jueves, 30 de septiembre de 2010

Ser un segundo plato

La vieja metáfora del pastel, el recurso que siempre queda bien en cualquier tema o representación esquemática: que cada uno elija la porción proporcional del postre, sin privilegios de ningún tipo, solamente la suerte de estar en la cola y que te toque la parte de la guinda o el trozo menos quemado, por el resto, igualdad  para todos, el mismo sabor. El pastel, ese postre tan apetecible a todas horas, a pesar de sus calorías. El pastel, ese premio final; la amistad es un premio y esa golosina puede ser una persona o varías; que cada uno se reparta el banquete como pueda. ¿Pero que pasa cuando convencidos de ser una jugosa porción nos convertimos de golpe en un segundo plato?

A nadie le gusta sentirse como un segundo plato, claro esta que prefieren ser el primero, que siempre entra bien a la vista, el segundo no lo es tanto,  ya que tiene que ser ligero puesto que a veces puede que  hasta hayan habido entrantes y todo. A mi no me importa ser un segundo plato de alguien si no aspiro a ser un postre o un primero. No me importa lo que yo sea sino quedarme satisfecho, que yo también tenga que comer y viceversa en un amistoso acto de canibalismo mutuo. Lo importante es no pasar hambre y a ser posible no engordar nada que luego quitarse un kilo a veces puede ser una agonía.

Me gusta pensar que no soy el postre de nadie, como mucho una pequeña porción o un condimento, no soy el primer ni el segundo plato de nadie, si que me gustaría ser un aperitivo; pruebo de que mi compañía sea remarcable, destacable, pero para nada dulce, salvo en la apariencia. Si después de quedar conmigo por última vez pasa mucho tiempo y siempre tengo yo la iniciativa, es que algo va mal, yo siempre intento probar de contrastar, de no ser un manjar convencional, que una vez que se marchen digan: "Ha estado bien, un poco amargo, pero así es la salsa de la vida" o "un poco re-salado, pero así es como son las buenas pipas". Intento y espero que mi compañía les sirva de contraste para degustar otros manjares más convencionales: por ahora no soy venenoso.

A mi me encanta picar entre comidas cuando tengo hambre, picar hasta que se me va el hambre, si eso fuera saludable hasta me ahorraría comer, cenar para siempre. ¿Pero que haríamos sin las comidas? Comeríamos solos, sin familia, sin cenas románticas. O quizás no sentaríamos todos a picar el aperitivo y luego el cava. y el postre, porque eso si, me encantan los dulces. Está bien eso de comer juntos, repartir la caza, dividirla en porciones proporcionales.

Espero que os hayan gustado esta ricas palabras.

miércoles, 29 de septiembre de 2010

Dar la razón, tener la razón; la razón de todo

Al final todo se descubre, no puedo daros la razón, la razón por la que escribo todo esto es porque el raciocinio se ha impuesta nuevamente, tengo la razón e intuyo las razones (de todo). Y sólo son deducciones sencillas; cuando más se niegan, mas rotundas son las evidencias, pero no se pueden mantener para siempre, algún dia, el menos pensado, puedo cambiar de opinión y daros la razón, perder la razón y el raciocinio y quedarme sin motivos para seguir razonando.

Tener la razón, dar la razón, saber la razón es lo importante de todo. Razonamiento e intuición pueden ir juntas de la mano. No hay razón alguna para seguir con esto.




There's no way
I'm gonna let go
There's no way
Because it's my show
I'm hangin' on
For a little while
I won't go down easy
That's not my style

I'm all tied up
Tied up in a knot
And I can't decide
Just what it is I've got
Did I get out of touch
Did I lose my way
I've not forgot
No, not a single day

Now you might believe
I'm not a happy man
Putting myself apart
From the common clan
What a boat we're sailing
We had a week or two
But I know it sounds
Like me and you

So there's no way
I'm gonna let go
There's no way
Because it's my show
I'm hangin' on
For a little while
I won't go down easy
That's not my style

martes, 28 de septiembre de 2010

Me quiere... no me quiere... no me quiere... ¡Despierta!

Es ridículo vivir de ilusiones amorosas, es penoso creer en esperanzas milagrosas, en ese "algún día me lo confesará", no importa si es hombre o mujer, niño o niña quien sostiene la flor.

Me quiere, no me quiere, 
lo quiero, no me quiere,
me quiere, no lo veo tan claro,
le odio, no me quiere,
no me quiere ¡Le odio! 
nunca me ha querido

¡Me odio!

Me parecen ridículos los juegos a los que juegan las "femme fetale" con los pobres pusilánimes hasta el momento que se deciden por el candidato, ¿es acaso una venganza porque se sintieron rechazadas antes? Lo se, posiblemente es porque somos animales y la hembra tiene que elegir al macho más fuerte; vale, tengo que ponerme a hacer pesas de nuevo, porque mis "posts" no románticos no ayudan. Pues que queréis que os diga, no me parece correcto después de tanto años de evolución ir con tanta tontería y lo mismo pienso de los hombres, con su actitud "putera", de estar un día con una por sexo, no conseguirlo e ir a por otra, si al menos fueran más sinceros... Los puterillos tienen que tener más vista con sus victimas sexuales y las "femme fetale" (que hay muchas) tienen que tener un poco más de tacto calentando paquetes de esos futuros corazones rotos.

Hubo un tiempo que yo también fui victima del amor, otro tiempo en que también rompí corazones (no muchos por suerte y fue "sin querer") pero eso forma parte del pasado, mi antídoto (placebo) actualmente funciona a la perfección y se anticiparme a la jugada; me he convertido en el polen, voy volando pero sin posarme en ningúna flor, floto y levito sin apenas esfuerzo, miro, pero no toco, miro pero hablo lo justo, pero que nadie se engañé, sigo siendo un soltero no disponible y me va genial con mi honestidad insensible, con mi tacto cibernético. Bueno, es mejor eso que ser un insecto rastrero, más bien soy una especie de satelite, pero no del amor precisamente, para eso ya están otros blogs y marujonas chafarderas.

Hay que espabilar y atacar y morder la presa y dejar los petalitos en paz, lo digo por vosotras. Yo soy más bien un herbívoro, cuando veo a una chica desperdiciando los pétalos, le arranco la flor de las manos y me la como.
Ni las quiero, ni me quieren
Ni las quiero, ni me querrán
Me quiero, me quiero
y me quiero

¡No te quiero!


Videos tu.tv


lunes, 27 de septiembre de 2010

Mientes más que piensas



















¿No os ha pasado que os habéis encontrado con gente que sólo con hablar, mirandoles a los ojos sabes que están mientendo? Seguro que si, es algo habitual, hay gente con poco talento, que se les desenmascara fácilmente, ni siquiera hacen falta pruebas físicas o hechos y aún menos complejas máquinas comprobando la circulación de la sangre o los latidos. Mienten como villanos, su credibilidad se reduce a zero, son aquellos que viven de su engaño, de su creación horrenda. Es curioso ver como un mentiroso de poca monta mezcla verdad con mentira, es divertido ver como se montan la historia, como todo empieza a tener sentido hasta que tropiezan torpemente y lo prueban de arreglar a toda costa. A todos nos ha pasado, de pequeños todos hemos mentido y el adulto de tuno nos ha pillado con las manos en la masa y hemos tenido que hacer lo posible por ocultar la verdad.

