, confusión mental, demencia y depresión. Aquí pondriamos a todos las personas que tienen el gen del suicidio, los casos más radicales de bipolaridad, etc.

Y aún hay más, según el sociólogo frances Émile Durkheim, como bien expresa en su libro "el suicidio" (1897), también se pueden dar tres clases de suicidios por causas sociales:

-Suicidio egoísta, típico de sociedades donde el individuo carece de integración social.

-Suicidio anómico, característico de falta de regulación social (anomia), existe una falta de normatividad en tanto que las normas sociales no son interiorizadas como propias por parte del individuo.

-Suicidio altruista, característico de sociedades con alto grado de integración social, el individuo se suicida por su sensación de pertenencia a la sociedad. Se mata por ella, un claro ejemplo son los kamikaze. Y bueno, también tenemos a las víctimas de religiones radicales, de sectas, a gente con un buen lavado de cerebro como militares descerebrados, etc.


Claro, que también se pueden dar varios casos de los de arriba en una misma persona, como por ejemplo el de la típica estrella del Rock como Kurt Cobain, un  yonkie, depresivo y existencialista; o al menos eso es lo que él en parte decía y lo que se destilaba en sus letras  Aunque bueno, en su caso siempre se barajó la posibilidad de que lo hubieran asesinado, de que fuera su mujer Courtney Love, etc. Debates parecidos han surgido con estrellas del cine o de la música como Elvis PresleyHeath Ledger Jimi Hendrix, Jim Morrison, Jeff Buckley... También han probado de meter en el paquete a Michael Jackson. Lo que si que está claro es que la fama, mal llevada es algo bastante peligroso, o te suicidas o te matan, quizás lo mejor sería dejarlo a tiempo, otra cosa es que te dejen, que el contrato que hayas firmado incluya la grabación de varios discos, giras, etc... Como en todo suicidio, para entender bien las razones de la víctima, habría que ponerse en su pellejo ya que las cartas que suelen dejar no muestran el verdadero dolor que llevan en su interior.

De lo que si que me hago a la idea es que para la gente que quiere morir la expresión que dice de que "no todo es blanco o negro, hay grises", es falso, lo ven todo negro y aquí es donde tendríamos que estar nosotros para dar luz en sus vidas. Está claro que vivimos en una sociedad egoísta, injusta, pero está en nuestras manos de convertir el sufrimiento en algo provechoso, ya sea creativo, o un simple esfuerzo para conseguir algo. Pero claro, a  veces  el azar o la desdicha nos conduce por terrenos tenebrosos, lugares sin salida y es entonces cuando necesitamos de los demás. 



 
Fuentes:

10 comentarios:

Ghost in the ditch dijo...

Hace poco, en referencia a Kurt Cobain, alquien que conozco exclamó ¡Qué respeto se merece alguien que se suicida! Y yo no pude evitar responder ¡Todo el del mundo! Porque es algo que pienso de verdad, y no sólo en relación al señor Cobain.
De nuevo, las listas despersonalizan y convierten sentimientos en bufonadas. Me sobra el intelectualismo. Intentar diseccionar sentimientos significa no comprender su esencia. Y ahí es dónde radica la verdad del suicido. La vida es dolor, decepción, burla, humillación. La vida es no ser honesto con uno mismo, perder la integridad, convertirse en un gusano. La vida es insufrible, pero la mayoría tenemos recursos para evadirnos o la resistencia suficiente para afrontarlo. No en todos los casos es así.

El suicido es un tema muy espinoso. Es una voluntad que arrastra a un precipicio de desconsuelo a todo su entorno. Madres, hermanos, amigos ¿Cómo se come que un día tu hermano se asome al balcón y se tire? ¿Qué ha pasado ahí? ¿Egoísmo al límite? No estoy segura, la verdad. A veces los interruptores no funcionan bien, hay cortocircuitos y no hay manera humana de encender la luz. Sólo hay sombras y horror y tal vez nuestra desaparición sea el mejor regalo que le podamos hacer a los demás.
Vaya regalo. Vaya pedazo regalo que te dejan los suicidas. No hay sensación que te arrastre por lo más bajo que el haber estado ahí cerca y no haber sido capaz de hacer nada. Pero la realidad es así de sórdida. No se puede hacer nada. La oscuridad está en nuestro interior y somos libres de decidir acabar con nuestra vida en cualquier momento. LAs vías del metro son un gran recurso y además lo hacen más espectacular, que eso siempre mola.

¡Saludos!

Alexandre Vaudeville dijo...

