martes, 11 de mayo de 2010

Existencia light


Cuando estoy inspirado la vida me embriaga en un extásis en todas sus formas, con imagenes seductoras; sonidos sugerentes en el aire y con el tacto de ciertas bellezas de la naturaleza en mis manos; pero luego viene la resaca y el posterior arrepentimiento.

¿Es mejor tomarse la vida sin alcohol o apostar solamente por una existencia light? Es difícil decidirse cuando con moderación sopesas los pros y los contras que implican la liberación de "dejarse llevar" de la conciencia por unos momentos.

La conclusión a la que llego es que excesivas ilusiones se acaban pagando caras y que cuando llego a casa haciendo eses, debo escribir sobre ello, sobre lo que he hecho y sobretodo dormir mucho más para que los efectos de la resaca se disipen sin que yo me entere. Las borracheras vitales normalmente se asemejan demasiado al enamoramiento con una persona inadecuada. Afortunadamente no me arrepiento de ninguna borrachera ni de ninguna relación; será que no soy un alcohólico, aunque si que he sufrido sus contraindicaciones en más de una ocasión.


Espero que cada uno encuentre moderación en sus sentimientos, en su manera de sentir la vida o simplemente en el degustar una buena bebida o una copiosa comida.