jueves, 8 de julio de 2010

Preguntas y respuestas

Para algunos es muy fácil no preguntarse o plantearse nada y dejar que la vida pase tranquilamente. Y es que la experiencia nos dice que cuantas más preguntas nos hacemos menos respuestas obtenemos y ello quieras o no nos frustra. También es cierto que conseguir una respuesta que ha costado bastante trabajo es un estímulo enorme para seguir adelante.

Pero ahora me pregunto: ¿porque escribo sobre este tema sabiendo que muy posiblemente no encontraré una verdad absoluta? Pues posiblemente porque no tengo más remedio, porque aunque quizás sólo el todopoderoso tiene el conocimiento suficiente para elaborar una contestación definitiva, yo me atrevo a jugar a ser mi propia divinidad y consigo apañar las respuestas a mi gusto, conformándome con medias verdades que al menos son mejor que el vaso medio vacío. Y no hay más, sólo queda eso o recurrir al odioso dios que todo lo sabe y quedarme tan pancho al no encontrar contestación en mis plegarias. A fin de cuentas, mis conclusiones serán imperfectas o erróneas pero al menos me parecen más consistentes que las de los creyentes que se apoyan en escritos milenarios sobre mártires mortales con supuestos superpoderes como Superman o un alienígena de otra galaxia. Mis respuestas son truculentas pero a mi me sirven, cuando no sea así buscadme en una iglesia, en un monasterio budista o en el más allá...


  •  Como he dicho antes, me hago preguntas porque el simple hecho de encontrar respuestas ya es un estímulo.
  •  Me hago preguntas, porque aunque quizás no las encuentre hoy o mañana, mientras exista la pregunta habrá una posibilidad de ser respondida y habrá que seguir hurgando entre incógnitas.
  • Me cuestiono las cosas porque dudo que estén bien cuestionadas, porque quizás los que se hicieron las preguntas no tenían el mismo conocimiento que el mío y también las apañaron a su modo: ¡pueden estar completamente equivocados!
  • Y lo más importante, me hago preguntas porque no puedo vivir sin respuestas, porque ya hago suficiente la vista gorda a otras verdades falseadas más tangibles.
  • Y para acabar, me hago preguntas porque alguien las tenía que hacer, porque yo soy así, porque sino no se que escribiría por aquí.

Como siempre, podéis opinar y sobretodo preguntar lo que queráis respecto a las temática que he planteado.

2 comentarios:

Dani dijo...

No sé donde escuché que una pregunta si está realmente bien formulada, lleva ímplicita la respuesta. No me hagas mucho caso porque cito de oído, pero la idea está relacionada con tus certeras reflexiones.

PD lúdica: personalmente yo le pregunto mis inquietudes a Dimitri

http://misterdimitri.com/#/home

:-D

Alejandro dijo...

Ya se por donde vas, en cuestiones cuotidianas para responder correctamente, la pregunta debe ser formulada con precisión. Pero sobre cuestiones más profundas sólo nos queda a Dimitri... aunque siempre se acaba poniendo nervioso y no me queda muy clara la solución al enigma pertinente.

PD: muy buena tu PD! ;)