A mi ya me parece bien la gente que se autoengaña pues, dentro de lo que cabe, la mayoría son felices, a fin de cuentas, todos nos moldeamos con realidades que distan mucho de la lógica, pero son para nuestro bien, para no recordar que nos hacemos viejos, que somos débiles, que tenemos los días contados en el curro, que nuestra novia nos mete los cuernos, etc. Pero alcanzar el punto de que una mentira se convierta en una verdad, que todas las palabras sean una horrenda estafa es algo que debería de ser premiado o en su defecto penalizado con el exilio. Los que si que si son dignos de admiración son los grandes mentirosos, aquellos que hacen del engaño un arte, sólo mucho más tarde, cuando se han alejado de tu vida es cuando se descubre su crimen. Tenemos ejemplos de estafadores, de asesinos, de espías, traidores, son especialistas en el arte de fingir, de usar su empatía a unos niveles elevados.

He sido sincero, como siempre, o nadie se ha dado cuenta todavía del engaño.
Es broma, he sido sincero, mis palabras me delatan, cuando golpean, cuando no hay vaselina de por medio, cuando hay opinión en vez de sugestión es cuando tenemos la verdad en su esplendor.



I have sinned dear Father Father I have sinned
Try and help me Father
Won't you let me in? Liar
Nobody believes me Liar
Why don't they leave me alone?
Sire I have stolen stolen many times
Raised my voice in anger
When I know I never should
Liar oh ev'rybody deceives me
Liar why don't you leave me alone

Liar I have sailed the seas
Liar from Mars to Mercury
Liar I have drunk the wine
Liar time after time
Liar you're lying to me
Liar you're lying to me
Father please forgive me
You know you'll never leave me
Please will you direct me in the right way
Liar liar liar liar
Liar that's what they keep calling me
Liar liar liar

Listen are you gonna listen
Mama I'm gonna be your slave
All day long
Mama I'm gonna try behave
All day long
Mama I'm gonna be your slave
All day long
I'm gonna serve you till your dying day
All day long
I'm gonna keep you till your dying day
All day long
I'm gonna kneel down by your side and pray
All day long and pray
All day long and pray
All day long and pray
All day long all day long all day long
All day long all day long all day long

All day long all day long all day long
Liar liar they never ever let you win
Liar liar everything you do is sin
Liar nobody believes you
Liar they bring you down before you begin
Now let me tell you this
Now you know you could be dead before they let you.

sábado, 25 de septiembre de 2010

Star trek: sacando la serie del armario, Parte II



Hay varias razones por las que me gustaron especialmente las dos primeras encarnaciones de Star Trek, la primera de todas es simplemente porque que en aquellos años mozos me chiflaron los efectos especiales, ni mas ni menos. Quedé alucinado con el teletransporte, el hiperespacio, personajes como Spock o Data (ambos muy parecidos al tener una inteligencia superior a la humana, una fuerza física descomunal y ser muy racionales), también me fascinaron los alienígenas exóticos, las pistolas Phaser, etc, Pero la segunda razón más importante, que descubrí más tarde un vez que ya había asimilado los detalles anteriores, fue cuando empecé a valorar esa visión del futuro, pero no por lo "bonito" estéticamente sino porque de alguna manera se habían inventado un mundo casi optimista sin caer en lo cursi, una humanidad coherente que incluso podría funcionar en la realidad, una historia donde no habían "malos malísimos", donde la exploración era lo más importante y los problemas se solucionaban en equipo y no a través de un "elegido", de un "Jedy" privilegiado o un "Deus ex Machina".

Uno podía soñar con un futuro cercano a Star Trek, donde la tecnología haría las cosas más fáciles a los hombres, donde el hambre había sido abolido y las religiones pasaron a la historia. Por otro lado, la preocupación más grande de la mayoría de nosotros, el dinero, había desaparecido y podías vivir sin problemas mientras trabajases en algo para la comunidad. En esa idealización no había frustraciones, cada uno recibia los estudios adecuados a lo que se le daba mejor y ya no te podías equivocar de carrera o de estudios Podías quedarte en la tierra y ocupar un cargo en la sociedad o alistarte a la academía y aspirar a ser un viajero del espacio en alguna de sus naves dentro de la flota estelar. Si estabas capacitado y tenías mucha suerte podías acabar enrolado el nave insignia, la "Enterprise", que precisamente es la que sirve de unión para las dos primeras series y la última, una nave no militar, con un número elevado de pasajeros entre los cuales estaba el personal y civiles como la família de estos.  

Otros detalles importantes de la serie que hacían especial su visionado (que no aparecían en producciones similiares) eran los avances tecnológicos, quizás el más particular es el popular teletransportador o los replicadores de alimentos (y pequeños objetos) o  las holocubiertas como entretenimiento (o entrenamiento); todas ellas basadas en el principio de la transformación de la energia en otros estados. Tampoco hay que olvidar la ultravanzada medicina no intrusiva que permitia hacer scanners de todo el cuerpo y cerrar heridas con un simple haz de luz. Otros gadgets interesantes eran las consolas táctiles y la bitacora del capitán (que se asemeja curiosamente a un ipad!), sin olvidar los tricorders (de aspecto parecido a una pda), o la computadora de la nave pudiendo ser gobernada por la voz. También tenemos las clásicas pistolas "laser", que para la ocasión las llamában "phaser", pero que tenían la particularidad de que tenían varias posiciones: aturdir, matar y desintegración en la potencia máxima Y no puedo acabar el parrafo sin citar a los comunicadores de la serie clásica que tenían un aspecto muy parecido a lo que años más tarde hemos conocido como "móviles".  Por otro lado, desarrollaron el termino de la velocidad "Warp" antes de que nadie dijera en pantalla la popular palabra de "hiperespacio".

Eso si, la historia televisiva de Star Trek no es tan bonita como pintan sus fans, o lo que yo haya hecho hasta ahora, probando de "venderos la moto" y es que volviendo a la serie clásica, lo que poca gente sabe es que fue de culto: la cancelaron por falta de audiéncia tras tres temporadas y sólo años más tarde fue cuando, debido a las sucesivas reposiciones en otras cadenas, cuando la gente se dio cuenta de la calidad que había y esa popularidad hizo que fuera posible que se estrenará su primera película en 1979 (diez años después del cierre de la serie). Incluso en la última encarnación de Star trek (llamada Enterprise), que data del 2001, a pesar de la cantidad de seguidores que tiene (los odiosos Trekkies para los StarWarseros) fue cancelada en su cuarta temporada, a pesar de que, desde mi opinión es quizás incluso la mejor de toda la saga por tener un mayor presupuesto y unos guionistas que supieron renovar la franquicia con una nueva estética y unos personajes más humanos con que identificarse.


Después de tanta parrafada comercial, toca hablar algo de la historia, tarea que no es nada fácil. Digamos que la serie, como he dicho antes, va de un futuro "optimista", pero que no fue siempre así sino que surgió tras una mortífera tercera guerra mundial en la que hubieron muchas bajas y que para evitar que los hechos se repitieran, los paises sobrevivientes decidieron hacer las pazes y unir sus fuerzas para hacer un mundo mejor, pero esta vez sin envidias, sin importar las razas, el idioma o el aspecto de las personas (calvos, gordos, etc), siendo una de las metas el descubrimiento del espacio a través de una "flota estelar" que más adelante se convertiría en una federación unida de planetas formada por varias razas alienígenas amistosas. Pero no todo es un camino de rosas y violas, en esos viajes se encontrarán con especies hostiles, enemigos poderosos, criaturas de todos los tipos y dilemas éticos en los primeros contactos con las nuevas especies.

