jueves, 29 de abril de 2010

Un simple espectador

Es difícil vivir nuestra vida plenamente cuando después de trabajar sólo nos quedan unas pocas horas de ocio. La gran mayoría de nosotros ese preciado tiempo lo desperdiciamos en trayectos hasta llegar al hogar y desplazamientos para hacer las compras, cocinar y hacer las tareas de la casa.
¿Y luego que es lo que nos queda? Pues estar delante de una pantalla o el monitor de un ordenador viendo películas, series o navegando a través de la red.

Por no hablar de los videojuegos, que aún nos aíslan más de la realidad aunque bueno, a pesar de su condición virtual, son lo que más se acerca a vivir una propia aventura. Quizás ese es el futuro de la raza humana, incapaces de disfrutar de una libertad sólida en la sociedad, tengamos que recurrir a universos creados por el hombre para el hombre.

Al menos los libros y los cómics no están tan atados al ritmo de los cánones de la industria y podemos encontrar obras que ahondan en la profundidad del ser humano y nos enriquecen al mismo tiempo que nos entretienen.

No somos más que espectadores de vidas ajenas, de ficciones atractivas que nos hacen olvidar la realidad en la que vivimos. En mi caso, todos esos héroes y protagonistas eran modelos a seguir, dignos de admiración, hoy en día no son más que puro entretenimiento.





Amused to death (entretenido hasta la muerte)




¿Y yo donde estoy? No soy más que un simple espectador.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Lo virtual me mola

Patrícia

Alejandro dijo...

Lo virtual se está se desvirtuando y los universos digitales están siendo limitados para que compremos actualizaciones y segundas partes. A pesar de todo parece ser la mejor vía de evasión en estos tiempos de cruda realidad.