Ghost, estoy completamente de acuerdo contigo, no se puede tachar a alguien porque haya cometido suicidio, hay que entender sus razones, estar en su piel para entenderlo y eso no es posible; sólo una aproximación.

Yo creo que el problema es que es un tabú, quitarse la vida está tan mal visto (y más entre creyentes que es pecado), que cuando alguien lo hace es como una deshonra, es más doloroso que cuando es en circunstancias normales-naturales (o enfermedades), sobretodo si no se deja una carta, un aviso a los seres queridos.

El caso de la eutanasia o parecidos, es diferente, quiero pensar que los familiares (por mucho que duela) están de acuerdo en que a veces es necesario dar esa libertad a la persona en cuestión.

Uff, te ha salido la vena sádica con lo del metro! Ya puestos en la temática bestia, yo prefiero tirarme desde un edificio y sentir la sensación de liberación (cerrando los ojos para no ver el ostión final) Espero no llegar al nivel de desesperación y mejor probar antes con el puenting...

Saludos!

Ese Punto Azul Pálido dijo...

Alejandro, menuda entrada acabo de leer. Curradísima y muy bien explicada. Mojándote. Eso es muy de agradecer. Felicidades.

Del tema del suicidio poco tengo que opinar, la verdad. Lo que sí me gustaría es aportar un programa de Redes que me gustó bastante y podría ser un buen colofón a tu artículo. Aquí lo tienes:

http://www.youtube.com/watch?v=nvsCvWREqYg

Saludos!

Alexandre Vaudeville dijo...

Gracias, Dani!

Tu aportación, aunque parezca pequeña, un simple link, no sabes lo que acabas de hacer, le acabo de echar una ojeada y es muy, muy bueno!

Me he informado bastante, pero veo que aún hay mucho más por decir. Es más, haré otra entrada humeda, donde mojarme más y acompañada de la sintonía de "Redes"!

De veras, gracias!
Esto me da la idea de consultar previamente a los programas de "Redes" para temas también complejos.

Saludos.

Cati dijo...

Pues yo te dejo otro link a una web dedicada al filósofo Cioran que escribió largo y tendido sobre el tema.
http://emilmcioran.blogspot.com/

Alexandre Vaudeville dijo...

Cati, pues gracias, le echaré un buen vistazo, de hecho tengo ganas de hacer otra entrada (como siempre, para quedarme a gusto y asimilar nuevos conceptos) de la misma temática pues me dejé muchas cosas en el tintero y si encima pues vosotros me dais mas información, pues mejor aún!


Saludos!

duzitoga dijo...

Gosh, I’ve been looking about this specific topic for about an hour, glad i found it in your website!

cheap nolvadex

Alexandre Vaudeville dijo...

Hope you enjoit, my reading!
Later I will write more about topics, more specific. Thansk for your visit!

Anónimo dijo...

el suicidio aunque se vea más como un acto de cobardia lleva consigo un acto de coraje y de valor. las personas que intentan o cometen suicidio son vistas como egoistas pero generalmente estan sufiriendo bastante tanto que en ocasiones apesar de saberse queridas, tener empleo, amor, dinero, amigos y parecer felices tienen un sentimiento tan profundo que ni un psiquiatra que ni un medicamento te puede aliviar en todo caso son tanto egoistas el suicida como los otros uno porque esta sufriendo en este mundo y decide morir y los otros porque no quieren sentirse culpables de su muerte o saber que no hicieron nada y cargar con ese peso. ami me parece valiente que aun cuando no sepan a donde van, que pasa después o se diga que puden quedar atrapados, ser atormentados, repetir su suicidio una y otra ves, estar en un estado de completa oscuridad, etc. se atrevan a correr ese riesgo mientras que muchos prefieren esperar a que les toque su turno por miedo a desafiar las reglas de la vida. no creo que se cobarde quien se va y mas valiente el que se queda, creo que tanto el que toma la decisin de morir o de vivir pero de verdad vive o muere y se atreve ese es el valiente. sin embargo nos han impuesto el miedo y la idea de que el suicida es un cobarde. saludos!! disculpen la ortografía

Alexandre Vaudeville dijo...

Anónimo, me parece muy interesante y coherente tu punto de visto, es más, lo comparto, a pesar de que mi exposición en el texto es más neutral que otra cosa. Las faltas de ortografía son disculpables, en una lectura rápida pasan desapercibidas, problema es cuando se escribo tipo "sms" eso ya es imperdonable.

Espero que te haya gustado mi texto.

Saludos!