Star Trek no es una serie de ciencia ficción al uso, si que es cierto que se habla un jerga tecnológica (generalmente inventada) pero tras unos episodios es fácil familiarizarse con los términos quedando relevado lo más engorroso a un plano secundario. Tampoco no es una serie de acción, aunque si que es cierto que hay peleas cuerpo a cuerpo, con pistolas lásers; batallas entre naves con cañones laser, torpedos de fotones, etc, pero también es algo secundario, son añadidos. Tampoco hay alienígenas monstruosos tipo "Alien" sino humanoides que han evolucionado de otra manera, con pequeñas o grandes diferencias físicas; por lo tanto no hay marcianitos de color verde con antenas en la cabeza, aunque si especies de todos los tipos y colores con costumbres extrañas y hábitos sorprendentes. Digamos que es una serie de ciencia ficción no efectista, donde lo importante son sus guiones y las interpretaciones de sus actores. Star Trek es una suma de ingredientes, una combinación de varios elementos donde al final lo importante es aprender alguna lección con sus moralejas y por encima de todo, disfrutar del viaje... a las estrellas!











viernes, 24 de septiembre de 2010

Star trek: sacando la serie del armario, Parte I



Ha llegado el momento, voy a sacar esa saga del armario que una mayoría de gente considerada "séria" e "intelecutal" tachan de frikie. Algo me dice que sólo aquellos que tuvieron el lujo de ver en las cercanías del lejano 1966 su primera encarnación han respetado el resto de series y parece que sólo aquellos que el 1987 tenían una mente abierta, recibieron con sorpresa el primer spin-off  llamado "La nueva generación" y ponen ambas series donde se merecen. Del resto de secuelas si que su calidad bajó pero aún así tuvieron la decencia de reinventarse un poco.

Primero de todo, quiero dejar claro algunas cosas: no soy un Trekkie, no tengo ninguna série en ninguno de sus formatos; me las han ido dejando o las he visto por television, no me he disfrazado nunca de "Klingon" o "Romulano" como tampoco de "Borg" y aún menos se me ha pasado la cabeza de llevar uno de los pijamas de la serie clásica o de "La nueva Generación". No he asistido a ninguna reunión frikie que organizan sus seguidores ni me he leído ninguna novela o cómic.Y por supuesto, no es mi serie favorita, de hecho no tengo a ninguna pues todas, independientemente del género que sean, tarde o temprano decaen y decepcionan con capítulos y temporadas de relleno, por mucho que luego levanten el vuelo. Eso si, en la lista de mis favoritas, la tengo en un altar. Me quedo con sus ideas, con sus propuestas, con su idealización plástica de la humanidad, que aunque no esté carente de defectos le da mil patadas a la mediocridad en la que vivimos.

Me ha costado escribir estas líneas porque hay ciertos temas que son difíciles de enfocar con decencia sin caer en alabaciones absurdas, sobretodo cuando la opinión popular poco a poco ha ido ensuciado la saga con palabras como "no hay ciencia ficción", o que "sus personajes están demasiado idealizados" y lo rematan con un "se nota mucho el paso de los años en los efectos especiales". No me apetece ir creando expectativas hablando en mayúsculas o predicar a los cuatro vientos un producto de entretenimiento como una obra sublime porque entonces, cuando alguien se decide al visionado, se encuentran con  el fiasco del prejuicios de los demás y la critica se vuelve excesivamente negativa.


Antes de entrar en detalles, tengo que comentar, que aunque la serie clásica con Spock y Kirk me divertió y tenía buenas ideas creando la esencia, que en otras series de la saga se desarrollaría, el tiempo si que se nota: tiene un asepcto vintage muy retro que cuesta disfrutar cuando has visto las creaciones posteriores o series más modernas, por otro lado sus guiones se escribieron demasiado deprisa, había más acción y disparos y algunos capítulos eran algo ridículos y no se profundizó lo suficiente en esos personajes que daban un poco más de si. Por lo que yo me quedo, sin duda alguna con "La nueva generación", que como dice el propio nombre, se refiere a las aventuras de los nuevos  tripulantes de la nave Enterprise 80 años después, donde ya no aparece ninguno de los ya envejecidos actores de la serie clásica.


Eso si, la serie clásica dio para mucho tras ser cancelada en el 1969, en el 1973 se hizo una versión animada algo infantil con nuevos episodios, se rodaron seis películas; algunas mediocres y otras dignas. Sin olvidar el remake moderno y pirotécnico de "Star Trek (2009)", donde le sacaron brillo a los "pijamas" y modernizaron todos los botoncitos y las lucecitas que se veian en la serie; el vintage volvió a ponerse de moda.


Y es más, una cosa no quita la otra, también me gusta el universo "Star Wars", pero sólo el de las tres películas clásicas, las modernas, como ya he dicho en otras ocasiones, las encuentro un poco forzadas y demasiado largas para mi gusto para lo poco que aportan. No le encuentro  tanta "chicha" a las aventuras de Luke Skywlaker & co como dicen pero si que me parece igualmente fascinante su universo aunque hayan más tiros, volteretas y espadas láser que otra cosa.


Siempre me ha atraído la ciencia ficción en todas sus variantes por las ideas que sugieren, por las posibilidades que plantean en el nivel del pensamiento, tecnologías, etc. Y precisamente en Star Trek, al contrario que en lo típicos futuros oscuros y deshumanizados tipo Blader Runner, Alien, THX, La fuga de logan, lo que nos ofrecen es la visión de un futuro optimista, donde el hombre, a pesar de sus defectos consigue salir airoso de cualquier situación, ya sea por un problema interno o con el contacto de otras especies  o culturas diferentes.


...continuará en el siguiente episodio.

PD: Y lo reconozco, nunca me cayó bien el orejudo de Spock y su flequillo "Beatle", con su temperamento frio (por no decir borde) y su lógica tan plasta (aunque también aplastante), pero al final le cogí cariño.

miércoles, 22 de septiembre de 2010

El lenguaje de la poesía

La vida es una grotesca poesía surrealista que te regalan en fascículos cada vez que abres la boca, la vida es una farsa indomable llena de malentendidos donde siempre te responde alguien con rimas malsonantes, desentonadas que, con el tiempo, se vuelven en odas hacia la incomunicación.

Parece que existen sensaciones inexplicables que las palabras sólo pueden tropezar con vileza y la comprensión no es más que un ejercicio de exhibicionismo pretencioso sustentado por imágenes, hechos y sonidos. Me cruzo con múltiples significados, con acepciones y excepciones, las acepto y me vanaglorio de tener un vocabulario y creer que es propio, pero mi realidad es irreal e intangible, sobretodo para las mentes sensibles y retóricas.


Y es que es así como cada día me siento más demente y creo que son ellos los que me están enloqueciendo, pero no, es el mundo entero, con su escenario desquiciante lleno de poetas y mierda pretenciosa.

