jueves, 5 de agosto de 2010

Planeando los planes

Los años pesan, es una realidad, podemos hacerle la vista gorda todo lo que queramos a los achaques de la vejez pero algún día vendrá una misteriosa señora vestida con una túnica de color negro con una enorme guadaña dispuesta a hacernos una visita a nuestras casas y por mucho que nos opongamos, se nos llevará de paseo para siempre. Esperemos que ese día tarde en llegar, pero por si acaso dediquémonos a disfrutar de la vida al máximo, no sea que esa dichosa fecha llegue mucho antes de lo que pensamos. Estaría bien estar preparados, relajados, que cuando llegue no tengamos que luchar o resistirnos, que en nuestra vida no quede nada importante por hacer, que los planes, más o menos, hayan salido como pensábamos.

Afortunadamente, desde que he descubierto la opción de programar los "posts" automáticamente, una o dos veces a a la semana me dedico solamente a redactar en blogger lo que casi a diario esbozo en una libreta, en algún trozo de papel y a las malas incluso en la mano. Sólo cuando no tengo lapiz o bolígrafo anoto las palabras clave en el móvil, pero me incomoda teclear en ese odioso pero indestructible Motorola V-360; razón por la cual todavía no me he "actualizado", tampoco es que hayan muchas ganas que digamos.

Me encanta planear en mis planes de publicación de posts semanales, revisar orgullosamente una enorme cantidad de borradores que algún día estarán en la lista programada añadiéndoles frases e imágenes. Sería un alivio abusar de la función de auto-publicación (y de mi creatividad) y escribir para todo el año o décadas siguientes, pensar que podría dejar publicaciones hasta incluso después de mi muerte; que dulce liberación pensar que estos textos fuesen algo más que un epitafio, sino mi continuación, que aunque yo no estuviese escribiendo todas las noches, el señor Blogger hiciese el trabajo sucio de resucitar mi alterego vodevilesco en función de la hora programada. ¡Que megalomanía más dulce! Lástima que no pudiese leer vuestros comentarios desde el mas allá pues no creo que el alcance del wifi se recoja desde el ultratumba. Aunque quizás con una tabla Ouija y con la invocación o conjuro adecuado si que me atrevería a replicaros un rato.

Lástima que no pueda uno programarse la vida de la misma manera, que dependamos de agendas flexibles como nuestras opiniones, que no siempre podemos cumplir por compromisos varios. Y es que por mucho que busco no encuentro el botón entre mis neuronas y siempre acabo olvidando lo que tenía que hacer y luego ya es demasiado tarde.

Seguiré planeando...

7 comentarios:

sentimental_mood dijo...

¡Cómo me ha gustado esto! Parecía que se escuchaban acordes rasgados de guitarra acústica tocada por algún viejo que quiso intentar con el country.
Estaría genial. No poder irte hasta que tú decidas, hasta que tu agenda se desnude en páginas blancas y te aburras de respirar aire y no tengas nada más por hacer.
Será un placer seguir leyéndote después de muerto.

Patricia dijo...

El día que tú la palmes ¡Pobres niñatos jugando al espiritismo! Me imagino sus caras en medio de un poltergeist vodevilesco.

Miedo me das ;P

PS. Molt xula la cançó Forever changed

Alejandro dijo...

> Sentimental_mood, en realidad me veo más bien como un fiel imitador de un centenario Tom Waits cantando "Big in Japan" más que a un revivalista yayo tocando country; prefiero el blues. Espero cumplir con mi promesa y torturar a las actuales y a las nuevas generaciones venideras con mis textos descarados sorprendiéndoles cada día con mi imaginario personal; mi última entrada podría ser una invitación a hacer una relectura a la primera entrada que hice y así quedar atrapados en un bucle similar al de Moebius.

