jueves, 16 de diciembre de 2010

Juego de niños (grandes)


No voy a ir de que "soy adulto", que mis palabras tiene que dar ejemplo a alguien, aún tengo mucho que aprender y sufrir. Pues precisamente, hace tiempo que me he liberado de esas categorías tan relativas, digamos que he madurado mentalmente respecto a como era hace una década, he aprendido nuevos puntos de vista para muchas situaciones, he acumulado un conocimiento muy valioso sobre las personas, he aprendido a contener emociones dañinas para mi y para los demás, pero dentro sigue habiendo un pequeño niño travieso y por eso no me importa "jugar" con personas más inmaduras a sus juegos y ponerme a su nivel, sobretodo para pasar el rato, sobretodo si esos juegos son inofensivos. Lo que me fastidia es ver que los que se autodenominan adultos se comportan como niños con palabras como "tú empezaste", "lo pagarás caro", "olvídate de mi" o "ya no te ajunto"; lo que en un niño se convierte en una pataleta, en un adulto te pueden amenazar de muerte, te pinchan la rueda del coche, te hacen visitas inesperadas a tu casa para montarte un "pollo", etc..

Y luego me hace gracia la gente mayor que va con sus vestimenta "adultas" del siglo pasado, con sus memorias que no encierran sabiduría alguna, salvo detalles históricos y muestras de tropiezos vitales dignos de un adolescente. La mayoría de la gente mayor que de joven no supo madurar, viven una vida  de represión y de mayor se comportan como niños, en realidad siempre lo han sido, supongo que a ciertas edades, cuando te imaginas la muerte a cada esquina, te dejan de importar muchas cosas, la higiene, la educación, las bromas pesadas y se comportan como los que siempre fueron. O quizás es por un simple caso de degeneración neuronal, ya veremos..


Respecto a mi, lo único que se que esas collejas o castigos (merecidos) que mi dieron de pequeño para madurar, por robar caprichos, por romper juguetes para saber lo que hay dentro de ellos, por pegar a algún compañero que me caía mal;  han surgido efecto en mi: creo haber "madurado" si es que se puede decir la odiosa palabra. No obraré por impulsos como hacía antes, ahora pienso dos veces antes de actuar (menos cuando bebo, claro). Por lo tanto, si hay alguna necesidad real en mi vida actual para obrar "mal", lo haré, no tendré ningún reparo en volver a robar (pero esta vez será dinero, por necesidades extremas), esta vez no romperé nada, utilizaré destornilladores u otras herramientas para saber lo que hay dentro de cualquier aparato y luego lo volveré a montar. Y finalmente no actuaré como un camorrista o un vengador sino que sólo me moveré (en caso de que llegue el momento) por unos ideales más dignos como la justicia, especialmente en las situaciones en que los agentes del orden no lleguen a tiempo; si es que llegan, o cuando la ley encubre a ciertos criminales, independientemente del tipo que sean.

No quiero presumir de ser un adulto como muchos hacen, eso es ridículo, cuantos más años me quite de encima, mejor, cuantas más aventuras pueda tener y experimentar, mejor. No me considero un desequilibrado emocional como los adolescentes, me considero una especie de niño grande por mis inquietudes y conocimiento, tengo la paciencia de un anciano, pero la inquietud de un adolescente, pero no me interesa alardear de mi status y que me tachen de gentlemen; aún soy un irreverente en muchos aspectos.

Ya veremos como evoluciono, como evolucionáis con el paso de los años. En el peor de los casos me convertiré en un viejo gruñón desengañado de la vida, un anciano con bastón dispuesto a golpear a las estúpidas futuras generaciones cuando le empujan o le obstaculizan el paso. En el mejor de los casos me puedo convertir en un personaje como Boris Yellnikoff, conservando la lucidez y el sarcasmo.
¿Y vosotros romperéis los clichés de adultos/ancianos?

Espero que no os convirtáis en esos yayos "posmodernos" que no se enteran de nada y visten a la moda para sentirse jóvenes.

6 comentarios:

Dani dijo...

A mí me dan un poco de pena los afectados por el síndrome de Peter Pan:

http://es.wikipedia.org/wiki/S%C3%ADndrome_de_Peter_Pan

Abunda mucho entre cuarentones y cincuentones, normalmente con recursos económicos. Me parecen un pelín patéticos (en el sentido cariñoso del término). Mientras no lleguemos a esos extremos, Alejandro, lo demás estará bien. Bueno, a viejo verde tampoco, y si llegamos, pues que se note poco.

Saludos!

Alexandre Vaudeville (Alejandro) dijo...

Ahi va, que interesante eso del "sindrome del Peter Pan" y aún más eso del "sindrome de Wendy", muy acertados los nombres! Si, creo que todos conocemos a varios casos de los citados, muy lamentable, si al menos fueran divertidos...

Ya veremos como acabamos, jaja!

Gracias por tu aportación!

Maria H. Sanchez dijo...

que la sindrome, pero al menos no es de los peores. un saludo y hasta pronto =)

Alexandre Vaudeville (Alejandro) dijo...

Maria, no he entendido muy bien lo que me dices, parece que has publicado algo y has borrado lo anterior. Deduzco que dices algo respecto al síndrome Peter Pan/Wendy, bueno, uqe tengas o yo tenga alguno, lo importante es ser consciente de ello y deduzco que tú si lo eres.

¡Hasta pronto!

Raúl Peñaloza dijo...

y yo que estoy lleno de síndromes... tendré que nombrar uno...

Alexandre Vaudeville dijo...

Venga, hombre, no te cortes, suelta alguno, a ver si así te dedico una entrada. ;)