Me imagino que hasta aquí nadie se ha perdido, está muy claro que esas palabrejas son "mías" y que la comunicación ha quedado en un segundo término. No estoy hablando de la belleza de la poesía o del mundo cruel en que vivimos, hablo de malentendidos poéticos y estafadores. ¿Me he explicado, no? El texto anterior era un intento de escribir de manera inconexa, a algunos les parecerá divino, de una gran sensibilidad y otros dirán que es pura masturbación, bien, pues yo digo que no es ni una cosa ni la otra; sólo estaba jugando con las palabras. No me sentía especialmente inspirado ni tampoco era un improvisación, solamente he cuidado un poco la "melodía".

Me pareció oír alguna vez que la poesía es el lenguaje de las emociones, aunque quizás sería aquel con el que, sólo con palabras, se puede expresar, mostrar sentimientos. Por otro lado, hay muy pocas poesías que me lleguen, debo de ser un persona muy insensible o me cuesta tener la predisposición adecuada; en el mejor de los casos simplemente mi capacidad de abstracción es muy limitada en comparación con los aspirantes a poetas, los intelectuales y los bohemios (¡ah y los esnobs!). O puede ser que la mayoría de estos expertos en la materia se equivoquen o yo tenga un sexto sentido que me indica cuando algo es bueno, malo o pura masturbación, pero desafortunadamente creo ver donde cojean muchas poesías que la gente admira, noto cuando se quedan en un "quiero y no puedo", pero debo de estar equivocado, no soy nadie para opinar en un terreno el que no domino. Aparte que sería un mal crítico literario, o quizás sería demasiado bueno por lo mordaz e incorruptibilidad de mis opiniones. En todo caso, el tema de la poesía me supera, en demasiadas ocasiones noto como la rima no hace más que estropear y que cuando no hay rima, con gran facilidad se cae en la vulgaridad; yo prefiero la prosa y jugar con la melodía de las palabras, nada más.

La poesía, en malas manos, no sirve de mucho, ni expresa emociones ni se deja entender y yo que ni domino ni entiendo semejante arte, no gozo ensuciarlo con mis palabras viscosas. Me imagino que hay que hablar un mismo lenguaje poético para poder valorar ciertos textos, pero el mío es muy limitado y lo mismo me pasa con la pintura: cuando se llega a cierto nivel de abstracción sólo veo una tomadura de pelo. Puedo pasar un buen rato leyendo a seudopoetas que sueltan tacos, que hablan de basura, cloacas y ratas, puedo sonreír con sus metáforas grotescas, pero tampoco me parecen buenos. Estos mediocres que publican libros y hacen charlas y recitan, deberían de quedarse castigados en los blogs! Pero desgraciadamente, hay muy buena poesía underground por conocer y pasa como con la música, son los enchufados y los vendidos son los que se forran.

Nunca he entendido a los poetas y a sus poesías, nunca he sido capaz de interpretar adecuadamente sus abstracciones, yo digo que un cuadro me evoca una cosa, pero luego vienen los entendidos y dicen todo lo contrario y así hasta el punto que acabo prefiriendo el poder de la prosa, con su belleza, con su comunicación, con la emoción de sus argumentos. Intento expresarme para que me entiendan, me interesa la comunicación y por ello pruebo que mis referencias sean conocidas por todos y empiezo a escribir y a escribir pero siempre se me olvida que menos es más!

Por cierto, me encantan las dos fotografías que he colgado, la primera es fruto de un chorreante pote de pintura de un anónimo y desconocido artista que dejó inmortalizado en un paseo cerca de mi actual casa y la segunda, un dibujo colgado en la pared de un local de ensayo, una obra que fue un regalo, un dibujo el que había intención de colorear pero ese otro anónimo artista lleno de talento, que seguro que debe de trabajar de mensaka o algo parecido, prefirió donarlo a modo de agradecimiento.

martes, 21 de septiembre de 2010

Necrófilo musical

Para empezar, dejo un poco de ambientación musical temática, elegid el grupo que más sea de vuestro agrado:





Soy de los que se enteran de rebote de grupos nuevos a través de las redes sociales y muy de vez en cuando por el boca a boca. Por mi cuenta no tengo el más mínimo interés en escuchar eso que dicen que es "nuevo", porque ya se que no lo és, porque la música comercial desde hace años carece de la libertad creativa que tenía en décadas anteriores por razones obvias como la ambición desmedida de las discográficas multinacionales.

Me hacen gracia las etiquetas de "alternativo", "underground", generalmente son remakes musicales mal hechos e incluso a veces plagios directamente de estilos más puros. Habrá quien le  guste las supuestas reencarnaciones o clones del rock, habrá quien verá con buenos ojos esa abominación mal llamada música electrónica que no son más que ritmos de baile prediseñados en un estudio de ingenieros, habrá quien dirà que el reggaeton es original (aunque todas las canciones son iguales), etc, pero yo sólo veo productos, montajes discográficos. Claro que hay honrosas excepciones, pero la mayoría de músicas "modernas" para aquel que ha gozado con la expansión del pop y del rock, se le antojan como una broma de mal gusto. Me imagino que esas personas que escuchan la música "moderna" no han tomado contacto con la belleza de un instrumento acústico o simplemente carecen de sensibilidad auditiva. El buen gusto musical es otro tema.

A mi no me gustan los estilos, no creo en ellos, salvo en cliches, licks y riff's tipo y fraseos populares. Soy más de elegir artistas y grupos de lo que ellos etiquetan, pero del resto, normalmente no me dicen nada. De lo que llaman Rock and Roll me quedo con Chuck Berry por su primitivismo; del Pop, sin duda alguna con The Beatles por su talento prolífico; del blues-rock me quedo con Jimi Hendrix,  del Heavy sin pensarlo me quedo con los pioneros Black Sabbath; de lo que llaman Grunge, prefiero a Nirvana; del rock alternativo sólo me he enamorado de los "Smashing pumpkins"; del rock de los 70's, adoro a los Led Zeppelin; del Blues-fusión elijo la pasión de "The Doors", de los guitar-heroes, mi preferido es Joe Satriani que aunque suene cansino tiene algo de corazón, del Trip Hop me quedo con Portishead (aunque me duele dejarme a Massive Attack), del Punk, prefiero a los Sex Pistols a pesar de ser un montaje; del rollo gótico me quedo con "The cure" (Los Joy Division eran demasiado Hooligan para mi gusto), en el lugar del post-punk, señalo a "Nick Cave and the bad seeds" como mi preferido, del Rock industrial, me quedo con Nine Inch Nails; del rock sinfónico mi elección es la formación de Genesis hasta el '76. Y bueno, tengo que meter como sea a Pink Floyd aunque lo etiqueten como rock progresivo/sinfónico. De todos los cantautores, me quedo con el Sr. Leonard Cohen con sus poéticas letras y su voz intimista. Del Jazz Fusion tengo a Pat Metheny como uno de los grandes, del Jazz Rock, podría meter en el cajón a Frank Zappa (a pesar de que el ha tocado casi todos los anteriores estilos). Y podría estar un buen rato probando de recordar otros estilos y ramificaciones del pop rock elgiendo a mis preferidos y nunca terminaría.

El Rock está muerto, no importa quien lo anunció primero o quien tiene pruebas de ello, no me importa lo más mínimo el año o el lugar en que la palmó y aún menos el nombre del responsable, está claro que fue algo lento y planificado por las multinacionales, no me voy a enfadar o montar un grupo punk para luchar contra el sistema, aunque ciertamente ideas no me faltan y domino muy bien el tema de las quintas y los berreos. No me importan los zombies musicales que pueblan la radio o la Tv; cuando más los alzan por las nubes, más indiferencia me producen. Creo que ha quedado suficientemente claro que me gusta escuchar el rock "muerto" y es que a falta de orgasmos musicales vivos (mi onanismo guitarrístico no cuenta), me conformo con audiciones póstumas; soy un necrófilo musical.

