martes, 22 de junio de 2010

Divagación sobre el tiempo, el bien y el mal y los plastas de ambos bandos


Ying y yang, positivo y negativo, blanco y negro, todos ellos, más o menos, son los dos extremos representantes de la eterna lucha entre el supuesto bien y el mal; nunca se ponen de acuerdo y están siempre enfrentados, sobretodo yo que no me acabo de decidir por el lado oscuro o el lado luminoso, será que a mi todo eso me suena a secta.


Y yo me pregunto: ¿Que sería del bien en ausencia del mal? Posiblemente un aburrimiento enorme, tanto hedonismo sería cansino, si ya a veces cansa estar demasiado tiempo de vacaciones imagínate toda una vida, aunque estaría bien eso de no tener que ir a trabajar, de ninguna de las maneras no concibo la ausencia del mal, aunque si todo lo contrario. En una tierra donde el bien no existiese... pues posiblemente no habría títere con cabeza.

Del bando de los malos, a parte de los "malos de las pelis" que sí son interesantes o al menos dignos de estudio los que si que me aburren son la gente negativa, aquellos quejicas que no ven más allá de sus narices, aquellos que los problemas más tontos los vuelven en tragedias griegas, todo el día quejándose, que plastas... Así no me extraña que no les salga nada bien, si ni siquiera ponen de su parte. Los trastornos bipolares son otro tema, que nadie se sienta aludido, la química es otra cosa.

Y por otro lado, en el campo de los buenos, a excepción de los "buenos de la peli" que las pasan "putas" en la lucha contra el mal, el resto me parecen aburridos ideales de hippismo, que excesivo se me torna la gente del "buen rollo", con sus monsergas por todos lados, es realmente cansino escuchar todo el día sus elogios, sus poesías sobre la belleza, no puedo concebir el interior de esas personas que llevan todo el día la sonrisa pegada a la cara, deben de estar autoengañándose las 24 horas del día, supongo que son los que siguen al pie de la letra la frase de "a mal tiempo, buena cara"; yo no se lo que se toman, pero sin dudarlo me pido lo mismo; siempre que sea legal. Nuevamente, trastornos Bipolares aparte.

No me decido, hay tanto que mejorar en este mundo, tan lleno de injusticias a denunciar, no pienso ser yo quien haga la vista gorda y me dedique a la pura contemplación de lo bueno, todo aquello que me revuelve el estómago debe de ser caldo de mi escrutinio; por eso estoy aquí quejándome como un cascarrabias, porque no me he decidido aún que bando seguir. Pero bueno también intento entretener y entretenerme entre tanta causa perdida y aclarar mis obtusas ideas mediante la reflexión. No, no pienso pararme a oler las flores por la mañana mientras voy de camino al trabajo, no me gusta inhalar la contaminación y fingir que es aire puro, no pienso ir por la vida dando saltitos de alegría como un colegial sólo porque la vida parezca bella por momentos.

El problema es el tiempo, las preocupaciones nos vienen por las cosas que han pasado y por las que vendrán, si pudiesemos parar el tiempo y ponernos a descansar realmente, otro gallo cantaría. Si pudiesemos hacer un paréntestis como en el clásico anúncico de "kit kat" o hacer un "Pause", como en un videojuego, las cosas irían mucho mejor en nuestras vidas y es que el problemas es que no lo hay, el reloj no para, te dices que dormirás sólo cinco minutos más y es media hora, te despistas y los años van pasando y los problema se acumulan hasta llegar al "Game Over".

 Quizás vivir la vida plenamente es atar cabos y tener tiempo de disfrutar del presente, gozar de esos instantes en los que el bien o el mal no importan, que el pasado es pasado y el futuro está demasiado lejos. Quizás el secreto es aprender a congelar el tiempo...

4 comentarios:

Cendrero (Adm. El Busto de Palas) dijo...

"Disfrutamos del calor porque hemos sentido el frío. Valoramos la luz, porque conocemos la oscuridad. Y comprendemos la felicidad porque hemos conocido la tristeza"

De ahí viene que en nuestra sociedad se le de poco valor a las cosas básicas que disfrutamos todos los días, como la comida, la ropa, la higiene y la educación. En los países ricos no conocemos el contrario de todo esto, y por eso no lo valoramos.

Respecto al segundo punto que comentas, yo creo que la forma de ver la vida acaba por influir realmente en tus actos, acaba penetrando de forma "profunda" en tu personalidad. Alguien negativo acaba por vivir peor, su actitud le impide mejorar, no sabe disfrutar lo que tiene... etc.

Me parece que hay que quedarse en un punto medio, pero tirando hacia el optimismo. Es decir, hay que ver los problemas que existen, saber reconocer los errores...etc, pero intentando darle un buen enfoque, pensando que podemos arreglar lo estropeado. Es sólo una opinión...

Alejandro dijo...

Sí, sin duda alguna el cliché de quedarse en el punto medio, llámesele equilibrio o como se quiera, siempre funciona, de hecho es mi estado habitual, pero inevitablemente tengo debilidad por echar una mirada a la oscuridad (pero no como la novela de Phillip K. Dick, jeje) y para bien o para mal es mi impulso literario "blogero". No es que quiera ir de torturado o algo parecido pero mi conciencia me impide hacer la vista gorda a ciertas cuestiones y no me queda más remedio que escribirlo, luego me dedico a hobbies más sanos y disfruto de la comida, de la compañía, de la música como el más mundano, por decirlo de algún modo.

La gente en extremo consumista se quejan por cosas que a mi me parecen verdaderas vanalidades, no valoran lo que tienen, viven con angustía, ansiedad y lo pagan caro, volviéndose en quejicas, amargados, al menos yo intento mantener el sentido del humor probando de ser objetivo en mis reflexiones.

Por cierto, curiosa frase la inicial de tu comentario, pero no has mencionado al autor y me ha tocado a mi la faena: David Weatherford!
Grácias por tu aportación, da que pensar, intento valorar todo lo que me rodea, Maslow me hecha una mano cubriéndome las necesidades más básicas. ;)

Dani dijo...

Csikszentmihalyi lo llamó "flow".

http://esepuntoazulpalido.blogspot.com/2010/05/csikszentmihalyi.html

Alejandro dijo...

Jobar, Dani, parece que te lo he puesto a huevo o no, pues me parece que hace unos días le eché un repasillo a tu blog y creo que ojee ese artículo!

Pues si, la has clavado, lo que yo probaba de explicar con tanta divagación, ese pequeño nirvana particular se puede explicar bajo la teoría del "flujo"!
Pues si, ha valido la pena ver el vídeo lo que soy muy perezoso y me gusta más leer artículos.
Muchísimas gracias por tu aportación!!!

Por cierto, fe de erratas: en mi segundo comentario he escrito Banalidad con V.