lunes, 20 de septiembre de 2010

Reuniones nostálgicas y nostálgicos desengaños


Ayer me refería al hecho, parece que insolito, de que las personas cambien con el tiempo, maduren, pues hoy es mi turno, escribir cuatro lineas sobre mi supuesta madurez en contraposición con lo que he visto en los sucesivos encuentros nostálgicos que he tenido en los últimos años. Que cada uno me juzgue mentalmente como traumatizado, como adulto o como niño pequeño, ya os adelanto que me considero un proyecto de algo, no me pienso definir como una persona constante sino alguien errático. Solamente afirmo que he cambiado y seguiré cambiando y evolucionaré lo que haga falta con tal de no atascarme en el pasado, a pesar de que éste siempre lo tengo muy "presente" como referente.

Lo que si puedo decir es que, en mi caso, lo que hasta ahora he madurado, no ha sido debido precisamente mediante una profunda introspección o a base de tener grandes responsabilidades o viajar por el mundo, sino recibiendo implacables derechazos vitales en varios momentos y no estoy diciendo que me pegasen de pequeño o que tuviese una desdichada adolescencia, no, para nada, de hecho los que más palos recibieron son los que han acabado convirtiéndose en unos verdaderos "average guy", que incluso parece que se comporten como críos, sera por eso de que prueban de reproducir tardíamente esa infancia perturbada.



Me hace gracia los que se creen que han llegado a una cima, orgullosos de sus defectos garrafales, de sus estupideces monumentales, pero a mi vista se me antojan como chavalilllos y es precisamente esto lo que me recuerda a esas reuniones de antiguos alumnos en las que he asistido últimamente. Lo cierto es que no me arrepiento lo más mínimo, fueron muy divertidas y enriquecedoras para mi autoestima, y es que el chafardeo estaba asegurado pues todos nos hacíamos un repasón de arriba a abajo y de vez en cuando alguno  me soltaba un: "¡Estás igualito que cuando eras pequeño!" y bueno, me lo tomé como un cumplido, no podría decir lo mismo de otros, que tenían un aspecto bastante decadente. Pero lo interesante del caso es que momentos más tarde cuando me oían hablar con un mínimo de coherencía sobre cualquier tema, otros me decían todo lo contrario: "¡Si que has cambiado, se te ve más tranquilo, más centrado!" y no me extrañó lo más mínimo porque, la mayoría de ellos, sus conversaciones parecían sacadas de un sensacionalista debate televisivo. Salvo dos o tres casos, que parecían realmente haber madurado, el resto seguían iguales, igual de creídos, de infantiles, de impersonales, de acomplejados, con los mismos vicios y algunos incluso a peor. Pero lo más divertido de todo, es que mi dislumbrante discurso no fue para nada el de un erúdito, no hablé de libros o de música, si no de mi vida, no emplee palabras excesivamente cultas, a parte de que no me caracterizo por un gran fluidez en el habla.

Es curioso porque yo que me pensaba que estaba traumatizado por ahondar en exceso en mi interior y en los de los demás y veo que son ellos los que están encerrados en una imagen de si mismos desde hace años; son ellos los que se me antojan más como traumatizados!


No en vano, el truco para mantenerse joven en todos los aspectos es muy sencillo, es tan  simple como cuidarse, como mucho me he emborrachado dos veces por semana, los trabajos explotadores no me han durado más de dos años, las mujeres fatal no más de uno, los amigos hipócritas lo justo para reírme en su cara cuando les he visto el plumero. Y desde hace ya unos años sólo ingiero comida en los "fast food"cuando tengo prisas, poco dinero y mucha hambre. Pues eso, que me he cuidado, ¿que esperábais, que fuera a un gimnasio a hacer pesas y tomase anabolizantes?


Me gusta pensar que, poco a poco, voy madurando, pues yo mismo cada cierto tiempo me voy azotando suaves derechazos vitales para mantenerme despierto, vivo o puede que simplemente me haya vuelto un poco masoca con los años.



You shout in your sleep. 
Perhaps the price is just too steep. 
Is your conscience at rest 
If once put to the test? 
You awake with a start 
To just the beating of your heart. 
Just one man beneath the sky, 
Just two ears, just two eyes. 
You set sail across the sea 
Of long past thoughts and memories. 
Childhood's end, your fantasies 
Merge with harsh realities. 
And then as the sail is hoist, 
You find your eyes are growing moist. 
All the fears never voiced 
Say you have to make your final choice. 
Who are you and who am I 
To say we know the reason why? 
Some are born; some men die 
Beneath one infinite sky. 
There'll be war, there'll be peace. 
But everything one day will cease. 
All the iron turned to rust; 
All the proud men turned to dust. 
And so all things, time will mend. 
So this song will end

4 comentarios:

Hoba W. dijo...

A mí me gusta pensar que somos seres mutantes....algunos mutamos hacia arriba, o hacia abajo, evolucionamos hacia adelante o hacia atrás ( y a veces ambas cosas), convertimos el exterior en una terapia cerebral o a la inversa, nos salen pedazos de interior por la coronilla a modo de antena teletubbie. No importa, evolución-desevolución, la gente acaba "haciéndose" lo que es.

Apuesto a que eres el del medio, el de la sonrisa amplia y las manos entre las piernas... :D (ahora dime que ni tan sólo es una foto de tu clase... :-S )

:)

Besitos

(Ainssss...no me hagas mucho caso hoy que ando febril perdidarematadaprofunda...)

Alejandro (vuestro humilde narrador) dijo...

Si, Hoba, somos seres mutantes, no como las tortugas ninja, claro, pero algunos tienen una tendencia de apalanque, de conformismo, ya sabes, la chapuza española: "mientras vaya tirando pa que arreglarlo" y sus máquinas con el tiempo se oxidan y pierden aceite, etc. Y creo que, por lo general, somos mas fruto del ambiente y de nuestras experiencias (bueno y algo de los genes) y luego nos apalancamos en lo que funciona, digo yo...

A mi me gusta instalarme antes de dormir todas las actualizaciones de mi sistema operativo cerebral y como precuación anti-virus, hago un format disk de la partición de datos, o sea que no me acuerdo de nada al día siguiente, jaja! Pero vaya, que le doy al update siempre que puedo, ya sean parches o mejoras! ;)

¿Las antentas teletubbie emiten-reciben wifi?

Pues si te refieres al elemento de la primera foto, te equivocas, estoy irreconocible y si es respecto a la segunda, yo soy quien hice la foto, jaja! No doy más pistas. ;)

Cendrero (Adm. El Busto de Palas) dijo...

Lo que ha quedad claro con estas dos últimas entradas es que en el camino de la superación personal nunca hay un límite. Siempre hay algo que puedes cambiar. Nunca viene mal tomar un giro en la vida (más o menos radical, según tu situación), así te mantienes más vivo y no haces lo mismo de siempre.

También es interesante ver el comportamiento de quienes piensan que ya han llegado a lo máximo, a los que se creen los mejores. Eso, como bien indicaste hace un tiempo, es autoengaño.

Alejandro (vuestro humilde narrador) dijo...

Cendrero, es que parece que las personas sólo cambien a golpes, pero cuando son muy duros duelen, no hay nada como madrugar para aprovechar una mañana, ese tipo de pequeños sacrificios me ayudan, por poner un ejemplo.

Auto-engaño, conformismo, posiblemente son los peores crímenes de la sociedad moderna. Buena sintesis, compañero!