Afortunadamente, la actitud, como todos sabemos, es lo que prevalece y el punk no ha muerto, todos los adolescentes frustrados con el tema musical, seguirán rasgueando quintas a toda pastilla y cantarán dejándose la garganta reivindicando un mundo mejor. Y respecto a los adolescentes que creen que la música es algo más que blues y rock'n'roll, seguirán dándole a los riffs, a las escalas y probarán de cantar con un mínimo de decencia.

Y para acabar podría poner la bonita canción de Neil Young con esa preciosa frase de "My my, hey, hey, rock'n'roll can never die" pero no, prefiero poner a un artista más honesto y me quedo con mi doctor del rock'n'roll.




Well I'm sick and tired of
hearing 'bout the world and
it's hang ups
Gonna get myself together, take a ride downtown
Gotta see my Rock'n'Roll doctor
Gotta see my Rock'n'Roll doctor
Gotta see my Rock'n'Roll doctor
Gotta see him, see him today
He's gonna blow me away

He makes me happy when I'm feeling down
Take away my worry takes away my frown
Gotta see my Rock'n'Roll doctor
Gotta see my Rock'n'Roll doctor
Gotta see my Rock'n'Roll doctor
Gotta see him, see him today
He gonna blow me away

If you wanna feel groovy, give
the doctor a call, yeah
Doctor rock will help you anytime at all
Gotta see my Rock'n'Roll doctor
Gotta see my Rock'n'Roll doctor
Gotta see my Rock'n'Roll doctor
Gotta see him, see him today
He gonna blow me away
Oh, right away...


lunes, 20 de septiembre de 2010

Reuniones nostálgicas y nostálgicos desengaños


Ayer me refería al hecho, parece que insolito, de que las personas cambien con el tiempo, maduren, pues hoy es mi turno, escribir cuatro lineas sobre mi supuesta madurez en contraposición con lo que he visto en los sucesivos encuentros nostálgicos que he tenido en los últimos años. Que cada uno me juzgue mentalmente como traumatizado, como adulto o como niño pequeño, ya os adelanto que me considero un proyecto de algo, no me pienso definir como una persona constante sino alguien errático. Solamente afirmo que he cambiado y seguiré cambiando y evolucionaré lo que haga falta con tal de no atascarme en el pasado, a pesar de que éste siempre lo tengo muy "presente" como referente.

Lo que si puedo decir es que, en mi caso, lo que hasta ahora he madurado, no ha sido debido precisamente mediante una profunda introspección o a base de tener grandes responsabilidades o viajar por el mundo, sino recibiendo implacables derechazos vitales en varios momentos y no estoy diciendo que me pegasen de pequeño o que tuviese una desdichada adolescencia, no, para nada, de hecho los que más palos recibieron son los que han acabado convirtiéndose en unos verdaderos "average guy", que incluso parece que se comporten como críos, sera por eso de que prueban de reproducir tardíamente esa infancia perturbada.



Me hace gracia los que se creen que han llegado a una cima, orgullosos de sus defectos garrafales, de sus estupideces monumentales, pero a mi vista se me antojan como chavalilllos y es precisamente esto lo que me recuerda a esas reuniones de antiguos alumnos en las que he asistido últimamente. Lo cierto es que no me arrepiento lo más mínimo, fueron muy divertidas y enriquecedoras para mi autoestima, y es que el chafardeo estaba asegurado pues todos nos hacíamos un repasón de arriba a abajo y de vez en cuando alguno  me soltaba un: "¡Estás igualito que cuando eras pequeño!" y bueno, me lo tomé como un cumplido, no podría decir lo mismo de otros, que tenían un aspecto bastante decadente. Pero lo interesante del caso es que momentos más tarde cuando me oían hablar con un mínimo de coherencía sobre cualquier tema, otros me decían todo lo contrario: "¡Si que has cambiado, se te ve más tranquilo, más centrado!" y no me extrañó lo más mínimo porque, la mayoría de ellos, sus conversaciones parecían sacadas de un sensacionalista debate televisivo. Salvo dos o tres casos, que parecían realmente haber madurado, el resto seguían iguales, igual de creídos, de infantiles, de impersonales, de acomplejados, con los mismos vicios y algunos incluso a peor. Pero lo más divertido de todo, es que mi dislumbrante discurso no fue para nada el de un erúdito, no hablé de libros o de música, si no de mi vida, no emplee palabras excesivamente cultas, a parte de que no me caracterizo por un gran fluidez en el habla.

Es curioso porque yo que me pensaba que estaba traumatizado por ahondar en exceso en mi interior y en los de los demás y veo que son ellos los que están encerrados en una imagen de si mismos desde hace años; son ellos los que se me antojan más como traumatizados!


No en vano, el truco para mantenerse joven en todos los aspectos es muy sencillo, es tan  simple como cuidarse, como mucho me he emborrachado dos veces por semana, los trabajos explotadores no me han durado más de dos años, las mujeres fatal no más de uno, los amigos hipócritas lo justo para reírme en su cara cuando les he visto el plumero. Y desde hace ya unos años sólo ingiero comida en los "fast food"cuando tengo prisas, poco dinero y mucha hambre. Pues eso, que me he cuidado, ¿que esperábais, que fuera a un gimnasio a hacer pesas y tomase anabolizantes?


Me gusta pensar que, poco a poco, voy madurando, pues yo mismo cada cierto tiempo me voy azotando suaves derechazos vitales para mantenerme despierto, vivo o puede que simplemente me haya vuelto un poco masoca con los años.



You shout in your sleep. 
Perhaps the price is just too steep. 
Is your conscience at rest 
If once put to the test? 
You awake with a start 
To just the beating of your heart. 
Just one man beneath the sky, 
Just two ears, just two eyes. 
You set sail across the sea 
Of long past thoughts and memories. 
Childhood's end, your fantasies 
Merge with harsh realities. 
And then as the sail is hoist, 
You find your eyes are growing moist. 
All the fears never voiced 
Say you have to make your final choice. 
Who are you and who am I 
To say we know the reason why? 
Some are born; some men die 
Beneath one infinite sky. 
There'll be war, there'll be peace. 
But everything one day will cease. 
All the iron turned to rust; 
All the proud men turned to dust. 
And so all things, time will mend. 
So this song will end

domingo, 19 de septiembre de 2010

Las personas no cambian... si no quieren


Que no me vengan con historias como que "el carácter nos acompaña hasta el fin de los días y no se puede luchar contra él" o que "ya es demasiado tarde, va a costar demasiado", etc, ¿Que es la madurez sino mejorar? Pues parece que cuando se llega a ciertas edades sea estancamiento. Madurar es aprender de nosotros mismos, es como aquel que no ve posible reciclarse en el trabajo y se mantiene siempre en el mismo cargo y no me refiero al que no quiere más marrones para cobrar más, sino aquel que tiene miedo al cambio.