> Patricia, mi poltergeist espero que no se limite a dar sustos a adolescentes, a mover pequeños objetos y que en cambio de eso pueda tomar posesión del cuerpo de alguien y seguir con mis tareas habituales de escritura o aterrorizar algún miserable con una voz de ultratumba, pero algo me dice que me tendré que conformar con la auto-publicación a modo de trastada.

PD: El post de sentimental_mood, por su temática y comentarios de cierta blogera, pedía a gritos la canción, no tanto por su letra sino como por su sentimiento. La canço es tan xula como el xulo de Lou Reed, aunque el mérito es del elegante y sobrio John Cale, tanto por la voz como por su obsesivo piano.

Cendrero (Adm. El Busto de Palas) dijo...

Me pregunto qué tal escribirá el fantasma de Alejandro cuando las Parcas le corten el hilo de la vida :D

Otra cuestión: ¿Alguna vez alguien habrá conseguido completar toda su "agenda" antes de morir? Un hombre puede tener demasiados objetivos y deberes que, por mucho que pese, no pueden ser cumplidos. El tiempo pasa, hay que aprovecharlo (a menos que sepamos bloguear después de muertos...).

PD: Ahora que lo comentas, mis borradores son un absoluto desastre. En cuanto se me ocurre una idea, la apunto en un post y lo dejo ahí abandonado para recuperarla un día que esté escaso de imaginación. Ahí ya hay más de cincuenta borradores, algunos repetidos. Son un completo lío para mi pobre cabeza, ya no sé ni lo que quería decir cuando lo apunté. Tengo que organizar mejor mi agenda, ya no sé ni lo que quiero ;)

Raúl Peñaloza dijo...

A mí me gusta el verbo planear, pero no el del sustantivo "plan" sino del de "planeo". Curiosa composición: imagino un campo lleno de posibilidades, de alternativas, y "planeo" por encima, sin meter presión de motor, cual gaviota escogiendo presa en la superficie del mar; de pronto, algo me gusta, me llama la atención y paso del planeo al ataque.

Sólo espero que la huesuda no se encuentre "planeando" sobre mis dominios. definitivamente, no es bien recibida en estos momentos.

Alejandro dijo...

> Cendrero, el Sr Alejandro escribirá como siempre quizás demasiado programado o robótico, pero la eséncia estará ahí. Espero avisar antes del cambio con un post tipo "En breve RIP: larga vida a la autopublicación". Espero poder anticipar el fin de mis días.

Interesante reflexión, supongo que muy pocos conseguirán limpiar su agenda a no ser que la tiren y vivan sólo el día a día mirando las obras por ejemplo! ;)

Si te sirve de consuelo, mis borradores también son un desastre, también son uno 50 o así y algunos sólo son una frase y pocas líneas más, pero me consuelo pensado que ya les llegará el momento!

> Raúl, planear es algo tan sencillo (como tu dices no es necesario el motor y por lo tanto sin combustibles contaminantes!), debe ser tan gratificante, observar el paisaje, gozar con la brisa que pasa por nuestros rostros...
No pienses en la huesuda, vive el momento, pero no olvides tu legado y por si acaso ten preparado tu epitafio, por no decir nada de la herencia y el entierro pagado! Malditas burocracias mortificantes!!!

Grácias por vuestros comentarios planeadores y planificados!

Antonio L. dijo...

Yo creo que al ser los únicos en tener consciencia acerca de nuestra propia existencia nos sumergimos en un inevitable drama de no saber que será de nosotros cuando la muerte nos visite. Aunque la idea de poder seguir escribiendo desde el más allá me gusta. Recuerdo una frase de Jack Nicholson, no recuerdo la peli pero me asustó bastante: "Cuando muera y quienes me conocieron también mueran será como si nunca hubiese existido".

La verdad es que me apunto a la idea de dejar un par de cosas programadas y escritas para antes de ese momento, para por lo menos poder decir: "Eh, soy yo y sigo aquí"

Sería genial.

¡¡¡Saludos!!!