sábado, 1 de mayo de 2010

Confianzas y ascos

Dicen que las confianzas dan asco, supongo que por eso somos la mayoría tan desconfiados, aunque donde está la frontera y quien pone las normas de lo que se puede y lo que no se debe? Hipersensibles aparte, el amor y la amistad es un terreno pantanoso de indecisiones y malentendidos. Ahora entiendo a aquellos que deciden vivír en soledad durante años...
¿Puede ser que la raza humana de asco?