Si ya se lo que muchos estarán pensando: "Te equivocas, las personas no cambian, evolucionan", pues que queréis que os diga, eso es un tonto matiz, no tenéis toda la razón, la evolución implica cambios, algo progresivo, pero es que muchas veces en el impredecible proceso de maduración se desechan actitudes por otras completamente opuestas y para mi eso es un cambio, incluso a veces muy radical. Pero claro, "cambiar" a una persona por otra no es posible, "cambiar" de la noche a la mañana sin un trauma, tampoco, pero si que es cierto que un día puedo "iluminarme" y sacar ipsofacto una conclusión que me "cambie" la vida y elegir otra profesión, otra relación, otro lugar donde vivir, otra religión y ese "cambio" no obedece a nada lógico o progresivo, sucedió y punto. Si me tocase la lotería, seguro que cambiarían muchas cosas en mi, para mal, seguro. Y bueno, si me hiciesen una lobotomía o un lavado de cerebro, por narices que seguro que cambiaría!!!


La personalidad, el carácter, cuando son negativos, yo los veo un poco como las adicciones: hay quien intenta dejar de fumar o beber y no lo consigue o recae a la primera de cambio y dicen, "nunca lo conseguiré", pues parece que sea algo parecido. Hay mucho por cambiar pero la mayoría se escudan en eso que llaman "carácter" y los más ilusos lo llaman su forma de ser (my way), mi personalidad, etc, cuando es inmadurez. Hay muchas maneras de madurar, algunas lentas, otras más veloces y muchos tipos de madurez, pero no creo en grados, no creo que un budista o un Padre de familia responsable sea el ejemplo del súmmum de la madurez y la armonía personal o quizás si.


Y si antes me refería a esas personas temerosas al cambio, no me puedo ir sin comentar los que más rabia me dan: aquellos que se creen ya "maduros", aquellos que sin importar la de vueltas que den sus vidas, siguen con su tozudez, con sus errores, felices de su engaño, ay del día que se den cuenta de su error y lo lamenten.

Me parece muy bien que la gente no cambie, si todo el mundo lo hiciese sería una locura, pues los cambios no tienen porque ser siempre para bien y es que, como siempre digo, que cada uno haga lo que quiera con su vida, pero que no digan que no se puede cambiar, porque es mentira y yo soy una prueba viviente, al menos por ahora.

jueves, 16 de septiembre de 2010

El tamaño no debería de importar

Para empezar, ya en la historia, tenemos el caso del conquistador Napoleón o el pastor-luchador David (que fue quien derrotó a Goliat), en la actualidad tenemos al político Nicolas Sarkozy, al actor Tom Cruise o el músico y cantante Prince; ellos son pequeños y bajitos, pero en su interior se esconde un gran potencial y no, no es lo que pensáis, la altura no siempre tiene que ver con el tamaño del pene.

El tamaño, por definición, no se refiere solamente a la altura, sino también a la longitud y anchura, hay personas que de tan bajitos y delgaditos son poca cosa, otros son bajitos pero al ser anchos hasta imponen, luego tenemos los altos que de tan delgados parecen un palillo y luego los altos y anchos que intimidan a cualquiera, pero para nada eso es lo importante sino la cantidad, el peso, la fuerza, la agilidad; en definitiva, el contenido. Eso si, la obesidad en todos los casos nunca es bien vista por la sociedad.


En el caso de los cuerpos, ellos casi siempre quieren a la chica de pechos enormes y trasero respingón y claro, ellas quieren al chico con más dinero y más apuesto, pues el físico no es tan importante (o eso dicen) bueno y que no sean muy feos. En el tema de las posesiones, pasa algo parecido, casi todos quieren tener un piso bien grande para rellenarlo y decorarlo barrocamente de objetos inútiles. Casi todos coinciden en querer tener el coche más grande con la excusa de la comodidad o para llevar a toda la familia, aunque luego esto lo hacen rara vez; sólo unos poco tienen cabeza y eligen un vehículo pequeño para aparcarlo sin problemas. Quizás la excepción en el tema de las posesiones se encuentra en el terreno de las tecnologías, cuando más pequeño sea el móvil o el reproductor de mp3, mejor, cuando más pequeño sea el portátil, mejor. Pero incluso ahí todos también se  equivocan: más importante veo yo el peso y que sean artilugios ligeros y finos, pues en este caso si son grandes, mientra esto implique comodidad para el usuario, me parece algo bueno. En el fondo lo importante es que estos artefactos encajen con nosotros por la ergonomía, que sean confortables, sin dejar de lado la calidad. Pero afortunadamente parece que, poco a poco, las cosas están cambiando, los fabricantes de los coches los hacen cada vez más pequeños, para que pesen menos y gasten menos, pues el futuro es para los eléctricos y las constructoras hacen pisos más pequeños para abaratar precios y así abarcar más viviendas en los mismos metros cúbicos.


Lo que no van a cambiar son los complejos masculinos, si sólo pensasen en complacerse a ellos mismos o en esforzarse por complacerlas a ellas con sus limitaciones, todo sería diferente; si no tuvieran ridículos complejos, el tamaño dejaría de importar. Pero claro, yo no soy el más indicado para hablar del tema pues no tengo problemas de peso, ni de altura y mucho menos de tamaño, estoy dentro de la media española; me refiero a la relación altura-peso y complexión física. Por cierto, yo no soy el de las fotos.



miércoles, 15 de septiembre de 2010

De viajes al interior


La mayoría de la gente cuando sale de viaje en vacaciones va con los ojos abiertos, se sienten maravillados ante el cambio de lugar y encontrar allí gente desconocida o una cultura extranjera. En esos viajes de placer se pasan toda la estancia haciendo fotos o grabando vídeos de monumentos o museos o de cualquier otra tontería. Estos turistas al uso se permiten el lujo de caros manjares, se hospedan en hoteles de tres estrellas y dicen relajarse pero generalmente sólo encuentran estrés y no hacen más despilfarrar el dinero, para colmo, cuando vuelven a su tierra, pasado unos días, todo sigue igual, los ojos medio cerrados, sólo quedan recuerdos y ninguna lección aprendida, aunque eso si, las fotos quedaron geniales. Estaría bien también aprender a ir con los ojos abiertos en los lugares que recorremos a diario, hacer fotos, conocer gente nueva en nuevos lugares en vez de frecuentar espacios recurrentes. Pero hay otros viajes más interesantes que se pueden hacer con los ojos cerrados: los del interior.

Y es que a parte de los citados viajes de placer, hay muchos lugares por visitar y no me refiero a ir a un País en guerra o hacer una visita a algún lugar remoto con "street view", me refiero a aquellas que se hacen en un "plano mental" pero que no requieren fumarse un "peta" o comerse un par de setas Psilocybe cubensis, por poner unos ejemplos.Tampoco me refiero a los viajes astrales, que ni siquiera tienen fundamento científico y mucho menos las fantasías tipo "Second life". Lo curioso es que casi nadie viaja a su interior ya que, como mucho, chafardean algo y salen asustados, y vuelven a pensar en reservas, billetes pero lo que no saben es lo que se pierden pues los viajes "al interior" son lo más barato que te puedas echar a la cara, por no decir gratis, en ese interior te puedes encontrar todos los lugares exóticos que quieras y cuando quieras y además tienes la ventaja de que siempre serás el primero en visitarlos, a no ser que invites a un psicólogo o psiquiatra a entrar en tu vida. Y no, no me estoy refiriendo a sueños o pesadillas, sino a viajes al interior, paseos tranquilos, recorriendo recuerdos, saltando entre pensamientos, mezclando imágenes, observando como funciona nuestra maleable mente.

