miércoles, 29 de septiembre de 2010

Dar la razón, tener la razón; la razón de todo

Al final todo se descubre, no puedo daros la razón, la razón por la que escribo todo esto es porque el raciocinio se ha impuesta nuevamente, tengo la razón e intuyo las razones (de todo). Y sólo son deducciones sencillas; cuando más se niegan, mas rotundas son las evidencias, pero no se pueden mantener para siempre, algún dia, el menos pensado, puedo cambiar de opinión y daros la razón, perder la razón y el raciocinio y quedarme sin motivos para seguir razonando.

Tener la razón, dar la razón, saber la razón es lo importante de todo. Razonamiento e intuición pueden ir juntas de la mano. No hay razón alguna para seguir con esto.




There's no way
I'm gonna let go
There's no way
Because it's my show
I'm hangin' on
For a little while
I won't go down easy
That's not my style

I'm all tied up
Tied up in a knot
And I can't decide
Just what it is I've got
Did I get out of touch
Did I lose my way
I've not forgot
No, not a single day

Now you might believe
I'm not a happy man
Putting myself apart
From the common clan
What a boat we're sailing
We had a week or two
But I know it sounds
Like me and you

So there's no way
I'm gonna let go
There's no way
Because it's my show
I'm hangin' on
For a little while
I won't go down easy
That's not my style

4 comentarios:

Raúl Peñaloza dijo...

Yo suelo perder la razón a veces. Y a veces encuentro la razón de seguir haciendo lo que hago.

Razones más, razones menos. O como diría Cantinflas, de razón a ratón, me quedo con el segundo.

sentimental_mood dijo...

Como decía Marx: "La razón siempre ha existido, pero no siempre en una forma razonable."

Yo pierdo la razón muchas veces, y quizá la mayor parte del tiempo pierda la razón en un intento de defender mi propia razón.

Es mucha razón todo esto, mucha razón incluso para mí.
Tú tienes razón y yo no te la quito sino que la refuerzo con mi propia razón.

Demasiada razón tenemos.

Tendremos que parar aquí.

Alejandro (vuestro humilde narrador) dijo...

> Raúl, que nostálgica frase que me has traido hoy de Cantinflas, tenía ya olvidado a ese geniecillo del humor!

> Sentimental_mood, que curiosa e inesperada manera de meter al currante Marx en un texto de razanomientos e indecisiones obsesivamente razonadas.

Todos perdemos la razón pero lo triste es que no nos damos cuenta de ello hasta que alguien con razón nos lo dice y le tenemos que dar la razón, para recuperar la nuestra.

Me ha gustado eso del razonamiento reforzado, así ni me das la razón ni me la quitas, genial para mi ego!!!

Me sobran razones, así que en lo referido a vuestros textos, os la doy sin problemas!

Cendrero (Adm. El Busto de Palas) dijo...

Siempre he pensado que la intuición puede ser dos cosas a la vez: Un buen arma o un enemigo. Si obedecemos directamente a la intuición sin pensárnoslo dos veces creo que se convierte en nuestra enemiga, no hace más que perjudicarnos; si por el contrario aplicamos la razón a la intuición tenemos un gran aliado de nuestra parte. Tener buenas intuiciones y saber detectar racionalmente las que van a funcionar de verdad es la clave.

La razón aplicada a la intuición. O, como decían los ilustrados, la única forma de entender a una sociedad es mediante el uso de la razón.