domingo, 25 de julio de 2010

El honor y la camaradería: el timo de la estampita

La educación es muy importante para progresar como personas, podemos haberla aprendido en las calles, en una escuela e incluso en internet gracias a la wikipedia, aunque esto último es muy complicado. Podemos ser educados, nobles, barriobajeros o maleducados pero la nobleza no tiene porqué estar afectada por la región en la que vivamos o por la gente que nos rodea, en todos los lugares tenemos individuos rastreros y carroñeros preparados a sobrevivir en cualquier ambiente por muy hostil que sea; es en esas situaciones donde decimos adiós a la camaradería y somos capaces de robar a quien haga falta y cometer cualquier tipo de atrocidad. Hablando de hurtos, lo que nos define en la legalidad de nuestros actos son sus intereses, sino mirad a Robin Hood: el bien y el mal son demasiado relativos; menudo chorizo traicionero robando de escondidas. O también fijaros en un Samurai o un Ninja, ambos son fieles a sus amos sacrificando su vida si es necesario con el conocido Hara Kiri, pero a la hora de asesinar no se cuestionan nada y para unos son unos individuos excepcionales y para otros unas criaturas monstruosas.


Pero algo me dice que el honor se lo inventaron los reyes y la gente de la nobleza para poder controlar a sus súbditos, ya sean caballeros, guerreros, espías o mensajeros. El código de honor es necesario pero cada una debería de tener uno personalizado y flexible o al menos ser consciente de él y no actuar por intereses puramente egoístas, quizás tendría que estudiar más a fondo el Japón y sus guerreros feudales pero deduzco que no es tan importante. Examinando el código de honor de los samuráis o los ninjas, no puedo aprobarlo, son mezquinos y traidores, son psicópatas con el halo de nobles salvadores. Si hasta los educaban a tempranas edades con el arte de asesinar!

Antiguamente los reyes iban a las guerras y presidian los ataques desde un posición estratégica si no es que incluso se daba el caso que ambos lideres se enfrentaban en batalla; eso era honor. Hoy en día los reyes o las figuras monárquicas dan órdenes desde sus tronos acolchados mediante un ordenador o una blackberry si se encuentran de viaje; los tiempos han cambiado, no hay honor.

Espero que la camaradería no se extinga tan fácilmente. Yo, por si acaso, a falta de llevar encima una "pipa" o una preciosa y brillante espada samurai, en el bolsillo de la chaqueta siempre guardo un par de Shurikens de papel.




7 comentarios:

Dani dijo...

1. Qué bueno Dexter. Ese sí que tiene un código de honor...
2. Sanurais y ninjas son un poco distintos, la verdad; pero para el ejemplo que pones va muy bien. Prefiero a Dexter.
3. Un par de shurikens, he tenido que ir a google para saber qué era y cuando lo he visto, me he cagado en los pantalones hasta que he vuelto a leer tu post y he visto que los tuyos son de papel...ufff!

ya en serio, me ha gustado, tiro mi surikens digital a la casillita correspondiente. Bona nit

sentimental_mood dijo...

El honor es algo tan complicado!!! quiero decir, no el honor que todos deberíamos tener y que se podría juntar de la mano con nuestra dignidad, pero el honor estilo:"has mancillado el honor de mi hija", o cosas por este estilo...
¿Qué me dices de la picaresca? Tan característica de nuestra sociedad...Creo que con el tiempo lo que ha aumentado no ha sido el ingenio a la hora de estafar, sino el número de personas estafadas.
Si el honor ha sido inventado por reyes entonces creo que entre paréntesis deberían señalar en mayúsculas DICOTOMÍA.
¡Dexter! El honor de Dexter es algo comprensible, algo que combina las vísceras y la inteligencia, teniendo control la mente sobre lo visceral, aunque cuando está listo, esta última parte es la que remata el cadáver.
Tenemos una visión algo distorsionada de palabras como honor. Nos dicen que robar es malo, pero Robin Hood, como bien has dicho, era un héroe.
A mi parecer, deberíamos mantenernos lejos de estas palabras hasta que una buena vendetta nos obligue a sacar palabras viejas y llenas de polvo como honor o honra, consideración, hombría, respeto, decoro, caballerosidad, rectitud, nobleza, castidad...