Ojo, cuando se viaja al interior no se está seguro, no hay policía que nos proteja ni guías que nos lleven de vuelta ilesos y para colmo todo está como en otro idioma, pero a cambio tenemos vastos terrenos inexplorados, imágenes que ninguna cámara puede captar, ideas que cualquier persona tacharía de insanas pero infinitamente gratas si nos dejamos llevar.

A las malas, si no se puede viajar correctamente al interior, también puedes ir a un SmartShop o visitar un Coffeshop  y tomarte algunas de sus recomendaciones y ver que pasa.

martes, 14 de septiembre de 2010

Caída, recaída y bajón


Definitivamente, no estoy en un lugar privilegiado sino donde siempre, no tengo que ir haciendo equilibrismos en la cuerda floja; no hay altura ni nivel. Como mucho, voy mejor preparado, se defenderme y tengo unos cuantos ases en la manga, pero nada más.

Para que quiero un subidón, un chute hacia otro nivel, para que quiero subir tan alto si al final lo tendré que lamentar. Prefiero los riesgos controlados, las aventuras justas. Pero otra vez más me torturan con sus sentimientos, sus amores, sus deseos y ambiciones destructivas. Pero no pienso volver a caer, en realidad siempre me empujan o me hacen la zancadilla, pero eso terminó, al igual que los gatos he aprendido a aterrizar de pie.

Eso si, me gusta estar en medio de la acción, esquivando los golpes, molestando, estorbando a los complacientes con mi presencia, tomando notas de sus asuntos, haciendo mis deberes, conspirando, sonriendo, sin importarme sus riñas, sus arañazos.

domingo, 12 de septiembre de 2010

Paso del pasotismo

Desde que he dejado de preocuparme por mi pasotismo, me he liberado de todo tipo de preocupaciones y se que así soy el pasota más más grande de todos. A partir de ahora voy a pasar de los acentos, de las comas y de los puntos. en esta entrada en concreto paso de vuestros comentarios escribid lo que querais, paso de seguir escribiendo...

jueves, 9 de septiembre de 2010

El mal genio del genio de la botella

Se empieza con un, te deseo, se termina con un te deseo lo mejor y acabas deseando quitarte la vida, hasta que de nuevo empiezas a desear más y más.

Pero imagínate que te encuentras con el genio de la botella, aquel te ofrece tres deseos, seguramente probarías de pedir lo que más deseas para ver si así consigues saciarte, pero quizás con tres no es suficiente si crees que eso sólo te llevará a la perdición, elige no desear nunca nada, conformarte con lo que tienes, pero el genio de la lámpara te ofrece tres y no seas tonto, quizás lo mejor será usar dos deseos y que el último sea siempre tener tres más, aunque claro, de este modo seguro que así pondrás al pobre mago de una mala leche impresionante. Y no me extraña, ponte en su lugar, tanto tiempo encerrado en un recipiente minúsculo, sin luz, sin poder morir, es como pasarte la mitad de tu vida encerrado en casa de tus padres y que encima no te dejen irte de fiesta.






miércoles, 8 de septiembre de 2010

La soledad de un corredor cualquiera

























Has estado entrenándote durante largos años, prescindiendo de los caprichos que te debilitan el cuerpo, aprendiendo las técnicas necesarias en tu especialidad como la respiración y mantener un ritmo de marcha metronómicamente constante. Has pulido los movimientos en las curvas y en las subidas para conseguir un equilibrio perfecto y economizar energías para cuando te hagan falta en la recta final.  Después de largos años de reflexión, has conseguido lo más importante: liberar el pensamiento de ideas cargantes, de preocupaciones mundanas y afectos innecesarios.

Dentro de unos minutos se dará el tiro de salida, estás rodeado de corredores, de compañeros de fatiga, de falsos camaradas que te dan la mano y te abrazan cuando saben que las cámaras os están apuntando, bueno, al final todos son compañeros, no hay que darle más importancia no sea que pierdas la concentración y te excedas en el tiempo de tus estiramientos. Hechas un vistazo a tu alrededor y ahí encuentras los restos de tu familia, te han visto, te saludan y les respondes sutilmente alzando la cabeza con una sonrisa mientras sigues con tus ejercicios. Ha llegado el momento, os ponéis todos en línea, mirando al horizonte, se hace la cuenta atrás y suena el disparo de salida y todos han empezado ya a correr, ves a los principiantes adelantarte, superas a los veteranos y a tu lado y por delante te encuentras con tus coetáneos. De alguna manera te relaja esa falsa compañía, el escuchar el trotar de sus pies y sentir tu ritmo interno y encontrar similitudes; se crea un tipo de desfase particular, pero no es más que una lucha constante. Dentro de unos kilómetros, tanto si eres el primero como el último, te encontrarás con tu peor enemigo, con la soledad del corredor y un largo camino por recorrer que, a pesar de que has estudiado el terreno y lo has recorrido varias veces, una vez que ha empezado la carrera, el tiempo y el espacio parecen ponerse en tu contra.

Llevas ya un buen rato, no hay cámaras ni espectadores, las maratones no son tan populares como la vuelta ciclista como para ser retransmitidas en diferido. Ha llegado el momento, estás sólo y ante ti ves un largo camino, la sed te golpea, demasiada calor en el ambiente, no hay nadie que te pueda dar agua y el asfalto está lleno futuros baches y admiradores y detractores que cuando menos te lo esperes te pueden empujar fuera del camino para que les firmes un autógrafo, para tirarte por el barranco o para que beses sin piedad el suelo. Llevas ya un buen rato, has perdido la cuenta subjetiva del tiempo, debes de llevar la mitad del recorrido pero ni aún así puedes dislumbrar el final del camino y eso te frustra en parte. Tienes que economizar fuerzas, nada de sprints kamikazes para alcanzar a ese corredor que tienes a uno diez metros, tranquilo, ya bajará él el ritmo, cuando llegue a la subida le alcanzarás por narices.

El cansancio físico puede contigo, la duda te asalta y crees que no has entrenado lo suficiente, pero conoces tus limites, siempre puedes seguir un poco más, siempre ha sido así, no tienes nada que perder, ni orgullo, ni la carrera, tu nunca has aspirado a ganar, tus medallas de hojalata no te las va a quitar nadie, total, después de tantos años ya no son trofeos sino parte de la decoración, en el fondo lo importante no es llegar el primero ni el tercero, sino llegar; aunque algunos tontos digan que con participar es suficiente.


 

martes, 7 de septiembre de 2010

La llave secreta para vencer en todas las peleas


 Recuerdo que cuando era pequeño, no me gustaba relacionarme mucho con la gente, prefería estar sentado en una esquina del patio del recreo con unos pocos, perdido en mi mundo y sólo de vez  soltaba alguna bufonada para los demás y algunos reían, no era el más carismático de la clase, no era el payaso por excelencia aunque si uno de los que aspiraba al trono con varios logros remarcables. Pero bueno, dejando mi soso pasado aparte, en la misma clase había un chico que era excepcional, tampoco le gustaba relacionarse con los demás y ni nos llevábamos bien ni mal, cada uno iba a su rollo. Él sólo se reía por todo, era bruto, algo regordete, era lo que se suele llamar "el tonto de la clase", pero para mi era uno más, no entendía de matemáticas, de lenguaje, ni dibujaba bien, su pensamiento era lento y obtuso, pero sabía lo que había que hacer en todas las ocasiones. Bueno, bien pensado, mi afinidad por él es porque yo también era un estudiante bastante pésimo, pero porque no me interesaban la mayoría de tonterías que explicaban los profesores con sus juegos y sus humillaciones varias.


