sábado, 3 de julio de 2010

Una vida sin sentido... del humor

Dicen que las máquinas son superiores a los hombres en casi todos los aspectos excepto en la creatividad y en las emociones, pero la carencia más grande que tienen es la del sentido del humor.  Cuando más sentido del humor tengamos más humanos seremos y es que aparte, como seres emocionales que somos, sería difícil vivir en un mundo en que no pudieras reír, donde lo único importante a hacer fuera trabajar y cubrir las necesidades básicas de Maslow. Afortunadamente, desde que alguien "descubrió" el sentido del humor, han surgido muchas variantes de éste para todos los públicos y edades. Una vez más, me atreveré a hacer una particular clasificación:

1) Infantil: es aquel con el cual nacemos y aprendemos a utilizarlo cuando nos enseñan a hablar o escribir, aunque también hay chistes gráficos. Es un humor muy simple: alguien se cae, resbala, se ensucia la cara, uno pronuncia mal una palabra o tartamudea, etc y se supone que eso nos tiene que hacer gracia.  Es decir, que los niños son tan miserables como nosotros, será por falta de educación, pero bueno no se lo tengamos en cuenta, los adultos son peores. Una muestra la tenemos en todos los contenidos de Disney o en los programas matinales, incluyendo magazines y anuncios de teletienda. Aunque mirándolo fríamente, debido a la inamdurez de mucha gente, podríamos decir que es también un humor universal; sólo hay que ver esos padres que en el cine disfrutan mas que sus hijos, lo cual para mi es algo conmovedor.

2) Adolescente: Es una versión más descarada que la primera, les hacen gracia las pelis "gore", de miedo, las de serie Z. Los chistes amplían su abanico de posibilidades con una mayor complejidad en el contenido y los de temática sexual y racista son bienvenidos sin ningún tipo de descaro. Si partimos de la base que excepto en la exaltación de sus emociones un adolescente no es muy diferente de un ser adulto, este tipo de humor también perdura con los años y tenemos a centenares de adultos leyendo cómics y viendo películas de superheroes con una alegría y nostalgia inaudita.

3) Adulto: Es como el adolescente pero a diferencia de éste las temáticas incluyen a profesiones y hobbies adultos. La frontera de edad ya no queda limitada, este es el humor aceptado comunmente, un humor un poco más ingenioso, se podría decir que mas intelectual.

4) Humor técnico: es sólo para entendidos de la materia, se suele utilizar en el trabajo pero a veces por deformación profesional se escapa fuera del horario laboral y el resto no se enteran de nada.

5) Humor cínico: es una variante adulta, picaresca, como portavoz podríamos poner a cualquier humorista moderno.

6) Humor irónico: es una versión perversa del humor adulto, donde decimos lo contrario de lo que podemos expresar y lo demostramos mediante la entonación. Es un humor, llamémoslo interpretativo.

7) Humor sarcástico: es el humor de los cascarrabias que han llegado a un nivel superior tras agotar la fórmula del humor cínico y el irónico. 

Lo bueno es que reír es gratis, se puede hacer sólo o estando en compañía y para reírse de uno mismo no hace falta nadie más, solamente que nos comparemos con alguien mejor que nosotros, como ejemplo, para ello nada mejor que un espejo y mostrar una buena barriga cervecera respecto a alguien con una compacta tableta de chocolate por abdominales. Supongo que en nuestros momentos más bajos lo importante es reírnos de alguien en vez de nosotros mismos, más que nada para no llorar de desesperación por nuestras tragedias personales.

4 comentarios:

Dani dijo...

En todas las definiciones se manifiesta la incongruencia...

Buena reflexión, Alejandro.

El sentido del humor es vital, yo intento que esté presente en mi experiencia cotidiana. Todo se entrena, amigo.

Buen finde

Alejandro dijo...

Me he metido en una camisa de doce varas tamaño XXL... Si, es todo un arte, esto del sentido del humor!

Igualmente, a descansar y recargarse las pilas del humor!

sentimental_mood dijo...

Muy interesante tu clasificación cronológica por edades, aunque la verdad yo me he saltado unas etapas, he puesto unas por encima de otras y algunas ni las he experimentado.
Yo no tuve humor infantil. Cuando un niño se caía y el resto se reían yo simplemente seguía jugando.
El humor adolescente sí me suena, aunque de otra forma, no sé, entre el cínico y el irónico, y bienvenido sea el humor sarcástico.
Yo ahora soy una especie de Larry David pero con 20 años. Me veo envuelta en todo tipo de situaciones cómicas, bien sea por mi falta de suerte, por mi extremada suerte de encontrar esas situaciones o por mi humor, que es sarcástico, cínico, irónico y realmente sincero cuando no debe serlo.
Me encanta el sentido del humor. No obstante no me gusta ese supuesto "humor" que algunos tienen y lo llaman inteligente sin realmente serlo.
Padre de familia, por poner un ejemplo. Si el pater familias con sobrepeso se tira un pedo yo me río, pero nadie llama a ese humor inteligente sino escatológico o estúpido.
Yo, como un buen jugador de naipes, me desenvuelvo bien en todos ellos y no creo que ninguno sea malo o esté por encima/debajo de otro.
Realmente me ha gustado esta entrada!
Hasta pronto!

Alejandro dijo...

Padre de familia es una serie de humor adulto bastante personal, que sea alga escatológica no es algo malo, lo que pasa es que tiene muchas referencias al cine u otras series, para disfrutarla al 100% hay que entenderla. Te recomiendo "Blue Harvest", episodio extendido parodia de "La guerra de las galaxias".

Como he dicho antes el humor adolescente y el adulto no son muy distantes, si no te gusta uno el otro aún menos.

No es realmente malo ser una "Larry David" de 20 años... si la cosa funciona. ;)

Yo también llevo bien todos los "humores" pero estoy algo estancado en el sarcasmo y sus hermanos menores, la ironía y el cinismo.