sábado, 14 de agosto de 2010

Emesis creativa y la búsqueda de uno mismo en el arte

La creatividad es algo tan relativo, todo es creativo y susceptible de ser admirado por un espectador dependiendo de la sensibilidad del artista o artistilla en cuestión y del hipotético público, menos el plagio más descarado, claro! Cualquier muestra de nuestro interior, donde se aprecie un trabajo de indagación y un cierto estilo, se merece la medalla en cuestión. Eso si, si me dices que te defina que es una silla y te digo:

Una silla es un mueble cuya finalidad es servir de asiento a una sola persona. Suele tener cuatro patas, aunque puede haber de una, dos, tres o más. Pueden estar elaboradas en diferentes materiales: madera, hierro, forja, plástico o una combinación de varios. Según su diseño puede ser clásica, rústica, moderna, de oficina, etc. Las que cuentan con reposabrazos se denominan sillones. 

Pues entonces, no sólo no hay creatividad sino que podéis empezar a pensar que soy algún tipo de inteligencia artificial suspendida en la red, un terminator muy avanzado o algún típo de proyecto de replicante, pero tranquilos hice un copy-paste de la wikipedia.

La fotografía de este artículo es de una pintada que me encontré por Barcelona hace unas semanas, dudo mucho que el autor se refiriese a mi interpretación, pues lo suyo tiene pinta de ser un grito desesperado; toda una declaración de principios propia, ya sea para que dejemos de imitar o de fingir ser otras personas. Pero a mi me va como anillo al dedo: vomitemos nuestro ser, nuestra creatividad implicita en todo lo que decimos, escribimos o vomitamos.

¡Que tengáis unas felices arcadas!

PD: Vomyta con "y" no existe, quiero pensar que es una licencia creativa del autor/artista.

3 comentarios:

Cendrero (Adm. El Busto de Palas) dijo...

Exactamente, la diferencia entre ser un redactor de la Wikipedia y el de ser el autor de un blog es que con un blog vom"y"tas tu ser, le muestras al mundo tu "toque", expones tu licencia artística y la haces única.

La única forma de diferenciar al autor de una obra es ver su toque personal y creativo. Cualquiera puede imitar una firma, pero no un estilo. Esa debería ser una de las precauciones que debería tomar todo artista: diferenciar su obra. ¿Cómo? Con un estilo diferente, único.

Y aunque muchos no lo crean, se nota muchísimo. Muchas veces puedes reconocer quién ha escrito o cantado algo solamente por la forma en que lo hace.

Alejandro dijo...

Si, curiosa apreciación, es como tocar un blues (siempre digo el mismo ejemplo), no lo toca de la misma manera Steve Ray Vaughan, que Jimi Hendrix, Eric Clapton o Santana, ahí está el estilo!!!

Antonio L. dijo...

Yo adoro a las personas que "Vomytan su ser". Las considero mucho más verdaderas que las que se esconden detrás de otras opiniones y las terminan adoptando para esconder que no tienen personalidad. Lo mejor es nunca dejar de ser uno mismo en esencia y no tener miedo a mostrarnos tal como somos. Yo creo que las personas que copian e imitan los gustos y otras cosas de los demás lo hacen por miedo a ser rechazados si se muestran como son realmente, por eso prefieren "Tragarse su ser" a cambio de aparentar ser tipos interesantes.

¡¡Un abrazo!!