En aquellos tiernos años las niñas jugaban a las gomas y a las muñecas y los niños jugaban al fútbol o se peleaban emulando lo que veían en la tele. El problema estaba en que las peleas no sólo se hacían entre los luchadores sino que a veces los busca-broncas buscaban a inocentes espectadores o a todo aquel que pasase por ahí cerca. En mi caso, nunca he valido para las peleas y aunque soy duro de pelar por mi aguante, mis movimientos eran lentos, desconocía las técnicas y no tenía elasticidad por lo que para vencer siempre acudía los golpes bajos, a atacar donde más duele, despistarlos con los recursos de "mira eso" y luego ir directamente a las zonas erogenas, estirar del pelo, etc. Y cuando veía que mi rival, incluso con trampas, me superaba, sólo me quedaba la opción de correr con un sorprendente sprint que para nada hacía honor a mi corpulencia.


Pero volviendo al personaje de antes, lo que más me gustaba de él es que no peleaba, era otra víctima más, sólo quería jugar a fútbol y ligar con alguna chica que le aceptase a pesar de sus deficencias, pero cuando no había mas remedio, lo aceptaba y se ponía en el ruedo como cualquiera, pero lo interesante del asunto es que nunca se defendía, siempre recibía el primer golpe sin importar donde fuera (menos cuando era en la entrepierna, claro) pero a continuación, cuando veía un punto débil en su defensa, sonreía, cogía a su adversario, abría los dos brazos de par en par y a continuación los cerraba violentamente estrechando a su adversario con tanta fuerza que quedaba inmovilizado de dolor y casi sin respirar y es entonces cuando éste le decía: "¿Te rindes?" Y claro, no podían con él, ni con cabezazos, ni escupiéndole en la cara, él se mantenía inflexible y todos acababan rendidos ante su abrazo mortal. Mucho otros probaron de reducirlo en el primer golpe, con patadas karatekas, con barridos de todo tipo, pero el se mantenía inflexible, ni siquiera mis golpes bajos habrían servido para nada. Ojalá todos los problemas del mundo se pudieran arreglar con un buen abrazo de los suyos, o un beso...

lunes, 6 de septiembre de 2010

Romper las normas

Suena muy bien eso de: "voy a romper las normas", pero a la hora de la verdad no es posible, como mucho se pueden saltar, torear, esquivar o camuflarse en el desorden. ¿Pero para que están las normas? Pues es muy sencillo, para hacerles algo de caso y los que no sepan verlo, pues que las sigan como borregos. A mi no me hace falta seguirlas al pie de la letra, ya se lo que se puede y lo que no se debe hacer y por lo tanto asumo las consecuencias, no importa si es una multa, una paliza, escuchar algún insulto de vez en cuando o la misma soledad. Lo importante es no faltar el respeto a nadie.
 
Las normas hacen que sea normal que sucedan las anteriores situaciones y que yo reciba mi merecido escarmiento. Pero se me ocurre una pregunta, y si las personas normales se atienen a las normas, ¿los mal llamados "subnormales" tienen libre albedrío o al contrario son más esclavos?¿Y que es un supernormal? Habría que normalizar adecuadamente estos términos. Yo me considero un anormal, aunque suena algo feo, como amorfo, analfabeto o neandertal.

Dicen que crear es unas de las cosa que definen al hombre, pero algo me dice que si empiezo a sacarme normas de la manga, más de alguno me mirará mal.

domingo, 5 de septiembre de 2010

El problema de tener una visión global



Es admirable la gente que tiene una visión global de sus vidas y lo que las rodea, en un sólo plano lo ven todo: el tablero, su posición, las piezas, incluso, los más lúcidos, las manos de los jugadores que lo mueven todo. Pero como no hagan "zoom", se perderán siempre muchos detalles de la partida, las pequeñas victorias, derrotas, los gestos y expresiones. Es algo muy inhumano utilizar siempre la visión global y por lo tanto no implicarse emocionalmente o arriesgarse en nada, este tipo de perspectiva sólo sirve para jugar con astucia en la partida y no ser derrotado a la primera de cambio, pero se pierden muchos detalles, no se disfruta de un jaque mate estando en segunda fila y tampoco se sufre cuando se ve una pérdida en la lejanía.

Para poder tener una perspectiva global de la partida y ademas disfrutar de los movimientos, el maniático Rey tendría que instalar un sistema de videovigilancia en su ejército, por ejemplo, unas cámaras instaladas en lo alto de sus torres controladas remotamente por los alfiles y así poder ver como avanzan los peones y la caballería en el campo de batalla. A la reina no le importará toda esta paranoia si, de vez en cuando, le dejan utililizar sus armas femeninas masacrando unas cuantas piezas del bando contrario. Este tipo de control me recuerda al  "sin vivir" de los adolescentes que se pasan todo el día ojeando las cuentas de Facebook de sus amigos y conocidos, especulando sobre sus vidas; es un tipo de vouyerismo algo malsano, pero al menos no tienen el control, son sólo peones mirando la vida de otros peones. Pero bueno, lo importante es pasarlo bien, al final, salvo el rey, todos van a morir, que cada uno haga lo que quiera con su vida. Yo intento ser un caballo desbocado (aunque alguna vez me tachen de caballero) y rebelarme contra ambos bandos, pero al final siempre acabó convertido en un peón, pero como algún día llegue al final del tablero, temblad!

 Pero bueno, cambiando de tema, o de juego, no, no es suficiente con leerse la sinopsis de la peli o ver el trailer, no es suficiente con fiarse de las críticas fiables de otros para tener una verdadera visión global, a algunos les bastará, pero lo que hay que hacer es ver la peli, con la predisposición adecuada, sin influencias externas y pasar un buen rato, sin morir en el intento si al final su visionado resulta ser muy decpcionante.


sábado, 4 de septiembre de 2010

Communication Breakdown, it's always the same


Es siempre lo mismo, confusión mental, malentendidos varios, malinterpretaciones surrealistas, no hay palabras que valgan por muy breves o extensas que sean y mucho menos los hechos, como mucho habrá que darle tiempo a la cosa, que los egos se disipen un poco, un break a la comunicación, la comunicación está rota, rota, rota, es siempre lo mismo.

No hay traducciones instantáneas fiables, solo dobles sentidos, sólo interpretaciones, no veo sentimientos por ningún lado sólo acciones desordenadas de un puzzle defectuoso de fábrica. Mejor que los malpensados dejen de pensar, que las malinterpretaciones se interpreten a si mismas, que los malentendidos se vuelvan buenos. Estoy teniendo una crisis nerviosa.



Hey, girl, stop what you're doin'! 
Hey, girl, you'll drive me to ruin. 
I don't know what it is that I like about you, but I like it a lot. 
Won't let me hold you, Let me feel your lovin' charms. 

Communication Breakdown, It's always the same, 
I'm having a nervous breakdown, Drive me insane! 

Hey, girl, I got something I think you ought to know. 
Hey, babe, I wanna tell you that I love you so. 
I wanna hold you in my arms, yeah! 
I'm never gonna let you go,'Cause I like your charms.