Alejandro dijo...

Yo no tengo honor, soy demasiado malo para seguir normas a rajatabla e incluso las mías, digamos que soy un hombre de principios que viene a ser casi lo mismo pero a ojos de los demás puedo parecer desleal.

Dani, Dexter, más que un asesino, yo lo llamaría un "psicópata bueno", su código no es tan importante, lo va haciendo, mejorando; él es bueno a pesar de las atrocidades que comete, esa es la diferencia, no es un bastardo como un ninja, un sicario, digamos que es... "bueno". Los de los Shurikens era por hacer coña, porque son pequeños y efectivos, funcionan a cortas distancias y son arrojadizos; que más se puede pedir!

Sentimental_mood, el honor es algo que beneficia a todos, creo... pero cierto, está muy mal visto, salvo en vendettas. Hoy en día hay leyes en la sociedad y tenemos unos márgenes estrechos para actuar ante injusticias. Aunque siempre se puede actuar en la oscuridad, como Dexter!

La picaresca... la culpa la tiene Lazarillo de Tormes!

Si hacemos algo malo, deshonroso, no pasa nada, no hay que hacerse el hara kiri, rezas diez padres nuestros y te absuelven de tus culpas o di que lo hiciste por dios, como las guerras santas... Patético!!!

Grácias por vuestras sangrientas aportaciones!

Cendrero (Adm. El Busto de Palas) dijo...

No puedo evitar relacionar este post con el anteriormente mencionado Lazarillo de Tormes. El honor, sobre todo en esa época medieval, era algo más que una imposición social; era más bien una cualidad de la persona. Y sin embargo, el joven Lázaro se olvida de todo ello y vive feliz con su esposa altamente criticada y su trabajo de pregonero (uno de los menos respetados). Todo un ejemplo, teniendo en cuenta que muchos se obsesionan por mantener esa imagen de respetable "honor".

Como siempre, una buena reflexión.

Alejandro dijo...

Gracias, Cendrero, por el cumplido de la "reflexión del dia", jaja, lo mismo se puede decir de tus comentarios! ;)

Ahora que lo recuerdo, hay una gran película japonesa del 2003 llamada Azumi donde se ve (supongo que debe ser realista a excepción de las peleas Made in Japan) del código de honor y las enseñanzas de esos guerreros tan honorables y la camaradería puesta en duda.

Patricia dijo...

Creo que el honor, hoy en día, es un valor extinguido. Lo digo porque no es un valor íntimo como lo sería la dignidad - en la que sí creo- , sino que tiene que ver con la imagen pública. Es decir, el honor es un valor que te conceden los demás.

En nuestros días, lo privado y lo íntimo, al igual que la verdad y la mentira, andan revueltos. La fama, la noticia, los posteriores desmentidos, las cortinas de humo... han tomado la delantera. El honor ha desaparecido, mejor. Pero la camaradería, pues yo la sigo encontrando. Igual porque tengo la fortuna de tener buenos amigos, pero todavía creo en ella. Y aunque a veces sea pasajera, sirve para que nos sintamos bien, y eso ya es mucho. Llámame optimista, si quieres ;P

¡Qué manera de disparar ideas! Con tus shurikens de papel no podría ni un Judoka!!!

Alejandro dijo...

La camaradería laboralmente existe pero muchísimas veces detrás de hipocresías y envidias, cuando nos damos cuenta ya es demasiado tarde, no se puede generalizar pero quizás es algo que se tendría que aprender como "valor", como algo imperecedero dentro de la educación pero algo no funciona, deben ser los seres humanos y su tendencia a hacer el mal en situaciones extremas.

El honor ha pasado a la historia y nunca mejor dicho.

No olvides, Patricia, que con el filo de una hoja de papel más de uno se ha cortado! Ni judokas, ni ostias, mis shurikens de papel parecen inofensivos pero como te confíes...

Saludos!