martes, 17 de agosto de 2010

El vaso medio lleno o medio vacío

Creo haber encontrado la solución a la gran duda que a veces atormenta a algunos tontos cuando se enfrentan al clásico dilema de vaso medio lleno/vacío, sin tener que utilizar un recipiente con inscripciones donde quede marcada la capacidad o uno con dos compartimentos.

Es muy simple, no voy a ir con rodeos, solamente hay que beber de morro, ya sea de la lata o la botella; es la única manera de no perder el tiempo en bobadas y seguir gozando de la bebida antes que se enfríe y evitar discusiones que no van a ningún lugar, a no ser que utilices los recursos que he comentado en el primer párrafo, total cuando todos eramos pequeños incluso mamábamos que según se mire es peor, si es que en realidad tiene importancia la manera en que lo hagamos, mamábamos como mamones que somos, ya fuese de la teta o del biberón, por esa la raza humana es tan mamona, quiero decir mamífera.

Aborrezco los finolis que se ruborizan cuando bebo de morro y luego suelto un sonoro erupto de placer. Aborrezco las personas competitivas hasta el absurdo discutiendo sobre las gotitas que hacen falta para que el vaso pueda considerarse de una manera u otra y es que mientras la odiosa gota no desborde el colmo de vaso, que se tranquilicen y se ocupen de cuestiones más importantes. Son todos unos mamones que tendrían que prestar más atención a la fotografía de abajo que es lo que en el fondo les interesa: mamar de los dos modos.



No importa como esté el vaso, lo importante es tener sed y beberte lo que sea que haya dentro a no ser que dudes del camarero y creas que te está tomando el pelo. El lenguaje humano es tan impreciso... dejemos los matices para la ciencia. De acuerdo, tu compañero de al lado es un pesado e insistes en solucionar la cuestión a toda costa, bien, pues te ofrezco dos opciones igual de pragmáticas:

1) Lo llenamos sin rechistar con el contenido del recipiente original y fin de la historia.
2) Le metemos unos cubitos como en los fast-food y acabas bebiendo agua de grifo con sabor a algo.

Ya se que la entrada de hoy es una parida, que no es la solución que estabais pensando o lo que estabais esperando, pero que mas da, el vaso al final se vaciará y se volverá a llenar una y otra vez, mientras no te timen, mientras puedas pagar la bebida el resto es algo superfluo, aplica estas últimas palabras a cualquier ejemplo y deja ya de comerte la olla.



Las apariencias no engañan
no nos engañemos


Todos somos igual
de débiles


PD: Normalmente las mujeres no discuten sobre el contenido del vaso, es mas de borrachos o filośofos y científicos principiantes, por ello he recurrido al recurso de poner las fotos cachondas de la maniquí macizorra para que desvíen la atención sobre cosas mas importantes para ellos.

7 comentarios:

Cendrero (Adm. El Busto de Palas) dijo...

Pero... ¿entonces el vaso cómo esta ;) ? Yo tengo la respuesta, se ve que todos los que hablan sobre este tema no tienen ni idea :) Si va a ser verdad ese dicho de que no podéis ver el bosque porque el árbol os tapa la vista... Os echo una mano:

El vaso está por la mitad

Y ya está. Exactamente por la mitad, ni medio lleno ni medio vacío. El mundo es objetivo, como si fueran matemáticas, es exacto. Y el vaso siempre se verá por la mitad. Ahora bien, si un día te levantas de buen humor, consigues lo que quieres y te sientes bien, seguro que vas a la nevera a rellenar el vaso con otra botella de agua. Si por el contrario te levantas con el pie izquierdo y te sale un día de perros, vas a tirar el agua que queda al fregadero.

Y fin del debate, eres tú mismo el que llena o vacía el vaso, pero él está por la mitad. Al igual que el objetivo mundo que te rodea, evidentemente.

Genial la idea de esta entrada Alejandro :D

Alejandro dijo...

Gracias, Cendrero, tu solución me parece también muy buena, no había caído en ello! ;)

Nah, una entrada normalilla, a ver si tendré que bajar el nivel para que os guste... jaja!

Saludos!

Betty M. dijo...

Pues yo derramaría el líquido sobre mi escote. Y dependendiendo de lo que ocurriese después sabría si estaba medio lleno o medio vacío.

Se me ocurren cosas mejores que hacer con las botellas, en lugar de filosofar sobre su contenido.

Esto, me encanta el conjunto del maniquí, se parece a uno que uso cuando me pongo las medias de medio muslo.

La lencería me chifla. En especial cuando la lleva otra mujer y tengo que frotar la nariz sobre el satén para descubrir si ese día toca perfume aroma de flores mejor, se ha inclinado por otro de notas frutales.

Betty

Manel dijo...

Solo discrepo en lo del "sonoro erupto de placer"...yo soy más discreto. ¡Ah, ah, ah!

Saludos.

Alejandro dijo...

>Betty, correcto, yo también soy partidario de filosofar menos sobre las bebidas, pero no derramarlas, que hay crisis! Dudo bastante de tu sistema de comprobación científico es más, parece pura provocación, me equivoco? ;)

Lo de Betty no serà por la "fea" o por lo de guarra que afea?

Esto me pasa por poner fotos de maniquí e insinuar que la mayoría de hombres son unos salidos y que con un par de t**as se olvidan de preocupaciones nimias.

Saludos cochinos!

>Manel, gracias por sobrepasar el anonimato!
Si, la educación con según quienes es importante, pero si era un eruptito de nada... en la mesa no lo hago, pero de noche, en un lugar ruidoso, es un placer eruptar de placer, valga la redundáncia.

Saludos!

Betty M. dijo...

Betty es mi nombre, no tengo otro. Si no lo hubieras puesto tan a huevo ni se me hubiera ocurrido provocar un poquitín.

Si no recuerdo mal Betty "la fea" resultó ser muy guapa. Lo otro que dices ni lo entiendo, lo siento. Supongo que tienes razón, tendrás que bajar el nivel intelectual de tus entradas para que te podamos seguir. Aunque ahora que lo pienso, si no pones fotos chulas no me molestaré en leerlo.

Saludos marranotes

Alejandro dijo...

Yo también soy un provocador así que de tanto ponerlo a huevo y termina en castración! ;)

Saludos, guapa!